habitos-evitar-herpes

¡Cambia de cepillo de dientes!

5 claves para evitar que el herpes ataque de nuevo

El herpes simple carece de cura y es fácil padecer sus molestias de manera repetida. Pero podemos evitar sus desencadenantes.

Josep Lluís Berdonces

El herpes simple labial es una infección viral de la piel y de las mucosas, generalmente de repetición, que suele durar una semana y que se resuelve espontáneamente. Las lesiones del herpes suelen ser dolorosas y dan sensación de calor u hormigueo.

En ciertas personas son tremendamente recurrentes, lo que indica un posible bajón del estado defensivo. No tiene cura, y el virus se acantona permanentemente en el cuerpo reactivándose de vez en cuando con ocasión de debilidades inmunitarias pasajeras o no.

2/3 partes de la población mundial es portadora del herpes labial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el 67% de las personas es portador del herpes labial (aunque un 30% de ellas no lo padezcan de manera recurrente), mientras que el 11% de la población tiene el herpes genital (si se sufre, siempre se debe acudir al médico). Se trata de una incidencia altísima en ambos casos.

Los dos tipos de herpes tienen en común el tratamiento y el sistema de contagio:

  • Virus del herpes simple labial (VHS-1): se transmite por el beso.
  • Virus de herpes genital (VHS-2): se transmite con el sexo oral.

No suelen presentarse infecciones conjuntas por VHS-1 y VHS-2.

Los factores desencadenantes del herpes que conviene prevenir en lo posible son:

  • El estrés emocional
  • La fiebre
  • El cansancio
  • Las infecciones
  • La exposición al sol

Los cambios hormonales, como la menstruación o la ovulación, también afectan.

1. Cambiar algunos hábitos te ayudará

El herpes labial es altamente contagioso, incluso te podría reinfectar a ti.

  1. Cambia el cepillo de dientes por otro nuevo, así eliminarás el riesgo de infectarte de nuevo.
  2. ¡No te toques! Es tan molesto el herpes labial que nos lo tocamos constantemente, pero lo hemos de evitar. Tocar la herida del labio retrasa su curación, y además puede contagiar otros órganos como los ojos o los genitales. Límpiate las manos si te has tocado el herpes.
  3. Aplícate un gel de aloe. Aplica sobre la vesícula o costra un poco de gel de aloe, tres o cuatro veces al día. El aloe alivia el dolor y el picor y evita que se reseque la herida.
  4. Evita besos y sexo. Los besos transmiten los herpes labial y genital. El uso de preservativo no asegura que no se produzca el contagio.
  5. Herpes y sida. El virus del herpes raramente produce complicaciones, salvo en personas inmunodeprimidas, a las que puede causar infecciones graves como encefalitis o queratoconjuntivitis herpética. En estos casos es preciso consultar con tu médico.

Los 4 aloes: grandes amigos de tu piel

Hidratantes y regenerativos

Los 4 aloes: grandes amigos de tu piel

2. Evita algunos alimentos

Reduce los alimentos que contienen arginina si padeces un brote de herpes. La replicación del virus requiere de este aminoácido.

  • El chocolate
  • Los cacahuetes
  • Las pasas
  • La cerveza
  • Las almendras
  • Muchos frutos secos

3. Potencia alimentos ricos en lisina

También se sabe que algunos alimentos que contienen el aminoácido lisina pueden reducir la recurrencia del herpes simple. Entre estos alimentos recomendados están la coliflor y el brócoli, alubias, remolacha, patatas, manzanas, higos, peras y albaricoques.

4. Pomadas para frenarlo

Los datos nos dicen que el uso de Aciclovir –el fármaco antiviral que se suele recetar en estos casos– puede reducir la recurrencia del herpes labial en un 60%; sin embargo, no hay una cura para el herpes que asegure su desaparición. En todo caso, si tienes hepatitis o afecciones renales, consulta a tu médico antes de tomar Aciclovir.

5. Alternativas naturales para tratarlos

Las pomadas simples que contienen vitamina E y óxido de zinc, que están entre las más populares para pequeñas afecciones de la piel, son casi tan efectivas como las de Aciclovir.

  • Aceite esencial de melisa

Sigue estas indicaciones:

  1. Ponte solo una gota dos o tres veces al día.
  2. Aplica a continuación un cubito de hielo sobre el herpes cinco minutos.
  3. Al finalizar, pon un poco de vaselina. Impedirá que se ulcere.
  • Cataplasma de té

Se prepara con una bolsa de filtro de té recién usada, y se aplica como cataplasma en el herpes labial.

Earl Grey es una variedad de té que ha demostrado algún efecto. La planta del té (Camellia sinensis) tiene catequinas con propiedades antiinflamatorias.

  • Regaliz

Se puede aplicar directamente polvo de regaliz (vaselina o aceite y 50% de regaliz en polvo) sobre la herida durante varias horas, mejor durante toda la noche.

  • Propóleo

Ejerce una acción antiviral, y se puede aplicar sobre la vesícula herpética (dos o tres veces al día). Algunos estudios equiparan su eficacia con la del fármaco Aciclovir.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?