Mediante la aromaterapia

Puedes reforzar la memorización mientras duermes

Claudina Navarro

Los estudios realizados en el Instituto de Ciencias Weizmann de Israel indican que por la noche el cerebro es capaz de utilizar estímulos sensoriales externos para reforzar la memoria.

Hace varias décadas algunas personas intentaron aprender idiomas o estudiar mientras dormían, escuchando lecciones grabadas. Aquella idea, que fue ridiculizada y tachada de "leyenda urbana", podría tener algún fundamento sólido.

Investigadores del prestigioso Instituto de Ciencias Weizmann (Israel), dirigidos por la doctora Anat Azri y con la participación del profesor Noam Sobel, hicieron que los participantes dormidos oyeran unos sonidos determinados mientras se dispersaban ciertos aromas. Luego, tras despertarse, al escuchar aquellos sonidos las personas olisqueaban esperando reconocer el aroma asociado, aunque en ese momento no se hubiera dispersado ningún olor.

Según los investigadores, el curioso estudio –publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience– demuestra que las personas pueden captar información nueva mientras duermen, y que esto puede afectar inconscientemente a su conducta cuando están despiertas.

Artículo relacionado

Chica en la cama

Colchón, almohada y postura: 6 consejos para un sueño perfecto

Los estímulos olfativos por la noche refuerzan la memoria

Un estudio posterior del mismo centro de investigación profundizó en los secretos de la memoria, el sueño y su relación con estímulos sensoriales externos como los olores.

En esta ocasión los investigadores, dirigidos por la doctora Ella Bar, mostraron unas palabras a los participantes y luego se les invitó a realizar una siesta. Mientras dormían se les expuso a un aroma de rosas. Luego pudieron comprobar que recordaban mejor las palabras que los participantes que no habían olido nada mientras dormían.

Según los científicos, los aromas actúan sobre la capacidad para recordar porque se dirigen directamente a la amígdala y el hipocampo, regiones cerebrales relacionadas con la memoria y las emociones. Y funcionan especialmente por la noche porque es cuando los recuerdos se asientan en el neocórtex.

Esta investigación, publicada en Current Biology, además, halló que la información de ambos lados del cuerpo se cruza en el cerebro. Así, el recuerdo de las palabras vistas o escuchadas con el oído izquierdo se refuerza cuando el aroma es percibido por la fosa nasal derecha.

Otro detalle es que el hemisferio derecho interviene especialmente en los recuerdos con componente emocional.

Los investigadores piensan que podrán utilizar estos conocimientos para desarrollar terapias de rehabilitación tras enfermedades o accidentes que afecten a la memoria o a un hemisferios del cerebro.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?