Entrevista a Gerald H. Pollack

"El agua ordenada –H3O2– es una poderosa medicina"

Gerald H. Pollack es ingeniero biomédico y uno de los mejores conocedores de los secretos del agua. Nos explica cuáles son las propiedades saludables del "cuarto estado del agua".

Silvia Díez

Pollack

Gerald H. Pollack, bioingeniero y profesor de la Universidad de Washington (Seattle, Estados Unidos), afirma en su libro The Fourth Phase of Water (Ed. Ebner & Sons) que el agua posee un cuarto estado, además del sólido, el líquido y el gaseoso.

Aparece donde el agua líquida entra en contacto con una superficie hidrofílica (la mayoría lo son), adquiriendo una estructura mucho más ordenada y carga negativa.

El H3O2 se encuentra en los bordes de cualquier volumen de agua, pero varían las proporciones. Pollack asegura que el agua H3O2 favorece el funcionamiento correcto de todas las células del organismo, explica los efectos saludables de algunas aguas y, en parte, de las frutas y hortalizas que la contienen.

Está convencido que este tipo de agua algún día podrá curar ciertas patologías e incluso frenar el envejecimiento.

Gerald H. Pollack asegura que el "agua cargada" u "ordenada" mejora el funcionamiento de todo el organismo

–¿Qué le llevó a comenzar sus investigaciones sobre las moléculas de agua?
–Estaba estudiando el funcionamiento de la musculatura. La teoría que explica la contracción de los músculos solo tiene en cuenta las proteínas contráctiles como productoras de fuerza. Sin embargo, dos tercios de nuestro peso son agua. Debido al pequeño tamaño de las moléculas de agua, en los músculos el 99% de las moléculas son H2O. Me pregunté: ¿por qué obviamos el 99% de las moléculas del músculo a la hora de explicar su funcionamiento? Parece muy poco razonable.

–¿Y qué papel juega el agua en los músculos y en nuestro organismo?
–Nuestras células están llenas de macromoléculas, básicamente proteínas, alrededor de las cuales hay agua. Estas proteínas tienen una superficie hidrofílica, con lo cual el H2O, al entrar en contacto con esta superficie se reorganiza como H3O2. Dichas macromoléculas son responsables de todas las funciones que la célula lleva a cabo. Cada una de ellas se asocia con este "agua ordenada", actuando con ella al unísono. Son indisociables. Cada proteína del músculo involucrada en la producción de la fuerza está unida al agua y su acción se produce precisamente porque están juntas.

–¿Y todo esto no lo sabíamos?
–No. Para entender cada uno de los procesos biológicos hay que tener en cuenta el agua. La ciencia ha reducido el estudio de la célula a sus partes, y a las partes de sus partes, y, centrados en dichas partes, ha olvidado que la célula está llena de agua.

–¿Entonces proporcionar al cuerpo "agua ordenada" o H3O2 mejora las funciones de cada célula?
–Sin duda beber agua es bueno para la salud como se sabe desde hace años. Hay un magnífico libro titulado: No estás enfermo, tienes sed. Es del Dr. F. Batmanghelidj que estudió cómo los prisioneros de las cárceles de Irán sobrevivían y se curaban gracias simplemente al agua. Explica que no importa la enfermedad que tengas, bebe mucha agua. Pero yo creo que si bebes H3O2 o agua cargada es aún más saludable porque rehidrata las células aún más rápidamente que el agua ordinaria. No tenemos una evidencia completa de que beber H302 sea saludable, pero muchos elementos así parecen indicarlo. Las células están repletas de proteínas y otras macromoléculas, de tal suerte que casi no hay espacio para nada más dentro de ellas, incluso el agua tiene poco sitio. Así, cualquier molécula de agua está muy cerca de la superficie de estas macromoléculas, con lo que se convierten en H3O2. Las células contienen gran cantidad de H3O2. Por tanto, proporcionar H3O2 para que nuestras células se llenen más de este "agua cargada" las ayudará a realizar sus funciones. El envejecimiento implica una gran deshidratación y pérdida de H3O2.

"Las células contienen gran cantidad de H3O2. Por tanto, proporcionar H3O2 para que nuestras células se llenen más de este "agua cargada" las ayudará a realizar sus funciones".

–¿Y qué ocurre concretamente?
–Las proteínas requieren "agua cargada" alrededor para funcionar, de lo contrario los músculos se debilitan, el cerebro se cansa antes y los nervios pierden sensibilidad. Es importante que a medida que envejecemos bebamos más cantidad de agua, especialmente "agua cargada" para sustituir la que las células ya no tienen. Y aunque esto no siempre es aceptado por los biólogos, creo que el poder de este tipo de agua reside en su carga negativa.

–¿Y tiene pruebas de que el H3O2 podría llegar a ser una medicina?
–El agua se conoce como remedio desde hace miles de años y hay un montón de ejemplos de personas longevas que han mantenido su salud gracias a tomar determinados tipos. Hay que seguir investigando de forma independiente para que los estudios puedan despertar confianza, pero estoy convencido de que el agua cargada será una poderosa medicina. Uno de mis colegas me ha mandado informes de los efectos de una clase de agua capaz de curar enfermos de riñón sometidos a diálisis y de revertir el melanoma. Es de Bulgaria, un país muy conocido por sus aguas medicinales.

–¿Qué agua bebe usted?
–(Risas) No puedo decirle qué agua debe beber. Al principio, muchas empresas nos ofrecieron dinero para que bebiéramos y apoyáramos su agua, pero yo dije que no a todas. Mi mujer replicó: "¡Qué estúpido! ¿Por qué no las bebemos todas?". Y eso es lo que hacemos. Bebemos agua con un pH alto o agua mega hidrogenada de Patrick Flanagan, "agua vórtex", por ejemplo. Hemos probado muchas aguas de distintos tipos y las rotamos, lo que nos mantiene saludables. Pero no sabría decir cuál es la mejor.

–¿Qué podemos hacer para que el agua corriente adquiera ese orden?
–Se pueden añadir sales minerales (como calcio, magnesio, potasio) al agua, eso ayuda a la formación de H3O2, según nuestros estudios. También hemos visto que una mayor presión favorece este cambio en el estado del agua. Lo hemos comprobado experimentalmente y es un dato a favor del agua procedente de yacimientos subterráneos. Mucha gente bebe agua alcalina o agua ionizada. Este agua tiene un pH alto y una alta carga negativa. Necesitamos esta carga negativa para vivir con salud. Esta puede ser una buena elección que, como las demás, debería ser investigada.

–¿Qué más podemos hacer para incrementar el H3O2 en nuestros cuerpos?
–Andar descalzo por la playa es una sensación agradable, ¿verdad? La razón es que absorbes la carga negativa de la tierra. Tu cuerpo necesita esa carga, la misma carga que proporciona el H3O2. La carga negativa y el H3O2 son lo mismo. Esta carga negativa restaura las funciones del cuerpo, lo que puede conseguirse andando descalzo por la playa o bañándose en barro. Ambos métodos son eficaces. También lo es la sauna. Se considera buena para la salud por el calor, pero el calor es radiación infrarroja que también es capaz de crear H3O2. Al entrar en la sauna nos hidratamos, aunque sudemos hasta la saciedad.

"La carga negativa y el H3O2 son lo mismo. Esta carga negativa restaura las funciones del cuerpo, lo que puede conseguirse andando descalzo por la playa o bañándose en barro".

–Algunos médicos recomiendan beber el agua procedente de la nieve derretida de las montañas.
–Creo que es un buen consejo. La razón es que esta agua congelada al derritirse se transforma en H3O2. Así que tiene sentido.

–Algunos de estos consejos son propios de la medicina naturista.
–He hablado con especialistas en medicina alternativa que recetan a sus pacientes zumos para regular su organismo. Aseguran que las personas que siguen este consejo están mucho más sanas que las que no. Cuando comes una manzana fresca, por poner un ejemplo, esta contiene células similares a tus células, llenas de agua cargada, por tanto estás "comiendo" H3O2. Tenemos pruebas de que estos zumos son iguales que el agua presente en las células. Así que tanto cuando tomas frutas y verduras como zumos estás ingiriendo H3O2.

–¿Queda mucho todavía por descubrir sobre el agua?
–¡Casi todo! Realicé una encuesta entre mis colegas de la Universidad de Washington para preguntarles qué porcentaje creían que sabíamos de todos los conocimientos fundamentales que habría que tener. Me sorprendió. Algunos dijeron: dos tercios, un 60%, un 80%... y bastantes respondieron que sabíamos sólo un 1%. Tengo suficiente experiencia en ciencia como para identificar por mí mismo docenas de áreas donde los conocimientos aceptados no se ajustan a la evidencia y más adelante pueden demostrarse como erróneos. También sé de ideas muy prometedoras para salvar algunas lagunas, así que mi respuesta sería también que sabemos menos del 1%. Creemos saber mucho porque nos da seguridad, pero en realidad no es así.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?