Remedios contra el colesterol

Sin fármacos

Colesterol a raya: 8 remedios para tu botiquín natural

El colesterol no es el peor enemigo de la salud cardiovascular, pero los niveles exagerados deben vigilarse. Ejercicio, dieta y fitoterapia te ayudarán.

Jordi Cebrián

El colesterol no es tan malo como lo presentan, pero si te preocupa cuentas con plantas y suplementos muy eficaces para controlarlo. Esta preocupación suele aparecer en torno a los 40 años después de hacerse un análisis y descubrir que los niveles están en el rango alto.

Pero diversos expertos –como el doctor Juan Gérvas, autor del libro Sano y salvo (Ed. Los Libros del Lince)– ponen en duda la relación directa entre el colesterol alto y la enfermedad cardiovascular.

Otros factores probablemente más importantes serían el sobrepeso, la diabetes, el sedentarismo, el estrés, fumar, beber alcohol o el consumo de grasas parcialmente hidrogenadas (trans).

Un estudio muy reciente, realizado en la Universidad de Nueva York, publicado en Jama Internal Medicine, ha probado que las estatinas, los medicamentos que se toman protocolariamente para reducir el colesterol, no disminuyen el riesgo de infarto ni de ictus (infarto cerebral) en las personas mayores con hipertensión y el colesterol ligeramente alto.

Pero estos medicamentos sí poseen efectos secundarios: causan debilidad, calambres y pérdida de agilidad mental.

No te preocupes demasiado por las cifras que indican los análisis. Se consideran valores altos cuando el total supera los 240 mg/dL y el LDL los 190 mg/dL, pero todo depende del perfil personal. Por ejemplo, un nivel de HDL (colesterol bueno) superior a 60 mg/dL se considera muy protector.

8 remedios naturales para bajar el colesterol

La fitoterapia es eficaz para controlar los niveles de colesterol. Estas son algunas de las plantas más recomendadas.

  1. El alpiste es un remedio tradicional de herbolario para controlar el colesterol. Las semillas se pueden añadir a panes, utilizarlas para hacer leche o harina con la que preparar gofio.
  2. La vellosilla favorece el drenaje del hígado y regula el colesterol en sangre. Mezcla su raíz con diente de león, prepara una decocción de una cucharadita y toma dos tazas diarias.
  3. La zaragatona o psyllium elimina los excesos de colesterol con las heces. Se maceran 10 gramos de semillas en 100 mililitros de agua 8 horas y se toman con 250 mililitros más de agua. Hasta 3 veces al día.
  4. La alcachofera contiene cinarina, una sustancia que ayuda a metabolizar las grasas. Se toma en infusión, en extracto seco (300 a 500 miligramos/día) o fluido, hasta 20 gotas en 3 dosis diarias.
  5. La levadura de arroz rojo se obtiene fermentando arroz con el hongo Monascus purpureus. Es rico en estatinas naturales con menos efectos secundarios que las artificiales. Conviene tomarla en la dosis recomendada por el fabricante junto con coenzima Q10 (90-10 miligramos al día).
  6. El gugul es el extracto de resina de Commiphora mukul. Se ha probado su eficacia para inhibir el endurecimiento de las venas y para reducir el colesterol LDL y los triglicéridos (Science, nº. 5.573, p. 1703). Se toma de 500 a 1.000 miligramos, 1 a 3 veces diarias.
  7. El salvado de avena es una fuente de fibra soluble que arrastra el exceso de colesterol LDL. Los copos se pueden tomar con leche vegetal o se añaden a ensaladas, arroces o platos de pasta integral.
  8. El policosanol se obtiene de la caña de azúcar. Reduce la viscosidad de las plaquetas y aleja la posibilidad de que se forme un trombo. De 5 a 10 miligramos reducen hasta un 25% el colesterol LDL y aumentan un 17-30% el HDL, según un estudio de la Universidad Central del Sur (China).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?