Plantas medicinales

La raíz de diente de león limpia el hígado y favorece la salud

El diente de león alberga asombrosos poderes curativos en sus raíces. No solo las partes aéreas de la planta son buenas para la salud, la raíz también sorprende con propiedades notables.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

En la medicina de los antiguos chinos y los nativos americanos, la raíz del diente de león se usaba para problemas estomacales y hepáticos. En el siglo XIX se incorporó a la medicina popular europea y hoy en día para una variedad de dolencias, cada vez con más apoyo de la ciencia.

Propiedades del diente de león

La raíz de diente de león tradicionalmente se ha indicado ante los siguientes problemas:

  • Se considera un verdadero tónico reconstituyente, similar al ginseng, y se usa en la medicina popular en todos los estados de debilidad.
  • La raíz de diente de león fortalece los riñones, el hígado, el páncreas, el bazo, los intestinos y el estómago.
  • Gracias a su poder activador del hígado, la raíz también ayuda a la desintoxicación.
  • Se usa para problemas digestivos, pérdida de apetito, problemas hepáticos y diabetes.
  • También ayuda en enfermedades reumáticas, colesterol alto y, por su efecto diurético, también en infecciones del tracto urinario.

Sustancias activas en la raíz del diente de león

Además de una serie de otros compuestos valiosos, la raíz de diente de león contiene inulina, una fibra dietética prebiótica, y taraxacina, una sustancia amarga.

Inulina de raíz de diente de león: para el estreñimiento y la diabetes

La inulina sirve a la planta como reserva de energía. Para los humanos, la inulina es una fibra dietética que sirve como alimento para las bifidobacterias y las bacterias del ácido láctico y, por lo tanto, actúa como prebiótico.

Si las bacterias intestinales beneficiosas se alimentan bien, se multiplican y se asegura una microbiota en equilibrio, se reduce el riesgo de un buen número de enfermedades.

La inulina también activa la digestión y se ha demostrado que reduce los niveles de azúcar en la sangre. Por eso, la raíz de diente de león se puede utilizar para tratar el estreñimiento y resulta especialmente interesante para los diabéticos.

En otoño, el contenido de inulina en la raíz de diente de león alcanza un asombroso 40% y cae a alrededor del 2% en primavera. En contrapartida, en primavera aumenta la proporción de taraxacina.

Taraxacina de raíz de diente de león: ayuda digestiva

La taraxacina es una sustancia amarga que se encuentra en plantas del género Taraxacum. Se halla sobre todo en la raíz, pero también en la savia lechosa del tallo de la planta.

Con la nutrición moderna, ingerimos muchas menos sustancias amargas de las que serían deseables, porque ayudan con la flatulencia, el estreñimiento, la pérdida de apetito y los problemas estomacales, como la sensación de saciedad o la acidez estomacal.

La raíz de diente de león es, por tanto, un remedio casero beneficioso para muchos problemas digestivos.

La raíz de diente de león es excelente para limpiar el hígado. La taraxacina estimula suavemente el hígado y activa la producción de bilis, lo que mejora el metabolismo de las grasas y previene la formación de cálculos biliares. Además favorece la eliminación de sustancias tóxicas.

Artículo relacionado

Propiedades del extracto de raíz de diente de león

La raíz de diente de león se utiliza en estudios científicos en forma de extracto. Los extractos tienen tres ventajas:

  1. Contienen los ingredientes activos en dosis más altas.
  2. Se pueden dosificar y administrar más fácilmente que, por ejemplo, los tubérculos de diente de león.
  3. A menudo están estandarizados, es decir, contienen cantidades garantizadas de ingredientes activos, lo que facilita comprobar su eficacia.

Protege el hígado

La revista Food and Chemical Toxicology publicó un estudio que mostró que el extracto de raíz de diente de león (en ratones) es capaz de proteger el hígado del daño relacionado con el alcohol.

El extracto también fue capaz de proteger contra la radiación, como lo demostraron los estudios en ratas. En comparación con el grupo de control que no había recibido ningún extracto de raíz de diente de león durante la irradiación, los animales que habían recibido el extracto experimentaron un daño tisular significativamente menor.

Incluso en el caso de cirrosis hepática preexistente, la terapia con extracto de raíz de diente de león pudo mejorar los valores hepáticos (en animales). La cirrosis hepática se asocia con insuficiencia hepática crónica y generalmente ocurre después de años de abuso de alcohol.

Posible ayuda contra el cáncer

Los estudios con células y animales indican que el extracto de raíz de diente de león puede ser un complemento apropiado para la terapia contra el cáncer. El extracto de raíz de diente de león puede inhibir el crecimiento en cultivo de laboratorio de las células de cáncer de colon, estómago, sangre y páncreas.

El extracto de raíz de diente de león ya se ha utilizado con buenos resultados en estudios con células y animales, pero no en estudios clínicos con pacientes humanos con cáncer. Si se desea utilizar el extracto de raíz de diente de león para el cáncer, se puede integrar en la terapia bajo control médico.

En ningún caso se debe confiar exclusivamente en el extracto de raíz de diente de león como único agente terapéutico.

Artículo relacionado

Podría contrarrestar el estrés oxidativo

Un estudio mostró que un extracto de raíz de diente de león en conejos no solo redujo el colesterol sino que también podría mitigar los efectos nocivos del estrés oxidativo.

Este efecto positivo también fue evidente en el grupo de control alimentado con extracto de hoja de diente de león. Esto significa que también se puede usar productos de diente de león hechos de la hoja para mejorar los niveles de lípidos en la sangre.

El extracto de raíz de diente de león también tiene propiedades antimicrobianas. La revista Phytotherapy Research publicó un artículo en 2015 sobre un estudio in vitro en el que un extracto de raíz de diente de león pudo inhibir el crecimiento de varias cepas de bacterias.

Infusión de raíz de diente de león

La raíz de diente de león también es un todoterreno en la cocina. Una vez que se ha desenterrado la raíz, nada se interpone en el camino de la experimentación. Se puede agregar cruda a un smoothie o en rodajas finas para realzar la ensalada. También se puede utilizar como otros tubérculos, por ejemplo, troceándola y añadiéndola a los salteados.

Para conservar la raíz de diente de león, se puede secar, congelar o encurtir.

Las raíces de diente de león recolectadas en la primavera antes de la floración se limpian en seco (no se lavan), se cortan a lo largo en tiras y se secan en un lugar cálido y aireado unos pocos días. Las tiras de raíces secas son duraderas.

Para preparar la infusión, toma aproximadamente dos cucharaditas por taza de estas raíces secas y se dejan en agua fría durante toda la noche. Al día siguiente, lleva la mezcla a ebullición, cuélala y bébetela. Se recomienda tomar tres tazas al día.

Suspende la toma si sufres de una diuresis excesiva. En el caso de las infusiones medicinales, siempre es ideal hacer una pausa a las dos semanas o alternarlas con otras infusiones.

Si tomas medicamentos regularmente, debes consultar con un médico antes de comenzar un tratamiento de raíz de diente de león. Debido a que el extracto de raíz de diente de león tiene un efecto poderoso, puede interactuar con ciertos ingredientes químicos.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?