Equilibrio hormonal

Recuperar la menstruación después de una anorexia

Recuperar la regla tras una anorexia puede a veces costar, pero se puede para tratar la amenorrea favoreciendo el equilibrio hormonal de forma natural.

Rosa Guerrero
Rosa Guerrero

Naturópata

El camino de recuperación de una anorexia puede ser largo y difícil, pero es posible poco a poco recuperar un peso saludable y también la alegría de vivir. Sin embargo, los desequilibrios hormonales provocados por la enfermedad pueden hacer a veces que la menstruación tarde mucho en volver.

Para tratar esta amenorrea se recetan pastillas anticonceptivas, pero hay formas naturales de apoyar ese proceso o incluso de conseguir la recuperación de la menstruación tras una anorexia.

Cómo recuperar la regla después de una anorexia

Los trastornos endocrinos y, por tanto, los desequilibrios hormonales son frecuentes tras una anorexia nerviosa e incluyen unos bajos niveles de estrógenos en las mujeres o de testosterona en los hombres, una disminución de la función tiroidea y un aumento de la secreción de cortisol.

Para ayudar al organismo a recuperar el equilibrio, es fundamental combatir el estrés. Para ello, hay que aprender a gestionar aquellos factores personales, familiares o del entorno social que disparan la tensión emocional. Aunque se haya superado la anorexia fisiológica, la respuesta emocional afecta al hipotálamo, una glándula ubicada en el cerebro que regula las secreciones hormonales a través de la hipófisis.

Existen diversas causas de amenorrea o pérdida de la menstruación y según la causa será diferente el tratamiento. Cuando la amenorrea se produce a raíz de una anorexia, la causa más frecuente es la de un desequilibrio a nivel hipotalámico. Es lo que se conoce como amenorrea hipotalámica. En adolescentes que están estudiando y que son muy autoexigentes, por ejemplo, es habitual que los niveles de cortisol estén altos.

Artículo relacionado

causas profundas anorexia

Las causas profundas de la anorexia: más allá de la moda y la belleza

En este otro artículo sobre amenorrea encontrarás mucha información sobre cómo recuperar la menstruación de forma natural cuando esta se retira por esta u otras causas. Para una amenorrea hipotalámica los tres pasos más importantes son:

1. Reducir el cortisol

Tenemos formas de detectar si tenemos el cortisol alto, pero se puede comprobar fácilmente con una analítica. Si es así, puede ser útil, además de poner todo nuestro cuidado en la gestión del estrés, tomar algunos suplementos que ayudan a reducirlo:

  • GABA (500-750 mg diarios): el ácido gamma-aminobutírico es un neurotransmisor que inhibe el sistema nervioso central y reduce la excitabilidad.
  • L-teanina (50-200 mg diarios): este compuesto, presente en el té contribuye a la producción de ácido gamma-aminobutírico y afecta a los niveles de serotonina y de dopamina.
  • Magnesio (400-600 mg diarios): un mineral necesario para la relajación y cuya deficiencia se asocia a trastornos de sueño, ansiedad y estrés.

Artículo relacionado

chica relajacion

Más calma y menos estrés con estas 8 estrategias

2. Oligoelementos y fitoestrógenos

También puede ser de utilidad tomar oligoelementos y fitoestrógenos. La asociación zinc-cobre, un oligoelemento utilizado en oligoterapia, junto con extracto seco de cimífuga racemosa (Actaea racemosa) puede también ayudar a restablecer el feed-back hormonal que necesita el eje hipotálamo-hipófisis-gonadal para un correcto funcionamiento.

La cimífuga, también conocida como cohosh negro, es una planta que contiene fitoestrógenos y que a menudo se utiliza en la perimenopausia para favorecer el equilibrio hormonal. Se puede encontrar en cápsulas y comprimidos.

Como tratamiento se toma conjuntamente durante 15 días al mes:

  • 1 cápsula diaria o una ampolla sublingual de la asociación de oligoelementos zinc-cobre.
  • Entre 150 y 300 mg de extracto seco de cimífuga racemosa al día.

Artículo relacionado

Frutos rojos dieta antiestrogenica

8 alimentos que equilibran tus estrógenos (y cuáles debes evitar)

3. Hábitos saludables

Finalmente, es fundamental asimismo llevar unos hábitos saludables: ajustar la ingesta calórica a la actividad diaria, consumir productos frescos y naturales así como grasas de calidad, cenar pronto y respetar las horas de descanso.

Recuerda que estos consejos no sustituyen el consejo médico. Antes de seguirlos, consulta con tu médico, un naturópata o un especialista en medicina natural para que valore tu caso y poder seguir el tratamiento más adecuado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?