Propiedades del ayuno

Durante el ayuno no se pierde demasiada musculatura

En informaciones sobre el ayuno se advierte repetidamente sobre el riesgo de sufrir una degradación muscular. Si no se come nada, la propia proteína del cuerpo, es decir, los músculos, se descompondrán. Pero eso no es del todo cierto. Un estudio ha probado que el ayuno no conduce automáticamente hacia la pérdida de musculatura.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

El ayuno terapéutico se practica desde tiempos inmemoriales para promover los procesos de curación y también para la prevención. Los animales no comen cuando se sienten mal y lo mismo hacen las personas instintivamente. Una y otra vez, sin embargo, se producen advertencias sobre una supuesta degradación muscular como consecuencia del ayuno.

Un estudio ha demostrado que esta preocupación es infundada. Otros estudios confirman que el ayuno, especialmente si se realiza con regularidad, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso aumenta la esperanza de vida.

¿Un ayuno de 10 días provoca pérdida de masa muscular?

¿Qué sucede cuando las personas sanas ayunan durante una semana en primavera? Científicos de la Universidad de Estrasburgo y de la Universidad Charité de Berlín, así como de varias otras universidades de Francia, Mónaco y EE. UU., llevaron a cabo un estudio sobre la descomposición de los músculos y las proteínas durante el ayuno prolongado. Los resultados fueron publicado en el Journal of Cachexia, Sarcopenia and Muscle.

Los participantes en el estudio eran hombres sanos de entre 30 y 58 años (a veces con sobrepeso, con un IMC promedio de 26) que ayunaron durante 10 días ,según el protocolo de ayuno Buchinger-Wilhelmi, y completaron un programa de ejercicio moderado diario de 3 horas. Los hombres recibieron un suplemento libre de proteínas (200 a 250 kcal) por día en forma de zumos y caldo de verduras.

El programa de ayuno era el siguiente:

  • El último día antes del ayuno los participantes recibieron tres comidas vegetarianas ligeras de 200 kcal cada una.
  • Para iniciar el ayuno se vaciaron los intestinos con la ayuda de una dosis de 20-40 g desulfato de sodio en 500 ml de agua.
  • Cada mañana los ayunantes recibieron una porción de 20 g de miel y bebieron de 2 a 3 litros de agua o infusiones herbales sin calorías
  • A la hora del almuerzo tomaban 250 ml de zumo de frutas recién exprimido y por la noche 250 ml de caldo de verduras
  • Se consumía diariamente un total de 200 a 250 kcal.
  • Se realizó un enema cada dos días.
  • Después del ayuno, hubo tres días en los que el recuento diario de calorías se incrementó lentamente a 800 kcal y luego a 1600 kcal.
  • El programa de ejercicios consistió en 1 hora diaria de entrenamiento de cuerpo completo (estiramientos y yoga), media hora de caminata por la mañana y 90 minutos de caminata por la noche

Los ayunantes perdieron cinco kilogramos

Durante el período de ayuno, la pérdida de peso promedio fue de 5 kg. Esta pérdida de peso se desglosa de la siguiente manera:

  • 40% de grasa
  • 35% de agua
  • 25% de proteína (procedente de tejidos metabólicamente activos como hígado, riñones, bazo, mucosa intestinal, corazón y músculo esquelético, con una pequeña proporción de músculo).

Después de unas pocas horas de ayuno, las reservas de carbohidratos (glucógeno del hígado y los músculos) se agotaron. La grasa de las propias reservas del cuerpo y los cuerpos cetónicos producidos en el hígado servían como los principales combustibles del metabolismo en ayunas.

Reducción de peso a través del ayuno

El músculo apenas se descompone. Las proteínas apenas eran utilizadas por el organismo en ayunas para generar energía, aunque no se consumía ninguna proteína. El bajo nivel de degradación de proteínas que tuvo lugar parece ser la etapa preliminar de la regeneración acelerada de células y estructuras celulares.

Esto significa que el cuerpo no descompone indiscriminadamente las proteínas para obtener energía de ellas. Por lo tanto, no descompone los músculos funcionales, sino las estructuras de proteínas que ya no necesita (por ejemplo, células viejas y enfermas).

El ayuno mejora la masa muscular

Después de solo unos días de ayuno, también se pudo observar que el organismo activaba mecanismos de ahorro de proteínas, lo que significaba que se usaba aún menos proteína para la producción de energía y se usaba más grasa en su lugar.

En su conclusión, los científicos escriben que “es probable que la participación muscular sea menor de lo que se temía durante mucho tiempo y que el músculo se reconstruye después del ayuno como otros tejidos de órganos. No solo no hubo atrofia muscular, sino que el rendimiento de los músculos de las extremidades inferiores incluso mejoró significativamente después del ayuno, y se conservó el de los otros músculos".

El bienestar aumenta durante el ayuno

El bienestar físico y emocional aumentó significativamente durante el ayuno y disminuyó la sensación de hambre. Los niveles de leptina bajaron (la leptina es una hormona que estimula el apetito). Los niveles de glucosa, insulina y cortisol también cayeron. Al mismo tiempo, aumentó el nivel de ácidos grasos libres (ya en las primeras horas de ayuno), lo que indica pérdida de grasa.

Tres meses después del final del ayuno, se realizó un nuevo examen, que mostró que el peso corporal era menor que al comienzo del ayuno, es decir, que el peso perdido durante el ayuno no se había recuperado.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?