Molestias complejas

Síndrome premenstrual: tratamiento natural para prevenir los síntomas

Los dolores y altibajos anímicos que preceden a la menstruación pueden tener múltiples causas, lo que dificulta el tratamiento. La homeopatía puede ser eficaz.

Dra. Claudina Vidal

Médico homeópata

Cada mes muchas mujeres sufren, con mayor o menor intensidad, alteraciones físicas o psicológicas relacionadas con el ciclo menstrual. Y no en todas las épocas han sido bien comprendidas en esos días.

En la Grecia clásica se comparó a la mujer con el mar, por sus periodos de tormenta y de calma, y de esa misma época procede la palabra "histeria", atribuida a una enfermedad del útero y considerada, por lo tanto, propiamente femenina (hysteros significa "útero").

Muchas de las alteraciones que pueden acompañar al ciclo menstrual se han empezado a estudiar sólo recientemente.

Hoy se consideran parte del llamado "síndrome premenstrual" y se han llegado a identificar más de 150 diferentes, desde la retención de líquidos o el dolor de los pechos hasta una mayor irritabilidad o desánimo.

La variedad y la complejidad de los síntomas dificultan el diagnóstico y hacen que a menudo no se prescriba el tratamiento adecuado.

A menudo las mujeres acaban recurriendo a fármacos fuertes como antiinflamatorios, anticonceptivos o antidepresivos, o se pasan años intentando sobrellevar el dolor o los altibajos emocionales pensando que son algo natural e inevitable.

Sin embargo, existen formas de aliviar las molestias con cambios en la dieta, ejercicio moderado y suplementos.

¿Cómo es el ciclo menstrual?

Para comprender mejor el síndrome premenstrual conviene conocer el ciclo menstrual.

  • Aproximadamente en la mitad del ciclo, hacia el día 14, tiene lugar la ovulación en el ovario, lo que divide el ciclo en dos periodos.
    • El periodo anterior a la ovulación, comprendido entre los días 4 y 14, se corresponde en el ovario con el crecimiento y maduración de los folículos y con la producción de estrógenos. En el endometrio se llama fase proliferativa.
    • El segundo periodo empieza tras la ovulación y termina al bajar la regla. Coincide en el ovario con la presencia de cuerpo lúteo y con la producción de estrógenos y progesterona. Este periodo es la fase secretora y dura unos 14 días.​
  • Entre los días 1 y 3 del ciclo tiene lugar la fase hemorrágica o menstruación.

Artículo relacionado

¿Qué es el síndrome premenstrual? Síntomas y tipos

El síndrome premenstrual aparece de forma regular entre 2 y 15 días antes de la menstruación, desaparece justo antes o durante la misma y se repite en el mismo periodo en la mayoría de los ciclos menstruales.

Según los síntomas, el síndrome premenstrual se divide en tres tipos:

  • Síndrome congestivo. La retención hidrosalina se acompaña de:
    • Tensión mamaria a menudo dolorosa, que puede ser sobre un seno normal o con una mastopatía fibroquística.
    • Congestión abdominal y pélvica, hinchazón, dolor y a veces flujo abundante.
    • Congestión venosa, con hemorroides o congestión de los miembros inferiores.
    • A consecuencia de la retención hidrosalina, aumento de peso que puede oscilar entre 500 gramos y 2-3 kilos, con hinchazón de las extremidades y la cara.
  • Síndrome psíquico y comportamental. Pueden aparecer, en orden de frecuencia, los síntomas siguientes:
    • Tensión nerviosa e insomnio.
    • Irritabilidad, agresividad, agitación, cólera, fatiga, bajo rendimiento o desánimo.
    • Mala coordinación.
    • Falta de concentración o de memoria.
    • Cambio en los hábitos alimentarios.
    • Alteración de la libido.
  • Síndrome general. Multitud de síntomas patológicos, sobre todo los que tienen un componente psicosomático, se agravan en la fase premenstrual:
    • Cefaleas o migrañas.
    • Dolores diversos en la columna vertebral y las zonas dorsal y lumbar.
    • Náuseas, estreñimiento o diarrea.
    • Problemas cutáneos como acné, herpes, seborrea o uñas quebradizas.
    • Síntomas otorrinolaringológicos y respiratorios.
    • Crisis convulsivas.
    • Alergia.
    • Palpitaciones o agravación de las varices o hemorroides.

No se sabe exactamente qué lo causa, aunque existen varias teorías. A nivel hormonal no existen alteraciones, aunque es interesante solicitar niveles plasmáticos de estradiol, progesterona, prolactina, hormona foliculoestimulante (FSH) y hormona luteínica (LH).

Se apunta como posible motivo al desequilibrio hormonal que comporta el ciclo menstrual, con un exceso de estrógenos en relación a la progesterona, ya sea porque no se segrega suficiente progesterona o se retrasa su secreción.

En los días previos a la menstruación puede disminuir la serotonina, relacionada con el estado de ánimo y el control del apetito.

La carencia de vitamina B6, el aumento de la prolactina, la modificación de otros neurotransmisores (dopamina, noradrenalina, endorfinas, etc.) y la falta de magnesio también pueden influir.

Dieta para prevenir el síndrome premenstrual

Se suelen consumir hasta 500 calorías diarias más en la fase lútea que en la folicular.

No se sabe por qué, pero se siente más apetito: el cuerpo requiere más energía y aumenta la apetencia por lo dulce.

Conviene cuidar la dieta para que siga siendo equilibrada. Además, algunos hábitos dietéticos pueden aliviar el síndrome premenstrual:

  • Mucha fibra. Verduras, cereales integrales y legumbres ayudan a mantener los estrógenos a raya.
  • Pocas grasas. En exceso pueden agravar el síndrome premenstrual. Conviene moderar su consumo y limitarlo a las saludables.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en magnesio, calcio, vitamina B6 y E.
  • Evita abusar de la sal, la cafeína y el alcohol.
  • La soja, con sus isoflavonas, puede aliviar algunas de las molestias.

Artículo relacionado

Homeopatía para el síndrome premenstrual

Dentro de la medicina natural, también la homeopatía puede resultar útil.

La homeopatía, más que buscar una única causa a la patología, establece diferentes perfiles según los síntomas que manifiesta cada mujer, lo que permite abordar el problema de forma más global.

El tratamiento de los tres síndromes va asociado a remedios de fondo.

Descongestionar con remedios homeopáticos

Natrum muriaticum

Este medicamento se conoce como la "sal", pues se elabora con cloruro sódico, y se prescribe a mujeres con síntomas que, si se agravan mucho antes de la regla, pueden persistir después: trastornos del metabolismo hidrosalino, con retención acuosa y edema intersticial; sequedad de mucosa vaginal, que puede alternar con una secreción excesiva; flujo transparente; congestión abdominal y pelviana, con pesadez en el abdomen bajo y dolor dorso-lumbar; astenia; irritabilidad, ansiedad, tristeza y depresión, y acné en el límite del cuero cabelludo.

Dosis: como prevención, Natrum muriaticum 9 CH, de 3 a 5 gránulos dos veces al día, desde el séptimo día del ciclo hasta la menstruación.

Lachesis

Los síntomas se agravan antes de la regla y mejoran cuando baja, principalmente congestión visceral, trastornos venosos en las piernas o en forma de hemorroides, palpitaciones, cefaleas y sofocaciones que empeoran con el calor o el alcohol, excitación, locuacidad y pesadillas.

Dosis: Lachesis 15 CH, desde el día séptimo del ciclo menstrual y hasta el día 21.

Sepia

Si antes de la menstruación aumenta la sensación de peso pélvico y se vuelve dolorosa, empeoran las hemorroides y el dolor de piernas, se segrega un flujo irritante, son frecuentes los trastornos digestivos, aparecen herpes labiales o los signos como tristeza y depresión se agravan y no mejoran con el consuelo, el remedio más adecuado suele ser sepia.

Dosis: 5 gránulos de Sepia 9 o 15 CH al día en la segunda parte del ciclo.

Pulsatilla

Es un remedio importante en la pubertad y del síndrome premenstrual con congestión venosa.

Los síntomas que orientan la prescripción son: pesadez pelviana, flujo abundante espeso no irritante, varices, hemorroides, tensión dolorosa de los senos, reglas retrasadas intermitentes, gran variabilidad anímica (se puede pasar de la risa al llanto en un momento), mejoría con el consuelo, emotividad importante y tendencia ansiosa o depresiva.

Dosis: Desde el día 14 del ciclo hasta la menstruación, de 3 a 5 gránulos dos veces día, de Pulsatilla 15 CH.

La homeopatía puede tratar el síndrome premenstrual en función de qué emociones y comportamientos predominen.

Remedios homeopáticos para trastornos emocionales

En los días previos a la regla son habituales la hipersensibilidad, la tristeza y otras alteraciones del ánimo.

Dosis. Todos estos medicamentos pueden administrarse a la 15 CH, de 3 a 5 gránulos dos veces día.

Ignatia

Se indica para tratar síntomas asociados al síndrome premenstrual como hipersensibilidad con reacciones paradójicas, aparición de espasmos, suspiros, náuseas, sensación de bola a la altura de la faringe, humor cambiante sin motivo aparente, insomnio o gran variedad de manifestaciones exageradas y contradictorias.

Aurum metallicum

Se recomienda para la melancolía antes de las reglas, depresión grave, autodepreciación, intolerancia frente a la contradicción y cólera. Suele haber una sensación de vacío y de desencanto por la vida. Otros síntomas incluyen irritabilidad y sentimientos de culpabilidad o desamparo.

Sepia

Además de para tratar síntomas físicos relacionados con los desequilibrios hormonales, puede ayudar en caso de tristeza, pesimismo, desinterés, dificultad para realizar trabajos intelectuales, indiferencia afectiva o deseo de soledad.

La indiferencia es el aspecto predominante, hacia los seres queridos y hacia la vida. También se indica si la mujer siente aversión a que la toquen, sobre todo antes de la menstruación.

Cyclamen

La tristeza, el deseo de soledad, un carácter escrupuloso, la cefalea y la migraña pueden mejorar con este medicamento.

Nux vomica

Se indica para la irritabilidad, sobre todo con temperamento violento, y si se duerme mal entre reglas. Suele haber también problemas digestivos (hinchazón de vientre, sueño después de comer o estreñimiento).

Artículo relacionado

Otros remedios homeopáticos según el síntoma

Retención de líquidos

Es un motivo de consulta habitual dentro del síndrome general y puede conllevar aumentos de peso importantes.

Se indica Natrum muriaticum, cuando la retención se produce en las piernas y contrasta la delgadez del tercio superior del cuerpo; Thuya occidentalis, si la retención es en el tercio superior, en la zona abdominal, con tendencia a la aparición de pólipos y verrugas; y Natrum sulfur, similar al anterior, cuando existe retención en abdomen, nalgas y muslos.

Todos ellos se toman a 15 CH, desde el día 14 del ciclo hasta la regla, 5 gránulos dos veces al día.

Pechos dolorosos

Para mamas congestionadas, hinchadas, dolorosas y sensibles a la menor sacudida antes de la regla, que suele ser abundante y de ciclos cortos, se toma Lac caninum 9 CH, 5 gránulos a partir del día 14, o un tubo-dosis de glóbulos 30 CH el día 8.

Conium maculatum también puede ayudar si existe un fuerte dolor antes de las reglas, a menudo con nudosidades mamarias duras. Se toma a la 9 CH, 5 gránulos dos veces al día.

Problemas respiratorios

En caso de secreción nasal o dolor de garganta (faringitis y amigdalitis) antes de reglas dolorosas y abundantes, se indica Magnesia carbonica 5 CH, 5 gránulos dos veces al día en la segunda fase del ciclo.

Piernas sensibles

Si duelen las piernas, las venas se dilatan, están sensibles al tacto, como si fueran a estallar, empeoran con el calor, se aconseja Hamamelis virginiana 5 CH, 5 gránulos dos veces día.

En caso de hemorroides con sensación de agujas en el recto que empeoran con el calor, se toma Aesculus hippocastanum 7 CH, 5 gránulos dos veces al día.

Aparte de evaluar el propio síndrome premenstrual, el homeópata puede tener en cuenta otros factores y la personalidad de la mujer a la hora de decidir el tratamiento, empleando tal vez remedios diferentes a los citados en este artículo . Sólo en casos graves debería recurrirse a antiinflamatorios o antidepresivos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?