Tratamiento complementario

Cómo ayuda la homeopatía cuando tienes ansiedad

Dr. Josep Sala

La consulta con un médico homeópata puede resultar muy útil para enfrentarse a las crisis de ansiedad. Te ayuda a comprender lo que te pasa y a ponerle remedio sin efectos secundarios.

La vorágine con la que nos hemos acostumbrado a vivir en nuestros días es uno de los elementos que explican el creciente aumento de los trastornos de ansiedad.

Inmersos en esta cultura de sortear lo más rápidamente posible cualquier escollo, la prescripción de ansiolíticos que generan adicción se ha generalizado más allá de lo deseable.

Opciones como la homeopatía no solo evitan desagradables efectos adversos al paciente, sino que logran acercarse más certeramente a la raíz del problema.

Una visión más amplia sobre la ansiedad

Un medicamento homeopático puede traer la calma que precisa a las personas que sufren de ansiedad o, incluso, ataques de pánico.

Pero, ¿qué es la calma? Hay quien la habrá percibido bajo un brillante cielo estrellado. En un breve instante uno se siente diminuto ante la abrumadora magnitud del universo. Ese todo del que formamos parte es tan extenso que la mayor de nuestras contrariedades adquiere una importancia relativa a su lado.

Una forma de aplacar nuestras angustias es contemplarlas desde el prisma que refleja el entorno más amplio imaginable, subir un peldaño más en la observación del conflicto. La medicina homeopática ha demostrado, a lo largo de más de doscientos años, tener la capacidad de provocar ese cambio sustancial.

Artículo relacionado

ansiedad

3 tipos de ansiedad y cómo superarla

Ofrece un tratamiento individualizado

Sin duda hay muchas situaciones que causan desasosiego. Tener que tomar una decisión, dar una charla, no llegar a tiempo… cada día abundan los detonantes que pueden provocar ansiedad.

Los estados de agitación no suelen ser permanentes: a una tormenta le sigue la calma, a una enfurecida ola que atiza la arena le sigue su pacífica retirada. Pero en ocasiones esa sensación de angustia crea un círculo del que es difícil salir.

Cada persona manifestará esa inquietud según su herencia y características individuales: sensación de vacío o nudo en el estómago, temblores, taquicardias, sudores en distintas partes del cuerpo, insomnio…

Todo ello orienta al homeópata para escoger el tratamiento individual más adecuado. Pero, para afinarlo, es de vital importancia intentar conocer el origen de esa expresión sintomática.

Descubre qué te causa miedo

Tras un cuadro de ansiedad pueden esconderse los miedos más profundos, los temores más íntimos. Quizás es fácil recordar si de pequeños nos asustaba la oscuridad o si hoy nos aterran las serpientes, pero no lo es tanto ser consciente de qué nos produce un sufrimiento vital.

Durante un ataque de ansiedad se reavivan y multiplican esos temores, y quedan a la vista estratos no superficiales del individuo. Si se esconde la cabeza y no se reconoce que eso forma parte de uno mismo, probablemente la situación se repita y evolucione a una crisis de pánico.

Miedo a volar en avión

Eva es un ejemplo de cómo se llega a esa situación. Su miedo a volar en avión le hizo cambiar de trabajo y buscar siempre excusas para procurarse un destino vacacional cercano.

Más tarde ese miedo creció y se extendió a situaciones tan comunes que le impedían salir de casa, argumentando que presentía que alguna desgracia iba a ocurrir.

Empezó a presentar súbitas crisis de ansiedad, sobre todo a medianoche. Le prescribí Aconitum napellus para esas ocasiones. Su mejoría, como la aparición de sus síntomas, fue muy rápida y duradera. Han pasado unos años y en la actualidad solo toma una dosis de recuerdo si tiene un vuelo transoceánico.

En algunos casos el problema surge cuando ese estado de alerta no solo aflora en situaciones concretas y pasajeras, sino que es permanente, cuando el miedo está presente en todos los actos de la vida.

El miedo puede generar defensas desproporcionadas que llevan al aislamiento social, a fin de procurarse, mediante una actitud defensiva, cierto alivio temporal. Pero antes o después ese encogimiento pasará factura.

Artículo relacionado

ansiedad sintomas

¿Tienes ansiedad? Detéctala y toma medidas

Ansiedad generalizada

Milagros fue diagnosticada de ansiedad generalizada. En la consulta se presenta como una paciente desesperada, con una gran angustia por todo lo que la rodea (su familia, su trabajo, sus ahorros…).

Esa desesperación se refleja también en su piel, dañada y seca de largo tiempo, donde se asienta un irritante y exasperante picor que no se calma con el rascado.

Se trata de una mujer muy religiosa y confiesa que sufre constantemente por la salvación de su alma, sintiéndose culpable de no hacer todo lo posible al respecto. Se define como muy sentimental y extremadamente friolera.

En su caso es el medicamento Psorinum el que alienta un cambio en la percepción de su propio entorno. Milagros siente menguar gradualmente su desazón. Con el tiempo también deja de picarle y resquebrajarse su manto cutáneo. Sus heridas más íntimas van sanando, su ánimo se fortalece y eso se refleja también en su rejuvenecida piel.

Cuidar las necesidades del alma

Buscar la calma no es esperar que la vida nos cambie el devenir. Es más bien buscar en nuestro interior aquello que anhelamos, aquello que nos aporta paz. Implica entender, a su vez, que no podemos pretender calor en invierno o sombra en un desierto, aunque a veces se dé tal circunstancia.

Cuando no llegamos a conectar con esa necesidad de nuestra alma, el sutil impulso provocado por el medicamento homeopático puede ser de inestimable ayuda para recuperar toda nuestra autonomía.

Artículo relacionado

liberarse ansiedad estres

¡Adiós, ansiedad! Entiéndela para desactivarla

Homeopatía para cuadros de ansiedad

La homeopatía es útil en situaciones agudas de angustia, pero debe ser el médicohomeópata quien elijael remedio idóneo para cada persona después de una entrevista exhaustiva.

  • Argentum nitricum. Ansiedad que aparece antes de eventos importantes (exámenes, viajes, boda…). Personas que no soportan los espacios cerrados. Otros síntomas: Fuertes mareos asociados al episodio de ansiedad. Diarreas frecuentes. Conjuntivitis de repetición.
  • Arsenicum album. Sumamente preocupado por su salud. Personas muy meticulosas, que pretenden controlarlo todo. Ataques de pánico a primera hora de la mañana o de madrugada. Otros síntomas: Problemas estomacales que se acompañan de ansiedad. Gran postración, sin poder estar quieto. Asma o bronquitis con sensación de ardor en los pulmones.
  • Gelsemium. Ansiedad anticipatoria. Gran falta de confianza en uno mismo. Temor a hablar en público. Otros síntomas: Gran debilidad. Diplopia (visión doble) y cefalea occipital. Parálisis muscular.
  • Ignatia amara. Ansiedad por pena o pérdida reciente. Personas muy sensibles. Otros síntomas: Dolor de garganta que empeora al tragar. Suspiros frecuentes.
  • Pulsatilla. Ansiedad que se agrava a medianoche, gran necesidad de sentirse consolado. Llanto involuntario. Otros síntomas: Dolores erráticos. Sinusitis con descarga de mucosidad amarilla o verdosa.
  • Silicea. Ansiedad creada ante todo por la falta de confianza en uno mismo. Muy tímido, miedo a aparecer en público. Gran temor al fracaso. Otros síntomas: Tendencia a procesos supurativos. Faringoamigdalitis en época de alto estrés.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?