Remedios naturales

Capuchinas y rábano para prevenir y tratar las infecciones

Claudina Navarro

Dos plantas tan diferentes como el rábano y la capuchina se combinan para evitar las complicaciones de las infecciones y el uso innecesario de antibióticos.

En ocasiones es imprescindible tratarse con antibióticos para atajar una infección. Sin embargo, en España el 80% de los tratamientos con antibióticos son innecesarios, tal como expuso el doctor Carle Llor ante el Congreso de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

Este consumo excesivo agrava el problema de las bacterias resistentes a los antibióticos, que no pueden ser erradicadas con los medicamentos existentes. El enfoque preventivo y promotor de la salud de la medicina natural es muy interesante para dar la vuelta a esta situación.

La medicina natural recomienda plantas con propiedades antivíricas y antibacterianas que tomadas a tiempo pueden favorecer la curación sin recurrir a los antibióticos. Estas plantas, además, no dañan la flora intestinal y carecen prácticamente de efectos secundarios.

Una fórmula popular en los países centroeuropeos combina las propiedades de la capuchina y del rábano picante. Según los expertos en medicina natural, es eficaz ante virus, hongos y bacterias. Se puede tomar ante los primeros síntomas de cistitis o ante el primer estornudo.

Artículo relacionado

Martin J. Blaser

"El abuso de antibióticos nos está enfermando", el Dr. Martin J. Blaser nos alerta

Cómo se prepara el "antibiótico" natural con capuchina y rábano

El rábano picante o rusticano (Armoracia rusticana) se suele encontrar en fruterías bien surtidas. Las capuchinas (Tropaeolum majus) las puedes sembrar tu mismo en una maceta o adquirir una planta de un garden center, siempre que te garanticen que no ha sido pulverizada con ningún plaguicida.

Una vez hayas conseguido los dos ingredientes principales, ya puedes ponerte manos a la obra para elaborar la tintura. Necesitarás:

  • 50 g de hojas de capuchina.
  • 1 cm de rábano rusticano.
  • 250 ml de vozka o aguardiente.
  • 1 tarro con tapa de rosca.
  • Varios frascos oscuros con cuentagotas para guardar la tintura.

Elaboración:

  1. Corta las hojas en trozos y ralla el rábano rusticano con el rallador.
  2. Coloca las hojas y el rábano en un tarro.
  3. Cúbrelo todo con el alcohol que hayas elegido y cierra el tarro.
  4. Déjalo macerar durante dos semanas. Agita la mezcla de vez en cuando.
  5. Cuela la mezcla y trasvasa el líquido a botellines pequeños de cristal oscuro con cuentagotas.

En caso de necesidad, toma diariamente unas 30 gotas después de cada comida.

La tintura resulta especialmente efectiva en caso de bronquitis, tos, amigdalitis, resfriados comunes y cistitis.

Artículo relacionado

Antibióticos probióticos

¿Tomas probióticos con el antibiótico? Es recomendable siempre

En el caso de infecciones en la boca y la garganta, como, por ejemplo, una amigdalitis, puedes hacer gárgaras con la tintura disuelta en un poco de agua.

La tintura no debe de tomarse más de seis semanas seguidas. En un consumo muy dilatado en el tiempo podría irritar la mucosa gástrica.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?