Sin antibióticos ni corticoides

Dermatitis del pañal: cómo prevenirla y curarla

El tratamiento natural de la dermatitis del pañal pasa por cuidar la microbiota del bebé, el uso de remedios suaves y una buena prevención para evitar recaídas.

Rosa Guerrero
Rosa Guerrero

Naturópata

Qué es la dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal es de uno de los problemas cutáneos más frecuentes en bebés durante el primer año de vida. No es grave, pero ocasiona molestias al lactante y preocupación a los padres.

La irritación de la piel que está en contacto con el pañal es el resultado de diversos factores. La piel del bebé es un ecosistema en formación y, ciertas circunstancias, pueden alterar ese frágil equilibrio. La consecuencia es la aparición de un proceso inflamatorio, la dermatitis del pañal, que puede complicarse si acaba infectándose con algún agente patógeno.

Causas más frecuentes

Según un artículo publicado en el American Journal of Clinical Dermatology en 2005, las erupciones del lactante se pueden subdividir en:

  • Dermatitis primarias: una inflamación aguda de la piel en la zona del pañal con una etiología multifactorial.
  • Dermatitis secundarias: las erupciones por causas definidas.

El artículo también señala que los factores más importantes que originan estas dermatitis son los siguientes:

  • Exceso de humedad. El exceso de humedad crea un microclima en la zona cubierta por el pañal que acaba dando lugar a la maceración de la piel. Esto reduce su capacidad de barrera y la hace más sensible a los roces y a la penetración de patógenos o de sustancias irritantes.
  • Fricción. El roce entre la piel del bebé y el pañal puede causar lesiones físicas, que suelen ser más intensas en la cara interior de los muslos, genitales, nalgas y pubis. La fragilidad aumenta al combinarse con el exceso de humedad.
  • Contacto con la orina. El amoníaco producido por la orina no actúa como irritante inicial, pero empeora las lesiones cuando se acumula en la piel inflamada y cubierta por el pañal.
  • Heces irritantes. Las deposiciones de los bebés contienen gran cantidad de enzimas producidas por la microbiota intestinal, que son muy irritantes para la piel, especialmente si la función de barrera y el pH cutáneo están alterados.

Otros factores pueden empeorar las irritaciones, causar infecciones oportunistas y complicar el proceso, como:

  • El uso de jabones, cremas o perfumes no adecuados
  • Ciertas microorganismos que viven en la piel (como los Staphilococos) o en el intestino (como el hongo Candida albicans) y que acaban colonizando la zona por el cambio de pH
  • Las gastroenteritis o las diarreas frecuentes.

Artículo relacionado

Síntomas y tipos de dermatitis

Entre los síntomas de la dermatitis de pañal, el más habitual es que se observan zonas enrojecidas y brillantes o granitos con líquido en el área cubierta por el pañal.

Esto causa mucha incomodidad y picor en el bebé y la limpieza de la piel en cada cambio de pañal resulta molesta.

Las dermatitis se pueden clasificar también en función de las formas, lugares de afectación y grados:

  • Dermatitis irritativa en zonas convexas. Es la más frecuente. Las lesiones de la piel aparecen en las áreas que más contactan con el pañal: genitales externos, nalgas, zona púbica y cara interna de los muslos. Según la intensidad de la dermatitis se puede observar un eritema en forma de W o un enrojecimiento más vivo o intenso que afecta también a los pliegues, con exudación.
  • Dermatitis irritativa lateral. En este caso la dermatitis afecta la zona lateral de las nalgas que corresponde a las áreas del pañal sin material absorbente y en donde hay un contacto prolongado y directo con elementos plásticos del pañal. Es más habitual en niños gorditos.
  • Dermatitis perianal. Se produce por irritación de la zona anal a consecuencia del contacto continuado con las heces o por fricción excesiva derivada del uso de las toallitas limpiadoras.
  • Dermatitis erosiva. Aparecen pequeñas ulceraciones con reborde, que salpican la zona afectada.
  • Dermatitis por sustancias químicas. Irritación provocada por jabones o perfumes en la zona del pañal.

Todas estas dermatitis son fácilmente subsanables, pero si se complican con infecciones o con el uso de medicamentos no adecuados, el problema será más difícil de solventar.

Artículo relacionado

Cómo prevenir su aparición

Algunos hábitos son efectivos para evitar la irritación de la piel del bebé. Es importante tenerlos en cuenta antes de que aparezca el problema:

  • Mantén la zona limpia y seca. Los cambios de pañal deben ser frecuentes para evitar que la humedad y los excrementos alteren el pH y debiliten la epidermis. Siempre que sea posible, procura alternar tiempos de pañal con horas sin él. Dejar el culo irritado al aire y al sol es un hábito muy recomendable que fortalece la piel del niño y cura las irritaciones.
  • Agua y jabón. No hay que abusar del jabón, que deberá ser neutro para que no modifique el pH. El agua, mejor tibia. Y evita los perfumes. Seca el culo del bebé con suaves toques, sin frotar la piel para prevenir las irritaciones.
  • Cambios de pañal. Es importante revisar con frecuencia los pañales y desecharlos en cuanto estén húmedos, para impedir la acción irritante de heces y orina. Antes de colocar un nuevo pañal, asegúrate de que la piel está bien seca.
  • Elige pañales cómodos para tu bebé y no los ajustes demasiado para evitar los roces.
  • No uses cremas a modo preventivo que contengan corticoides, antibióticos o antifúngicos. Debilitan la piel y pueden provocar alergias.

Tratamiento natural

Un estudio publicado en International Journal of Dermatology en 2018 sobre el diagnóstico y tratamiento de las dermatitis del pañal pone el énfasis en proteger la microbiota del bebé.

En el artículo, los autores clasifican las dermatitis del pañal en tres tipos: porirritación, por contacto irritante y por candidiasis. No obstante, una gran variedad de otras afecciones de la piel pueden manifestarse en la zona del pañal. Tanto el hongo Candida albicans como la bacteria Staphylococcus aureus tienen un papel predominante en este tipo de dermatitis.

Recientes descubrimientos han demostrado que la clave para la erradicación eficiente de las dermatitis del pañal reside tanto en la prevención –siguiendo los hábitos mencionados— como en favorecer la lactancia materna, que aporta un auténtico ponche de prebióticos y probióticos que refuerzan el sistema inmunitario del bebé, protegiéndolo de infecciones oportunistas.

Si se opta por una lactancia con leche de fórmula, se puede enriquecer con un compuesto probiótico que contenga bifidobacterias y lactobacilos, especialmente Lactobacillus reuteri y Lactobacillus rhammosus. Estas cepas contribuyen a un buen desarrollo inmunológico.

Artículo relacionado

Remedios caseros

Una vez ha aparecido la dermatitis, antes de recurrir a cremas antifúngicas, corticoides o antibióticos, puedes probar con los siguientes remedios naturales:

  • Baños de bicarbonato. Añade dos cucharadas de bicarbonato de sodio al baño de tu bebé. Le ayudará a disminuir la irritación. No es necesario frotar la zona, simplemente deja a tu pequeño en el agua unos 10 minutos y luego sécalo bien con una toalla suave.
  • Compresas antiinflamatorias. Prepara una infusión de flores de caléndula y hojas de malva, dejando hervir unos 5 minutos una mezcla de estas plantas. Deja que repose y se enfríe. Humedece una gasa y colócala sobre la piel del bebé unos 20 minutos.
  • Gel de aloe vera. Puedes utilizar directamente el gel a partir de una hoja de la planta o comprarlo ya preparado en alguna tienda de productos naturales. Procura que sea lo más puro posible. Sus propiedades antisépticas y cicatrizantes favorecen la rápida regeneración de la piel irritada.
  • Yogur natural. Cuando le cambies el pañal a tu bebé, coloca un poco de yogur natural sin azúcar y a temperatura ambiente sobre la zona afectada, como si fuera una crema. Ayuda a hidratar y a equilibrar la microbiota de la piel. Luego ponle el pañal limpio como de costumbre. En un par de días comprobarás los resultados.
  • Vinagre de manzana. Mezcla una cucharada de este vinagre en medio vaso de agua y aplícala con un paño, dando suaves toques en la zona afectada. Es útil contra la candidiasis del pañal. Seca bien la piel antes de colocar un nuevo pañal.

Artículo relacionado

Referencias

  • Scheinfeld N. Diaper dermatitis: a review and brief survey of eruptions of the diaper area. American Journal of Clinical Dermatology. 2005;6(5):273-81.
  • Šikić Pogačar M, Maver U, Marčun Varda N, Mičetić-Turk D. Diagnosis and management of diaper dermatitis in infants with emphasis on skin microbiota in the diaper area. International Journal of Dermatology. 2018 Mar; 57(3):265-275.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?