Regla dolorosa

6 medidas naturales para las menstruaciones dolorosas tras la píldora

Dra. Belén Igual

Algunas mujeres, cuando dejan de tomar la píldora anticonceptiva, comienzan a sufrir reglas dolorosas. Es posible encontrar alivio con remedios naturales.

La regla normal no mediada por hormonas cumple unas funciones de limpieza, sirve para eliminar toxinas y produce un saludable reajuste del cuerpo cada mes. Este proceso fisiológico no se produce en la regla artificial que tiene lugar cuando se toman anticonceptivos. Lo que ocurre en este caso es una descamación muy superficial del endometrio uterino que no requiere apenas contracciones del útero para poder expulsar la sangre.

Cómo recuperar la flexibilidad del útero

Mientras se toman píldoras anticonceptivas, el útero, al no realizar su función normal, se vuelve más rígido. Este factor, junto con que en las reglas normales hay un endometrio exuberante (y más aún después del descanso que se produce durante el tiempo que se toma la píldora), hace que las reglas normales duelan al dejar los anticonceptivos, pues el dolor menstrual se produce por las contracciones uterinas.

Al reanudarse el mecanismo hormonal natural se producen estas reglas dolorosas que poco a poco van siendo menos intensas. Durante un tiempo puedes tomar estas medidas:

  • Sigue una dieta vegetariana sin lácteos ni carne con alimentos ricos en omega-3. Asimismo, conviene que mires la composición de los alimentos que compras para evitar aditivos e ingredientes poco saludables, como las grasas saturadas.
  • Homeopatía: puedes tomar un regulador hormonal homeopático (por ejemplo, Achillea Comp. de Weleda, 15 gotas, 3 veces al día excepto los días de la regla).
  • Fitoterapia: durante la menstruación puedes tomarte una infusión antiespasmódica de milenrama, manzanilla, melisa y alquemilla (pie de león).
  • Hidroterapia: cuando el dolor es intenso, también va muy bien un baño caliente. No te asustes si el agua se tiñe de rojo, así se aprende a amar la propia feminidad. En este sentido te recomiendo el libro Luna roja de Miranda Gray.
  • Calor: puede ser útil la aplicación de un saquito de semillas calientes sobre la zona del sacro o del vientre.
  • El vendaje neuromuscular menstrual se pone sobre el vientre y sacro y favorece la fijación de los ligamentos suspensorios del útero. Podría actuar sobre la inervación del sistema neurovegetativo del útero, de modo que este se contraería con menor violencia y dolería menos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?