Cuando hablamos de glositis nos referimos a la inflamación e irritación de la lengua que provoca malestar local, incluso, malestar emocional. La glositis puede afectar al día a día y a la calidad de vida de las personas que la padecen.

Esta afección de la lengua tiene múltiples causas ya que podría ser desde una alergia hasta estar provocada por estrés.

¿Qué es la glositis?

La glositis se refiere a la inflamación de la lengua que cuando se inflama la podemos ver hinchada y enrojecida. Las papilas de la lengua aumentan su tamaño y se elevan por encima de la superficie de la lengua, debido a la inflamación. Este aspecto de las papilas crea la sensación de que se forman pequeñas protuberancias.

En otros casos, la lengua se aprecia sin capa, lisa y roja o también pueden aparecer pequeñas úlceras dolorosas, normalmente en la superficie. 

Las personas afectadas de glositis tienen la sensación de quemazón y dolor en la lengua, problemas para tragar, para hablar y para percibir los sabores por eso afecta a nivel emocional además de físico.

las Causas de la glositis

Las causas que provocan esta inflamación son diversas:

  • Alergias, intolerancias a alimentos, productos de higiene oral, cosméticos... Las personas con alergias alimentarias o alergia a ingredientes de productos de higiene oral como dentífricos o colutorios pueden desarrollar glositis como parte de la respuesta inflamatoria asociada al proceso alérgico.  Hay que prestar atención a las barras de labios ya que pueden contener algín componente irritante que penetra en la boca y puede causar alergia. Es importante, por ello, identificar cuál es el desencadenante.
  • Celiaquía. La celiaquía puede estar asociada a manifestaciones extraintestinales, entre ellas, la glositis.
  • Deficiencias nutricionales. Esta es una causa común relacionada con deficiencia de hierro, vitamina B12 (cianocobalamina) y/o de ácido fólico. Por ello, las personas con anemia ferropénica y/o con dietas en las que la vitamina B12 es insuficiente pueden desarrollar glositis. La deficiencia de vitamina B1 (tiamina) es una causa muy común de glositis. 
  • Estrés: El estrés excesivo o crónico puede modificar la respuesta inmunológica y la reacción del sistema nervioso con respecto a la humectación de la boca y la lengua. Esto puede promover irritación, inflamación y mayor exposición a agentes patógenos que inician la glositis. Es muy frecuente que las personas que padecen glositis con difícil tratamiento sufran un cuadro de estrés del que pueden no ser conscientes.
  • Fármacos: Algunos medicamentos pueden promover eliminación de líquidos o afectar las glándulas secretoras promoviendo sequedad de la lengua y con ello iniciar o acentuar una glositis. Por ejemplo, alguna medicación ansiolítica, antidepresiva, diurética. Revise la información de los medicamentos que utiliza y consulte con un especialista en este caso.
  • Infecciones: Algunas bacterias, virus y hongos pueden infectar la lengua y provocar glositis. Entre los microorganismos más comunes están estafilococos; los virus de Herpes simple o herpes labial, el virus Coxsackie asociado a la enfermedad boca-mano-pie; hongos, como la cándida.
  • Sequedad. Ciertas afecciones autoinmunes que cursan con sequedad intensa en la boca o en los ojos, como ocurre en el síndrome de Sjogren, pueden provocar glositis. Este cuadro puede a su vez ser parte de otro cuadro autoinmune complejo y en ocasiones se intensifica en la lengua llegando a producirse el llamado síndrome de boca ardiente donde otros agentes causales pueden estar implicados, no sólo la sequedad. Por otra parte, algunos fármacos pueden provocar sequedad de la boca y de la lengua.
  • Síndrome de fatiga crónica: Las situaciones que implican la fatiga crónica y desadaptación del sistema de control central con desequilibrios inmunológico, nervioso y hormonal pueden mostrarse con cuadros complejos, entre ellos, síndromes postvirales, inflamación crónica y afectación de la lengua con glositis.

Remedios Naturales y estilo de vida para la Glositis

Hay diferntes opciones que pueden ayudar con las molestias de la glositis favoreciendo una buena evolución.

  • Enjuagues con agua salada: Realizar enjuagues de la lengua y de la boca, en general, con agua salada es una medida tradicional para ayudar a aliviar las molestias, el dolor y la inflamación. 
    Modo de uso: Se utiliza agua tibia en la que se disuelve sal, de este modo se encuentra la forma de que no moleste en la lengua. Los enjuagues se pueden realizar 3 o 4 veces al día, según necesidad entre comidas.
  • Hielo tópico: Algunas personas encuentran alivio al utilizar hielo tópico ya que ayuda a desinflamar y aliviar el dolor pues la sensibilidad de la lengua disminuye por el frío. El hielo se aplica dentro de un paño limpio de algodón, dando ligeros toques en las zonas más inflamadas. La lengua está muy irrigada, por ello, la aplicación de hielo debe hacerse durante unos 10 - 20 segundos. No se aconseja hacer lavados o enjuagues de la lengua directamente con agua muy fría o agua que ha estado con hielo ya que puede provocar sensibilidad en los dientes y las encías.
  • Infusión de manzanilla: La manzanilla (Matricaria chamomilla) presenta propiedades antiinflamatorias, antisépticas y calmantes que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la glositis y actuar sobre las causas. Prepara una infusión de manzanilla y espera a que esté tibia o a temperatura ambiente. Utiliza en forma de enjuagues o bien aplica compresas empapadas en la infusión bien con gasas o algodón. Se pueden hacer los lavados de la lengua, de la boca o aplicar las compresas 3 o 4 veces al día.
  • Infusión de caléndula: La infusión de caléndula (Calendula officinalis) ofrece propiedades calmantes, anti-irritantes, vulnerarias, antiinflamatorias y antisépticas. Se puede emplear del mismo modo que la infusión de manzanilla. La caléndula promueve la curación de heridas o úlceras en la lengua. 
  • Higiene oral con productos suaves. Limpiar dientes y lengua con regularidad tras las comidas y antes de ir a dormir. Visitar al dentista para detectar cualquier problema con piezas, implantes, ortodoncias, etc.
  • Alimentos suaves: Optar por alimentos suaves que se puedan tomar a temperatura fresca como helado, yogur o puré de frutas, puede ayudar a calmar la lengua inflamada y facilitar la deglución. Si se tiene debilidad de la garganta, sensibilidad de encías o dientes se recomienda tomar alimentos en puré o crema que no requieran casi o ninguna masticación, pero a temperatura ambiente. Puré de verdura, hortalizas, frutas, quinoa, etc.
  • Vitaminas del grupo B: Un médico debería identificar si hay carencia y si se necesitan suplementos. Entre estas vitaminas, destacan la tiamina o vitamina B1 y la cianocobalamina o vitamina B12. La tiamina se puede encontrar en los cereales integrales, semillas, frutos secos, lácteos. La vitamina B12 suele ser necesario suplementarla en las dietas vegetarianas o veganas.
  • Prebióticos y probióticos: Asegurar en la dieta fuentes de prebióticos y probióticos para el correcto mantenimiento de las microbiotas tanto intestinal como de la mucosa oral es importante. Significan una protección frente a infecciones y el sobrecrecimiento de bacterias u hongos.
  • Control del estrés: Un estilo de vida más calmado, suficientes horas de descanso, encontrar tiempo para uno mismo, meditar, pasear, hacer ejercicio físico… Son ayudas para minimizar el efecto del estrés en nuestro cuerpo. 
  • Hidratación: Asegurar una adecuada ingesta de líquidos es muy importante dado que en estos casos suele detectarse una mayor demanda debido a la inflamación (sensación de calor).
  • Dormir con la boca cerrada: Si se tienen problemas de apnea del sueño o se ronca por la noche, es común que se duerma con la boca entreabierta: esto promueve sequedad o acentúa la sequedad existente.

Qué es la lengua geográfica

La lengua geográfica es un tipo de glositis o inflamación de la lengua que no reviste gravedad.
Muchas personas tienen lo que se llama lengua geográfica o lengua a parches. Se denomina así porque la lengua parece un mapa con manchas o partes más lisas y rojas de forma irregular. Estas manchas o parches pueden cambiar de lugar en la lengua.

La lengua geográfica puede aparecer en edades tempranas y no desaparecer con la edad adulta. Los adultos que han tenido lengua geográfica en la infancia y juventud puede ver cómo aparece de nuevo en momentos específicos, relacionados casi siempre con estrés excesivo, poco descanso, dieta inadecuada. Con frecuencia, las personas con este tipo de lengua no le dan ninguna importancia, porque “siempre han tenido la lengua así”. 

Desde el punto de vista de la medicina china, sí se considera importante el aspecto de la lengua y se recomienda  revisar la dieta, las horas de descanso, la digestión y evitar el estreñimiento.
Y es que la observación de la lengua es una parte muy destacada del proceso diagnóstico de la Medicina Tradicional China. La lengua es un órgano que refleja el estado de órganos internos como, por ejemplo, el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado, el sistema digestivo, el estado del Yin, de la Sangre, así como la presencia de calor, frío, humedad, sequedad en distintas partes del cuerpo. Se consideran factores como la forma, color,  grosor, humectación de la lengua y también de la capa de la lengua (o saburra). 

El color de la lengua

Por ejemplo, el color rojo de la lengua con glositis indica “calor” que puede relacionarse a su vez con distintas causas internas o externas, según la intensidad y distribución del color rojo, la humectación de la lengua, la presencia o ausencia de capa en algunas partes de la lengua o en general.

En medicina china, cuando la lengua tiene un color normal con ciertas áreas más rojas y peladas, como en la lengua geográfica, se relaciona con una insuficiencia de yin y de Qi de Estómago. Para muchas personas este es un cuadro común que han tenido siempre y de hecho, el estómago, y la digestión en general, es un punto débil para ellas, suelen tener estreñimiento. La capa de la lengua ausente a trozos en la lengua geográfica indica que el estómago no está pudiendo realizar bien sus funciones. 

Existe un tipo especial de glositis: se trata de la lengua pelada y muy roja en la punta de la lengua. En medicina china este aspecto de la punta de la lengua se asocia inicialmente con “calor o fuego de corazón”, si bien con mayor número de datos se puede delimitar más el síndrome y las causas. 
En este caso, la persona no tolera alimentos o bebidas picantes o ácidas, tiene sensación de quemazón, incomodidad y tiende a rascarse la punta de la lengua en el paladar o en los dientes. A veces no es consciente de que evita estos alimentos ni de que, como gesto aprendido, se rasca la lengua. Esta circunstancia puede aparecer en casos de estrés mental y emocional muy prolongados. En estos casos, la persona percibe intranquilidad, insomnio, nerviosismo, se puede necesitar mayor cantidad de vitaminas del grupo B, como la B1.

Cuando la lengua está irritada pero es más pálida de lo normal y lisa, con poca o ninguna capa, la glositis, según la medicina china, puede estar relacionada con insuficiencia de sangre. Esto se refiere a un posible cuadro de anemia, a deficiencias nutricionales o pérdidas de sangre excesivas y prolongadas como tras una intervención quirúrgica o en mujeres con menstruaciones abundantes como puede ocurrir en la premenopausia, cuando existe endometriosis, miomas u otras circunstancias.