Prevenir las agujetas con hierbaluisa

En forma y sin dolor

Esquiva las agujetas con hierbaluisa y recupérate antes

Un estudio muestra que esta planta reduce el dolor tras el ejercicio y acelera la recuperación muscular. Esto podría deberse a su riqueza en polifenoles, que combaten la oxidación y la inflamación.

Tal vez te guste sentir en tus músculos las agujetas después de hacer ejercicio, porque te recuerdan el trabajo realizado. Pero también te restan energía y son señal de que tus músculos acusan el esfuerzo y todavía no se han recuperado.

La hierbaluisa (Aloysia citriodora), una planta de uso medicinal que se toma habitualmente en infusión, podría ayudar a prevenirlas. Así lo ha constatado un pequeño estudio reciente llevado a cabo en Alemania para comprobar sus efectos sobre el dolor y la función muscular tras el ejercicio.

Hierbaluisa para evitar el dolor muscular

Si practicas ejercicio, sea intenso o moderado, es probable que sufras agujetas. Después del ejercicio nuestros músculos sufren pequeños daños, un mayor estrés oxidativo e inflamación, lo que hace que sintamos los músculos cansados y doloridos en los días siguientes.

El estudio, publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, comprobó que la hierbaluisa reduce las agujetas y acelera la recuperación muscular comparada con un placebo. El efecto podría deberse a su acción antioxidante y antiinflamatoria.

Para comprobarlo, en el estudio se utilizó un extracto patentado de hierbaluisa ecológica, también conocida como cedrón o verbena de India, y se eligió a cuarenta personas, hombres y mujeres, de entre 22 y 50 años. Todas ellas eran moderadamente activas y consumían una cantidad similar de frutas y verduras al día.

Más eficaz que el placebo

A la mitad de los participantes se les dio dos cápsulas de 200 mg de extracto de hierbaluisa, y a la otra mitad, maltodextrina como placebo, cada mañana durante 15 días.

En el décimo día se les sometió a una sesión pautada de ejercicio intenso a base de saltos, muy exigentes con las extremidades inferiores. Justo antes de realizar el ejercicio y durante los cuatro días siguientes se midieron varios parámetros relacionados con el dolor y la función muscular.

Por un lado, se pidió a ambos grupos que evaluaran el dolor que sentían al moverse, concretamente al sentarse y levantarse de una silla. Por otro, tuvieron que cuantificar el dolor que habían sentido a lo largo de cada día en sus actividades normales, en una escala de 0 ("sin dolor ") a 6 ("dolor intenso que limita mis movimientos").

Además se midió la fuerza muscular y varios marcadores bioquímicos relacionados con el daño muscular y la actividad antioxidante, como la creatinquinasa, el glutatión peroxidasa y la interleucina-6.

Si bien la percepción del dolor sentido a lo largo del día fue similar en ambos grupos, en general el dolor percibido con el movimiento en el momento fue inferior en las personas que tomaron hierbaluisa.

Además, el grupo de personas suplementadas con hierbaluisa no solo presentó menor daño muscular que el grupo del placebo, sino que tardó menos en recuperarse completamente.

Mejor recuperación y más energía

Quienes tomaron hierbaluisa también perdieron menos fuerza muscular como consecuencia del esfuerzo: un 11% frente al 21%. En 48 horas los participantes volvían a tener la misma fuerza muscular que antes del ejercicio, pero no así en el grupo del placebo.

La fuerza muscular se considera un indicador del estado de los músculos, lo que refuerza la idea de que la hierbaluisa contribuiría a amortiguar el daño muscular ocasionado por el ejercicio.

Según los investigadores, al reducirse el daño muscular, la hierbaluisa no solo podría "acelerar la recuperación sino directamente reducir el cansancio después del ejercicio".

Entre los marcadores bioquímicos analizados, solo se obtuvieron resultados significativos en los niveles de glutatión peroxidasa, más elevados en las personas que tomaron hierbaluisa que en las que tomaron el placebo.

Esta elevación, que se produjo solo después de haber realizado el ejercicio y no antes, indica que la hierbaluisa ayudaría a aumentar la actividad antioxidante que el cuerpo pondría en marcha para contrarrestar el estrés oxidativo.

Los polifenoles podrían ser la clave contra las agujetas

Según los investigadores, estos resultados coinciden con los de otros estudios sobre el efecto de otras sustancias en la aparición de agujetas, como la ashwagandha, la curcumina, la granada o el arándano.

Lo que tienen en común estos ingredientes es su riqueza en polifenoles, como sucede con la hierba luisa. Estas sustancias son antioxidantes: reducen el estrés oxidativo y los procesos de inflamación.

“Se ha sugerido que los polifenoles podrían ser útiles para prevenir el daño muscular y acelerar la recuperación”, señalan los autores del estudio. Esto podría deberse a su actividad antioxidante, aunque harían falta más estudios para confirmarlo.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?