Cómo evitar que reaparezcan

Tratamiento natural para las aftas bucales

Dr. Pedro Ródenas

A todos en un momento u otro nos ha dado molestias una llaga en la boca. La buena noticia es que se pueden tratar de forma natural y que desaparecen en unos cuantos días.

Las llagas en la boca o aftas bucales suelen cronificarse cuando el estado inmunitario de la persona es bajo, ya sea por motivos orgánicos o por estrés emocional. Pueden aparecer después de infecciones repetidas y de tratamientos prolongados con antibióticos, en deficiencias de vitaminas, especialmente del grupo B (ácido fólico, vitamina B12…), en anemias por falta de hierro, en intolerancias o alergias a determinados alimentos, como en la celiaquía, en inflamaciones intestinales crónicas…

Las frutas y verduras, los cereales integrales, las legumbres y los frutos secos resultan beneficiosos. El exceso de grasa saturada, los productos de bollería o pastelería, los quesos muy curados, los picantes, el alcohol, el tabaco y el café dificultan la curación de las aftas y las cronifican.

Tratamiento a largo plazo de las aftas

Para el tratamiento de fondo, te aconsejo incorporar durante un tiempo suplementos como:

  • El polen (una cucharada sopera diaria).
  • La levadura de cerveza o el germen de trigo (dos o tres cucharadas soperas diarias).
  • Algas en cantidades moderadas o setas como el shiitake.
  • También sería recomendable tomar durante un tiempo prebióticos y probióticos (en forma de preparados dietéticos, de yogur o de productos fermentados) para mejorar la flora intestinal, origen de la mayoría de las alteraciones digestivas, entre las que se incluyen las estomatitis, que se expresan a menudo a través de las aftas bucales.

Artículo relacionado

salvia

6 plantas medicinales eficaces para la boca

Tratamiento puntual

Para el tratamiento puntual y sintomático son efectivos:

  • Los enjuagues con infusión de manzanilla, llantén o tomillo, a la que se pueden añadir unas 20 gotas de extracto de propóleo por vaso. Esta mezcla posee acciones antiinflamatoria, antibiótica, regeneradora y cicatrizante.
  • También son útiles los toques sobre las llagas con el mismo extracto de propóleo o con zumo de limón puro (aunque al inicio es doloroso deja al poco tiempo una sensación anestésica).
  • En el mercado se encuentran preparados en forma de espray que contienen llantén y equinácea, y que también ayudan a acelerar la recuperación de las úlceras y a disminuir sus molestias.

Si la afta no desaparece con estos tratamientos en dos semanas, conviene que acudas al médico para que realice un diagnóstico. Otros síntomas que te deben llevar a la consulta son la fiebre, la dificultad extra para comer o beber o que el tamaño es inusualmente grande.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?