Plantas medicinales

Infusiones para combatir el estrés y la tensión interna

Las infusiones calmantes tiene una larga tradición en muchas culturas especialmente en el caso de estrés, inquietud interior y tensión. Te mostramos qué infusiones te pueden ayudar

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Durante miles de años, los humanos hemos recurrido a las plantas medicinales para recuperar la serenidad. Las infusiones calmantes son un gran apoyo en caso de estrés, nerviosismo, tensión interior y problemas para dormir.

Puedes aumentar el efecto positivo de las plantass medicinales tomándote tu tiempo con la preparación y una vez lista, siéntate, respira hondo y disfruta conscientemente de tu infusión.

De esta forma, beber la infusión puede convertirse en un ritual de desconexión de las preocupaciones a podrá ayudarte a relajarte más rápidamente.

Muchas de las infusiones calmantes conocidas hoy en día se remontan a la antigüedad al conocimiento popular y al saber de religiosas como Hildegard von Bingen. Ella recomendó comprometerse con una planta medicinal y crear un ritual.

A continuación te proponemos tres plantas diferentes para hacer infusiones calmantes. Por supuesto, también puedes mezclar diferentes plantas según tu gusto.

3 infusiones calmantes

1. Infusión relajante de lavanda

Algunos aprecian la flor violeta brillante por su intenso aroma, otros por sus propiedades curativas. La lavanda ayuda con la tensión, el agotamiento, el nerviosismo y la ansiedad. La infusión aromática reduce la presión arterial, equilibra los nervios y ayuda a conciliar el sueño.

La planta es originaria del noreste de África y la cuenca mediterránea, pero hace tiempo que conquistó los jardines y los corazones de todo el mundo.

Elaboración:

  1. Para una taza (aproximadamente 250 mililitros) de infusión de lavanda necesitas unas dos cucharaditas de flores secas.
  2. Evita hervir el agua debido a la volatilidad de los aceites esenciales. Una temperatura del agua de alrededor de 80 grados es suficiente.
  3. Dependiendo de lo intensa quieras que sepa tu infusión, puedes dejarla reposar de tres a diez minutos.

Para reducir el estrés en la vida cotidiana, también puedes usar aceite esencial de lavanda. Solo masajea tus sienes con él y disfruta del efecto.

2. La melisa como infusión calmante

La melisa ya era utilizada como planta medicinal por griegos y romanos. Es muy eficaz para combatir la inquietud y los trastornos del sueño y también tienen un efecto antiespasmódico.

Además de a los aceites esenciales, estos efectos también se deben a las sustancias amargas y los taninos que contiene. Si tienes la suerte de tener un jardín en el que crezca melisa, asegúrate de cosecharla antes de que florezca.

Elaboración:

  1. Para 250 mililitros de infusión de melisa necesitas dos cucharaditas de hojas secas.
  2. También puedes usar melisa fresca; en ese casos agrega un poco más de cantidad.
  3. Debido a los aceites esenciales volátiles, es mejor no hervir el agua. Ponerla a 80 ºC es más que suficiente.
  4. Deja reposar la infudión durante unos diez minutos. Puede beber sin problema varias tazas al día.

Si tomas hormona tiroidea es mejor no tomar infusión de melisa, ya que pueden darse interacciones.

Infusión de hierba de San Juan para calmar

La hierba de San Juan o hipérico es una planta medicinal con una amplia gama de aplicaciones. Ayuda con los estados de ánimo depresivos, la ansiedad, los cambios de humor y los trastornos del sueño. Esto sucede gracias al ingrediente activo hipericina.

La planta florece de junio a septiembre, por lo que también puedes recolectarla y secarla (¡sin esquilmarla!). Puedes usar tanto las hojas como las flores.

Elaboración:

  1. Para una taza (alrededor de 250 mililitros) de infusión de hipérico, necesitas dos cucharaditas de la planta seca.
  2. Vierte agua hirviendo sobre la planta y déjala reposar durante diez minutos.
  3. Puedes tomar una taza por la mañana y otra por la noche todos los días.

Como la mayoría de los antidepresivos, el hipérico necesita tiempo para desarrollar completamente sus efectos. Por eso es mejor beber la infusión regularmente durante un período de varias semanas. Si no sientes ninguna mejoría después de dos semanas, consulta con tu médico.

Dado que la infusión solo contiene pequeñas cantidades del ingrediente activo, también puede usar extracto de hierba de San Juan. Sin embargo, dado que los extractos tienen dosis más altas pueden provocar interacciones con otros medicamentos (especialmente la píldora anticonceptiva). Debes hablar con tu médico antes de tomarlo. Las mujeres embarazadas y los niños deben abstenerse de usarlo.

Otras plantas calmantes

La madre naturaleza tiene muchas otras más plantas bajo la manga para calmarte:

  • Valeriana
  • Tila
  • Menta
  • Lemongrass
  • Espino blanco
  • Manzanilla dulce

Como todas las personas reaccionan individualmente y las preferencias son diferentes, lo mejor es que cada uno pruebe las diferentes plantas y observe en sí mismo el efecto. Otra opción es combinar plantas calmantes con otras que mejoren el estado de ánimo, como:

  • Verbena
  • Romero
  • Caléndula

Usar plantas secas o frescas depende totalmente de cada uno. En caso de usarlas frescas, como regla general, duplica la cantidad indicada en forma seca.

Puedes recolectar muchas plantas tu misma, pero también puedes adquirilas en herboristerías. Asegúrate de que tus plantas procedan de la agricultura ecológica para que estén completamente libres de impurezas químicas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?