Alimentación saludable

Los alimentos ricos en fibra pueden prevenir y tratar las alergias en la piel

Una dieta rica en fibra aumenta la producción en el intestino de ácidos grasos de cadena corta que ejercen una acción beneficiosa sobre la piel.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Pablo Saz
Dr. Pablo Saz

Médico naturista. Investigador en la Universidad de Zaragoza

Un estudio de la Universidad de Monash ha descubierto que la fermentación microbiana de la fibra dietética en el intestino puede proteger contra las enfermedades alérgicas de la piel.

La investigación refuerza el conocimiento sobre el denominado eje intestino-piel y podría conducir potencialmente a nuevos tratamientos para prevenir o tratar las alergias.

Por qué la fibra protege contra las enfermedades de la piel

El profesor Ben Marsland, del Departamento de Inmunología de la Escuela Clínica Central, junto con colegas suizos del Hospital Universitario de Lausana (CHUV), demostraron que la fermentación de fibra en el intestino por bacterias y la posterior producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), en particular butirato (ácido butírico), protege contra la dermatitis atópica en ratones. La investigación ha sido publicada en la revista Mucosal Immunology.

Si bien se reconoce que la microbiota intestinal participa en el funcionamiento del sistema inmunitario, la influencia que tiene sobre la salud de la piel no estaba muy explorada científicamente.

"El trabajo anterior de nuestro grupo y de otros se ha centrado en los beneficios locales para la salud de los ácidos grasos de cadena corta en el intestino, así como en lugares alejados como los pulmones y el sistema cardiovascular", dijo el profesor Marsland.

"Nos preguntamos si estos compuestos también podrían producir efectos beneficiosos sobre la piel". Los científicos querían saber si el estado de la microbiota podría dar una explicación de la creencia popular de que la alimentación influye sobre la piel.

Artículo relacionado

Cómo actúan los ácidos grasos de cadena corta

Los investigadores alimentaron a los ratones con una dieta alta en fibra fermentable o les dieron AGCC purificados. Los análisis realizados posteriormente mostraron que ambos tratamientos fueron profundamente protectores contra la inflamación alérgica de la piel.

Los investigadores tiñeron el butirato con isótopos y lo rastrearon por el cuerpo de los ratones: comprobaron que solo tardaron unos minutos en llegar a la piel, donde mejoraron el metabolismo de los queratinocitos, preparándolos para madurar y producir los componentes estructurales que resultan fundamentales para una barrera cutánea saludable.

"El resultado fue que la barrera de la piel se fortaleció contra alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, que de otro modo pueden penetrar en la piel y activar el sistema inmunitario, dando lugar a una reacción alérgica.

Podría ser una ayuda contra la dermatitis

Mejorar activamente la función de barrera de la piel puede tener efectos protectores contra las exposiciones ambientales que causan alergias y quizás, incluso, contra otras enfermedades de la piel que se sustentan sobre una barrera de la piel dañada o débil. Los AGCC podrían administrarse por vía oral o directamente sobre la piel como una crema, sin pasar por el intestino, dijo.

El hecho de que los ácidos grasos de cadena corta se puedan administrar por vía tópica y se toleren bien abre posibilidades para el desarrollo de estrategias preventivas y de tratamientos de las enfermedades cutáneas. Una de ellas, la dermatis, una afección crónica de la piel que cursa con prurito, afecta a ente 10-15% de los niños y al 2-3% de los adultos en España.

Otras enfermedades de la piel en que puede haber una relación con el intestino son el acné, la rosácea o la psoriasis.

Una posibilidad a explorar es si esto podría ayudar a los niños que están en riesgo de desarrollar alergias en la piel, que desembocan en alergias alimentarias y asma (la llamada "marcha atópica").

Artículo relacionado

La dieta rica en fibra que previene alergias cutáneas

Los alimentos necesarios para producir ácido butírico son las hortalizas, los cereales integrales, frutas, semillas como el lino, legumbres, como lentejas, guisantes y garbanzos, tubérculos enfriados como la patata o el nabo.

Por otra parte, algunos alimentos contienen butirato, como la mantequilla, el ghee (mantequilla clarificada), los lácteos de cabra o de oveja y algunos fermentados como el chucrut.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?