niños ojos

Tratamiento natural

Cómo acabar con los piojos sin dañar a los niños

Te mostramos las alternativas naturales a los productos químicos más empleados. Es importante actuar con rapidez y comprobar las cabezas de toda la familia para tratar a todos a la vez.

Claudina Navarro

Cuando un padre ve a su hijo rascándose la cabeza se le disparan todas las alarmas, sobre todo si tiene experiencia con estos molestos y recurrentes bichos.

Piojos ha habido y habrá siempre. Su proliferación no tiene que ver necesariamente con una higiene deficiente ni con unas condiciones de vida miserables. Si ahora hay más que hace unos años es porque los piojos se han hecho resistentes a los tratamientos químicos.

Por eso, y sobre todo porque los insecticidas no son inocuos para los niños, conviene recurrir a los medios naturales aunque la aversión que provocan lleva a muchos padres a lanzarse a por el arma más mortífera que encuentren en la farmacia.

Cómo eliminar los piojos de forma natural

Los piojos, que viven alrededor de un mes y chupan sangre cada dos o tres horas, no saltan de cabeza a cabeza como se cree, sino que caminan de pelo a pelo en los momentos de máxima cercanía que se producen entre los niños y entre estos y sus padres y amigos.

Una sola hembra puede causar una infestación, porque pone hasta 250 huevos. Son las liendres, de color blanco grisáceo, que son lo primero que salta a la vista.

Los piojos no transmiten enfermedades, aunque el picor lleva a rascarse y a producirse heridas que pueden infectarse. En cambio, los remedios químicos para combatirlos sí son peligrosos, y además no resultan muy efectivos.

Venenos para los piojos… y para los niños

Los productos más empleados son piretroides, que en altas exposiciones pueden causar dolores de cabeza, náuseas y debilidad muscular.

Un estudio realizado en el Hospital Pediátrico de Cincinatti (Estados Unidos) los relaciona incluso con el trastorno de hiperactividad y déficit de atención, cuya incidencia está aumentando.

El lindano, un plaguicida organofosforado neurotóxico que desde 2009 está prohibido en la agricultura, se encuentra todavía en productos para la cabeza de los niños.

Otro agente similar es el malatión, al que los piojos se han hecho resistentes, no así los niños. En los productos de farmacia también puede haber ingredientes como el butóxido de piperonilo, que potencia el efecto de los piretroides y está bajo sospecha de ser cancerígeno.

Los tratamientos basados en siliconas resultan más seguros porque basan su eficacia en asfixiar al piojo, no lo envenenan. Sin
embargo, no son biodegradables y dejan residuos en el medio ambiente.

Soluciones sin efectos negativos

Cuando se constata la infestación, es importante actuar con rapidez y comprobar las cabezas de toda la familia para tratar a todos a la vez. Ningún tratamiento garantiza una efectividad del 100%; de ahí que sea buena idea combinar varios y mantenerlos durante un tiempo largo.

Un remedio efectivo consiste en lavar el cabello con vinagre:

  • Mezcla con agua tibia a partes iguales y masajea con él toda la cabeza.
  • Embebe también una toalla con esta mezcla, déjala enrollada en la cabeza del niño durante al menos una hora .
  • Después, con la ayuda de una liendrera, elimina tanto los piojos muertos como las liendres.
  • Este tratamiento debe hacerse como mínimo durante ocho días.

La cosmética natural brinda otras buenas opciones, muchas de ellas a base de aceites esenciales como la lavanda y el árbol de té. Se pueden encontrar champús y lociones e incluso repelentes para evitar una nueva infestación una vez controlada la plaga.

La mejor arma: la liendrera

Se use el método que se use, contar con una buena liendrera es imprescindible, pues hay que eliminar tanto los piojos muertos o vivos como las liendres. Y tras el desagradable episodio solo quedará cruzar los dedos para que el próximo tarde unos meses en llegar.

¿Hace falta hervir la ropa?

A menudo se aconseja hervir la ropa, las sábanas y las toallas de quienes tienen piojos, incluso lavar y desinfectar peluches y muñecos y congelarlos después.

Todo esto solo sirve para tener la conciencia tranquila y pensar que se ha hecho todo lo humanamente posible. En realidad basta con mucho menos…

La ropa puede lavarse normalmente y los peluches basta con dejarlos tres días en una bolsa cerrada. De todas formas, cualquiera de estas medidas resultará ineficaz si no se hace el tratamiento de la cabeza.

7 productos comerciales recomendables

1. Liendrera metálica de Assy
De acero inoxidable y especialmente diseñada para arrastrar a los piojos más pequeños gracias a sus púas microacanaladas.
Precio: 15 euros.

2. Loción preventiva de Esi
El spray Pid Block, con neem y otras plantas eficaces, crea un ambiente desfavorable para el piojo y ayuda a extraer las liendres.
Precio: 100 ml, 15 euros.

3. Champú antipiojos Zérapou de Alphanova Kids
Muy suave, con agua de lavanda, aloe y aceites esenciales de árbol de té y geranio. Puede usarse durante temporadas largas.
Precio: 200ml, 15,8 euros.

4. Loción tratante DHU Ibérica
La loción Pidokind ayuda a prevenir y eliminar los piojos con aceite esencial de lavanda y tomillo, entre otros. Incluye una liendrera.
Precio: 75 ml, 22,20 euros.

5. Árbol de té de Taller Amapola
Aceite esencial útil para evitar el contagio en épocas de gran incidencia. Se aplican unas gotas sin diluir en la cabeza y se masajea bien. Precio: 12 ml por 7,50 euros.

6. Champú Inex de Agua de Gracia
A base de aceite de oliva, incorpora microcápsulas de aceite de árbol de té que aseguran su liberación controlada.
Precio: 100 ml por 11,94 euros.

7. Tratamiento en 3 fases Ovopid Flora
Este kit de tratamiento incluye un aceite capilar con aceites esenciales como el neem, un champú y una loción para uso diario.
Precio: 40,95 euros.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?