Cosmética natural

Cómo cuidar tu piel cuando tienes rosácea

Elena Herraiz

Te proponemos 5 cuidados específicos para pieles sensibles que te ayudarán a frenar el enrojecimiento facial.

La rosácea o enrojecimiento facial, que puede ir acompañada de otras alteraciones cutáneas, es un problema que afecta a miles de mujeres en el mundo y del que se desconocen las causas.

5 cuidados especiales para combatir el enrojecimiento facial

Las pieles con rosácea son muy sensibles y necesitan de cuidados y algunos trucos para tratar de mitigar las molestias ocasionadas por esta enfermedad.

1. Hidratación profunda

Para afrontarla se debe mantener la piel perfectamente hidratada, por lo que se puede recurrir a los aceites vegetales ricos en ácidos grasos, como el de oliva, almendra, argán o jojoba. El aceite de rosa mosqueta no resulta tan adecuado porque, aunque es nutritivo, existen personas con piel sensible a las que este aceite puede irritar.

También se pueden emplear cremas que cuenten con bases naturales pero que no incluyan ni perfumes ni conservantes que puedan irritar la piel.

Artículo relacionado

rosacea

Cómo aliviar y prevenir la rosácea de forma natural

2. Limpieza adecuada

Uno de los momentos claves en el cuidado de la rosácea es la limpieza de la piel. No se deben emplear maquillajes sintéticos, ya que quedan adheridos a la piel y resultan difíciles de eliminar.

El cutis se debe lavar con jabones sin detergentes. El jabón de alepo y las leches limpiadoras naturales son dos buenos aliados.

3. Tonificación natural

Tras la limpieza es necesario tonificar la piel con aguas florales, especialmente la de rosas. En este tipo de pieles están totalmente contraindicados los productos con alcohol.

Artículo relacionado

piel-sensible

Los cuidados y las plantas amigas de las pieles sensibles

4. Protección solar diaria

Tampoco se debe olvidar la protección solar mineral durante todo el año.

5. Todo aquello que debes evitar

Por último, se deben evitar:

  • Los cambios bruscos de temperatura.
  • Los alimentos picantes.
  • Los alimentos con conservantes.
  • Los estimulantes, como el café y el té.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?