Más fibra

La dieta podría prevenir el lupus eritematoso sistémico

Claudina Navarro

El almidón resistente favorece el equilibrio de la microbiota que evita la llegada de bacterias patógenas al hígado, lo que desencadenaría la enfermedad.

Aún no se conocen a ciencia cierta las causas del lupus eritematoso sistémico y otras enfermedades autoinmunes. Pero una investigación premiada por la Fundación Alemana de Reumatología señala que el origen podría estar en un desequilibrio de la microbiota intestinal provocado, entre otras posibles causas, por una dieta pobre en fibra.

La deficiencia de fibra puede desencadenar enfermedades autoinmunes

Según el doctor Martin Kriegel, una composición desequilibrada de la microbiota provoca que las mucosas intestinales se hagan más permeables y dejan pasar bacterias que pueden llegar al hígado.

Estas bacterias provocarían una reacción defensiva del organismo con creación de anticuerpos frente a la proteína Ro60, una estructura normal que se encuentra en muchos lugares del cuerpo en todas las personas.

Esta reacción provoca una inflamación que afecta a la piel, las mucosas, las articulaciones, los riñones y el corazón. En muchos afectados aparece un característico enrojecimiento en forma de mariposa en la cara.

Artículo relacionado

Alimentos para la fibromialgia

Autoinmunes: 13 alimentos que te ayudan (y otros a evitar)

Antiguamente se trataba de una patología mortal, pero en la actualidad, gracias a la medicación, en la mayoría de los casos se consigue frenar la agresividad del sistema inmunitario y los pacientes llevan una vida relativamente normal.

El doctor Kriegel ha señalado, incluso, cuál puede ser la bacteria concreta causante del lupus eritematoso: el Enterococcus gallinarum. Y ha avanzado que continuarán las investigaciones para desarrollar una vacuna o un tratamiento antibiótico para las personas que ya padecen la enfermedad.

Almidón resistente para equilibrar la microbiota

La investigación también posee un interés preventivo. Es sabido que la incidencia de lupus eritematoso sistémico y de otras enfermedades autoinmunes está aumentando desde hace unas décadas, lo que puede relacionarse con la presencia cada vez menor de fibra en la dieta media de la población.

Este déficit de fibra hace que determinadas especies de bacterias proliferen en el intestino, entonces se produce un desequilibrio que debilita la mucosa intestinal haciéndola más permeable.

Artículo relacionado

Almidón resistente, alimento para las bacterias intestinales

Almidón resistente: alimenta tu microbiota sin sumar calorías

Kriegel propone una dieta rica en fibra que permita controlar la multiplicación del Lactobacillus reuteri (una bacteria en principio inocua, pero cuyo exceso puede iniciar el desequilibrio). Y, en concreto, recomienda el almidón resistente, que se encuentran en los alimentos feculentos como la patata, la pasta, el pan o las legumbres que se han dejado enfriar a menos de 5ºC durante 24 horas después de haber sido cocinado. Antes de consumirlos se pueden recalentar un poco (a menos de 130 ºC).

El almidón resistente no es una fibra, pero se comporta como tal en el intestino y sirve de alimento a las bacterias que producen butirato y otros ácidos grasos de cadena corta beneficiosos para la mucosa intestinal y para la colaboración con el sistema inmunitario.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?