Tratamiento natural

Los probióticos ayudan a prevenir la COVID-19

Claudina Navarro

La suplementación con bacterias vivas reduce el riesgo de contraer infecciones víricas respiratorias y digestivas, y ayuda también a reducir las complicaciones de la enfermedad y del tratamiento con antibióticos.

Las medidas para frenar la expansión de la pandemia COVID-19 en pleno siglo XXI están siendo prácticamente las mismas que se tomaron para frenar la gripe española hace un siglo. De hecho, lo hemos hecho peor, porque las mascarillas que entonces fueron esenciales hoy no se han considerado imprescindibles en Europa hasta que el número de afectados ha empezado a reducirse debido al confinamiento.

La ciencia no ha alcanzado un consenso sobre otras medidas preventivas posibles, aparte de las mascarillas, la distancia social, la higiene y la desinfección. Síntoma del desconcierto es que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, haya pasado de no preocuparse por la COVID-19 a tomar por su cuenta y riesgo un medicamento preventivo, la hidroxicloroquina, días antes de que los estudios demostraran que conlleva más riesgos que beneficios.

No existe un tratamiento farmacológico preventivo frente a la COVID-19

A día de hoy, tampoco existen pruebas de que sea eficaz la combinación de hidroxicloroquina y el antiviral remdesivir y se desaconseja la combinación de cloraquina y el antibiótico azitromicina, así como la combinación de antirretrovirales (lopinavir y ritanovir) o la administración de inhibidores de proteasa del virus de la inmunodeficiencia humana, explica el doctor Francisco Guarner, responsable de la Unidad de Investigación del Aparato Digestivo en el Hospital Universitario Vall d’Hebron en Barcelona.

El problema de todos estos medicamentos es que pueden tener efectos secundarios importantes que no justifican su uso preventivo. Sin embargo, existen alternativas que son en general seguras e incluso beneficiosas para la salud general y que pueden tomarse aunque no se haya demostrado todavía su eficacia concreta frente al SARS-CoV-2.

Artículo relacionado

estrategia nutricional coronavirus

Esta es la estrategia nutricional para luchar contra el coronavirus

Los probióticos son una opción segura para prevenir y tratar infecciones respiratorias

Existen evidencias publicadas de que algunos probióticos –suplementos de bacterias digestivas– son capaces de disminuir la incidencia de infecciones víricas respiratorias. También previenen y acortan la duración de las diarreas causadas por infecciones víricas digestivas (la diarrea forma parte de la sintomatología frecuente en los casos de infección con el nuevo coronavirus). Por ello, el doctor Guarner asegura que "se pueden considerar los beneficios de los probióticos en situaciones concretas".

Los probióticos pueden ser eficaces porque la vía digestiva es una puerta de entrada a la invasión viral y además puede ser un reservorio que favorezca la transmisión por heces. "Parece razonable que el uso de aquellos probióticos que son eficaces para el tratamiento de infecciones gastrointestinales pueda aportar beneficios para prevenir y mitigar la COVID-19, y quizá para reducir la diseminación del SARSCoV-2", argumenta Warner. Un estudio realizado por los doctores Paul Wischmeyer y Anthony Sung, de la Universidad de Duke sostiene esta hipótesis.

Por otra parte, los probióticos son útiles durante el tratamiento porque todos los pacientes hospitalizados están siendo tratados con antibióticos que cuentan entre sus efectos secundarios la diarrea y la alteración de las poblaciones de bacterias digestivas. Un estudio ha mostrado que la administración de probióticos disminuye el riesgo de diarrea a la mitad. Otra investigación probó que también podía reducir la incidencia de neumonías en pacientes con sepsis.

Entre los probióticos recomendados se encuentran Saccharomyces boulardii CNCM I-745, Lactobacillus rhamnosus GG y Bifidobacterium breve YIT4064, que presentan pocas contraindicaciones y son seguros si se consumen en las dosis y formas recomendadas. Para prevenir infecciones respiratorias, han probado su eficacia las cepas. Estos probióticos y muchos otros se encuentran en farmacias y herbodietéticas.

Referencias científicas:

Guo Litao et al. Risk Factors for Antibiotic-Associated Diarrhea in Critically Ill Patients. Medical Science Monitor.

Takes Shimazu et al. Symbiotics modulate gut microbiota and reduce enteritis and ventilator-associated pneumonia in patients with sepsis: a randomized controlled trial. Critical care.

Qiokui Hao et al. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane database.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?