Infusión relajante para los viajes

Sin ansiedad ni mareos

Infusión para controlar los nervios en tus viajes

Algo tan sencillo como esta infusión tranquilizante y digestiva puede impedir que los nervios te jueguen una mala pasada en los viajes: reduce la angustia, relaja la musculatura y previene los mareos.

Jordi Cebrián

Esta infusión combina varias plantas que inciden directamente sobre el sistema nervioso central y, al mismo tiempo, actúa globalmente en el organismo. Te aporta tranquilidad, contrarrestando los nervios que te pueda estar generando tu inquietud, tu aprehensión a que todo vaya bien o incluso el miedo a volar o utilizar determinado medio de transporte.

Además, relaja la musculatura e impide que por los nervios la digestión se complique y degenere en malestar, espasmos gástricos o mareos.

Infusión relajante para los viajes

Para que te sea práctica en los viajes, deberás haberla preparado previamente y llevártela en un termo o recipiente adecuado. También te la puedes preparar y tomar justo antes de partir.

Ingredientes:

  • ashwagandha en polvo
  • melisa
  • rabo de gato o similar
  • raíz de valeriana
  • frutos de angélica
  • manzanilla
  • mejorana

Preparación:

  1. Mezcla las plantas a partes iguales (por ejemplo, 5 gramos de cada planta).
  2. Separa una cucharada sopera rasa de la mezcla por cada taza que vayas a preparar.
  3. Añade al agua y calienta sin que llegue a hervir.
  4. Apaga el fuego y deja en reposo unos 10 minutos.
  5. Cuela la infusión y añádele unas gotas de zumo de limón, miel de azahar o algún sirope vegetal para endulzar.

La ashwagandha, también conocida como ginseng indio, es una planta adaptógena que te aporta resistencia y vitalidad en las situaciones que generan estrés. La melisa, la valeriana y la manzanilla poseen propiedades relajantes sobre el sistema nervioso.

El rabo de gato, la angélica y la mejorana, así como la misma manzanilla, te ayudarán a mantener la calma a nivel digestivo.

Tómate al menos dos vasos, el último poco antes de partir.

Si no te resulta fácil o no cuentas con las condiciones para hacerte una tisana, una alternativa sería hacerte con las diferentes plantas en forma de tintura o extracto. Las mezclas bien y tomas unas 50 gotas diarias en tres dosis.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?