Remedios naturales

Cómo prevenir y tratar las hemorroides de forma natural

Claudina Navarro

Las hemorroides son un frecuente y muy molesto problema que se puede prevenir y tratar con medios naturales. Te explicamos los más eficaces que te ayudarán e evitar que se repitan y a evitar tratamientos más drásticos.

Tres de cada cuatro personas sufren en algún momento de sus vidas de hemorroides. Algunas las padecen varias veces y algunas tienen que pasar por el quirófano para librarse de ellas. Antes de llegar a ese extremo se pueden tomar medidas para prevenirlas y tratarlas con medios naturales.

Las hemorroides a almorranas son venas en el entorno del ano (externas o internas) que se distienden e inflaman. Los síntomas principales son hinchazón, picor y dolor. Las hemorroides internas frecuentemente sangran, lo que provoca un susto considerable. Las externas es menos probable que sangren, pero causan más dolor.

¿Cuáles son las causas de las hemorroides?

Varios factores favorecen su aparición:

  • Permanecer sentado o de pie de manera continuada durante mucho tiempo.
  • Esforzarse al defecar y el estreñimiento.
  • Alimentos como el chile, la tostada, el café (incluso el descafeinado) y el alcohol.
  • El estrés.
  • El embarazo, debido a la presión del feto sobre el abdomen y a los cambios hormonales que dilatan los vasos sanguíneos.
  • La obesidad.

Artículo relacionado

hemorroides

5 soluciones naturales para aliviar y prevenir las hemorroides

¿Cuál es el tratamiento más eficaz?

  • Si el problema es el estreñimiento debemos comenzar por combatirlo. Beber más líquido y comer más alimentos ricos en fibra como las semillas de lino o las judías verdes son medidas fundamentales.
  • También se pueden tomar baños de asiento para combatir los síntomas y favorecer la desinformación. Consiste en sentarse en la bañera o el bidé con suficiente agua tibia como para cubrir la zona del ano durante quince minutos varias veces al día. Además es una buena manera de mantener la higiene. Es importante no utilizar nunca jabón en la zona, ni siquiera cuando nos duchamos, pues agrava el problema.
  • Aplicar compresas tibias durante 10 minutos puede producir un alivio similar.

La mayoría de las hemorroides desaparecen por sí solas después de unos días. Sin embargo, algunas pueden trombosarse y requieren una intervención quirúrgica para eliminar la sangre coagulada.

Las hemorroides que no desaparecen pueden tratarse convencionalmente de varias maneras.

  • Un método es la ligadura, que consiste en colocar una banda elástica alrededor de la base de la hemorroide. La banda corta la circulación sanguínea y, como resultado, la hemorroide desaparece en unos días.
  • Otro método es la escleroterapia: se inyecta una solución química alrededor del vaso sanguíneo para encogerlo.
  • Una tercera técnica se basa en la coagulación infrarroja.
  • El último recurso es extirparla por completo quirúrgicamente (hemorroidectomía).

¿Qué remedios naturales son recomendables?

  • Un contenido abundante de fibra en la dieta siempre es recomendable porque previene problemas digestivos y cardiovasculares al tiempo que alimenta la microbiota intestinal. También es el mejor remedio para prevenir el estreñimiento y los esfuerzos que aumentan la presión sobre las venas que rodean el ano.
  • Para aumentar la cantidad de fibra que consumes añade a tus menús frutas (sobre todo peras, manzanas y ciruelas), hortalizas, cereales integrales y legumbres. Por ejemplo, Por ejemplo, 200 g de lentejas cocidas aportan 16 gramos de fibra, que es casi la mitad de la ingesta mínima recomendada. Si tu dieta es vegetal, consumes estos alimentos, pero todavía tienes estreñimiento puedes tomar cáscaras de semillas de psyllium o dos cucharadas de linaza molida y puesta en remojo, que además te aportará ácidos grasos omega-3.
  • En cambio, conviene evitar los productos lácteos, la harina blanca, la carne roja o procesada, las frituras, los alimentos salados y picantes.
  • Si puedes tolerarlo, toma 100 ml de jugo de aloe vera puro líquido (apto para su ingesta), sin aditivos, después de las comidas.
  • Además, aplícate el gel de aloe vera en la zona con frecuencia, pues alivia y promueve la curación.
  • En lugar de papel higiénico seco, utiliza toallitas humedecidas en agua de hamamelis, que posee propiedades astringentes. Puedes conseguirlas en farmacias.
  • El castaño de indias (Aesculus hippocastanum) es una planta medicinal con propiedades beneficiosas sobre la circulación venosa y la inflamación. Puedes tomar preventivamente o como tratamiento una dosis de 500 mg diarios del extracto por las mañanas. También puedes hacer una decocción con la corteza (una cucharadita por 250 ml de agua) y tomar dos vasos diarios. En farmacias puedes encontrar supositorios que incluyen el castaño de indias entre sus ingredientes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?