Contra el cáncer

Las mejores ayudas complementarias frente al cáncer

Manuel Núñez y Claudina Navarro

La acupuntura, la meditación o los masajes mejoran la calidad de vida de los pacientes al reducir su estrés.

Las 4 terapias más utilizadas

1. Fitoterapia

Se estudia el efecto anticancerígeno de muchas plantas, pero se utilizan principalmente para tratar diferentes síntomas de la enfermedad y los efectos secundarios del tratamiento. Pueden reducir la necesidad de tomar medicamentos con efectos secundarios.

Hay que asegurarse con el oncólogo de que la planta no está contraindicada en el caso concreto.

2. Terapia ortomolecular

Vitaminas, minerales y otros nutrientes pueden usarse para corregir desequilibrios. Preventivamente han mostrado su eficacia los multivitamínicos y antioxidantes como el selenio, pero terapéuticamente se discuten las dosis altas de antioxidantes (como el selenio o la vitamina E), pues pueden restar eficacia al tratamiento convencional. Se requiere la supervisión de un oncólogo.

Artículo relacionado

medicina-integrativa-cancer

La medicina integrativa frente al cáncer

3. Dietoterapia

Son muchos los alimentos de propiedades anticancerígenas, como las coles, la cúrcuma o setas que estimulan la inmunidad. Se suele aconsejar moderar las raciones, abundancia de vegetales (en especial frutas y hortalizas) y reducir o eliminar ciertos alimentos, como la carne, el azúcar o las harinas refinadas.

Esta dieta se indica preventivamente.

4. Homeopatía

Estudios observacionales muestran su utilidad para tratar ciertos síntomas y los efectos secundarios de la quimioterapia (náuseas, vómitos) y la radioterapia (dermatitis, dolor), pero no cura el cáncer por sí misma.

Carece de efectos secundarios y tiene por objetivo favorecer los recursos de autocuración del organismo. La eficacia puede depender de la habilidad del médico para hallar el remedio idóneo para el paciente.

Artículo relacionado

Acupuntura y cáncer de mama

La acupuntura alivia el dolor articular en pacientes de cáncer de mama

Ayudas complementarias al tratamiento convencional

1. Acupuntura

Existen evidencias de su eficacia para tratar las náuseas y los vómitos en los tratamientos oncológicos. También se usa contra el dolor y los sofocos, aunque no hay tantas pruebas.

Los acupuntores, como Wen Hsiu-Hu Wen, que trabaja en el IOB (Instituto Oncológico de Barcelona), explican que también mejora el estado general reequilibrando el sistema energético corporal.

2. Meditación

Está probado que puede aliviar la ansiedad, la fatiga, síntomas de depresión, cambios de humor o trastornos del sueño. También puede mejorar la respuesta inmunitaria.

Otras terapias mentecuerpo (técnicas de relajación, hipnosis, biofeedback o musicoterapia) pueden ser útiles. Todas carecen de efectos secundarios.

Artículo relacionado

cena temprano cancer

Para prevenir el cáncer, cena antes de las 9

3. Masajes

Pueden ser eficaces ante síntomas como dolor, náuseas, depresión o ansiedad. Es importante que el profesional esté cualificado y que el tratamiento esté supervisado por el oncólogo, pues en algunos cánceres podría estar contraindicado, sobre todo si se ejerce una presión fuerte.

4. Medicina antroposófica

Recurre a preparados no lejanos de los homeopáticos. El más conocido es el extracto de muérdago, que se inyecta bajo la piel: popular en Alemania, ha mostrado actividad anticancerígena en tubo de ensayo inhibiendo la multiplicación celular y estimulando la inmunidad.

Por otro lado, esta medicina puede ayudar mediante la reflexión y expresión de las emociones y los pensamientos.

Artículo relacionado

meditacion ayuda cancer

La meditación ayuda a los pacientes de cáncer

5. Hipertemia

En la oncología convencional se usó un tipo de hipertermia (someter el tejido afectado a altas temperaturas), pero se fue abandonando.

Hoy existen formas de hipertermia complementaria más suaves, así como una novedosa cirugía hipertérmica con ultrasonidos que puede ser una alternativa menos invasiva a la cirugía convencional en ciertos tumores.

Artículo relacionado

Elizabeth Blackburn

Estrés, depresión y violencia aumentan el riesgo de cáncer

Las plantas y alimentos más eficaces contra el cáncer

Se toman de forma preventiva o, bajo indicación profesional, como parte del tratamiento. Estos son algunos:

4 grandes plantas

  1. El astrálago (Astragalus membranaceus) es inmunomodulador y muestra capacidad para reducir síntomas asociados a la quimioterapia. No obstante, no es apropiado para todos los pacientes.
  2. Las semillas de cardo mariano (Silybum marianum) poseen flavonoides antioxidantes y compuestos como la silimarina que desintoxican el hígado, lo que es útil en la quimio. En dosis normales no tiene efectos secundarios.
  3. El jengibre (Zingiber officinale) mejora vómitos y náuseas, y puede compaginarse con la medicación convencional. Se indica ante riesgo de cáncer de colon. Al ser anticoagulante se deja de tomar antes y después de la cirugía.
  4. El lapacho o Pau d’arco (Tabebuia impetiginosa) se considerada inmunitario, antibiótico, antidepresivo, antiinflamatorio y anticancerígeno. En laboratorio muestra capacidad para inhibir células de cáncer de mama. Puede tener efectos secundarios.

Artículo relacionado

habitos prevencion cancer

5 buenos hábitos para prevenir el cáncer

4 alimentos amigos

  1. El noni es una fruta polinesia útil para prevenir y en el tratamiento: estimula la inmunidad, combate la fatiga y es antiangiogénica. Se toma el zumo fresco o fermentado y en cápsulas.
  2. La granada ha mostrado en estudios in vitro y con animales capacidad para reducir la inflamación e inhibir el crecimiento del cáncer de próstata y mama.
  3. La cúrcuma, especia del curry, mejora el estado general mientras se espera cirugía, reduce el dolor y molestias digestivas, y protege el hígado. Es más eficaz si se toma con pimienta y aceite. Hay que informar al oncólogo porque puede interaccionar con la medicación.
  4. Las setas shitake, maitake y reishi estimulan las células inmunitarias y protegen el sistema digestivo. Según algunos estudios pueden actuar contra células cancerosas y prolongar la supervivencia en ciertos cánceres. Se comen o toman en extracto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?