probioticos candidiasis

Eficaz y duradero

Estos son los remedios probióticos para la candidiasis

Dos cepas concretas de probióticos son capaces de curar y prevenir de forma duradera muchos casos de infección vaginal con bacterias patógenas.

Claudina Navarro

Muchas mujeres sufren candidiasis vaginales que suelen tratarse con medicamentos antifúngicos, pero tienden a repetirse y en ocasiones con más gravedad.

El problema parece ser debido a un desequilibrio entre las poblaciones de bacterias intestinales que favorece la proliferación de cándidas en la vagina.

Tratamiento con Lactobacillus rhamnosus GR-1 y Lactobacillus fermentum RC-14

Un estudio realizado en el Centro Canadiense para la Investigación y Desarrollo de Probióticos indica que la combinación de dos cepas bacterianas concretas, tomadas en forma de suplemento oral, puede ser el tratamiento más eficaz y duradero.

Las cepas son Lactobacillus rhamnosus GR-1 y Lactobacillus fermentum RC-14. Estos microorganismos pueden hallarse en productos lácteos fermentados o en suplementos probióticos de farmacia o berbodietética que se comercializan para prevenir o tratar diferentes trastornos.

Mediante óvulos vaginales o cápsulas orales

Los probióticos Lactobacillus rhamnosus GR-1 y Lactobacillus fermentum RC-14 se pueden tomar por vía vía oral, una o dos veces al día durante dos semanas. Este tratamiento consigue la curación en el 50% de los casos.

También pueden administrarse mediante óvulos vaginales, dos veces al día durante 5 días para repoblar la vagina y curar la vaginosis bacteriana.

Junto con antibióticos

En las mujeres que requieren antibióticos para curarse, la pareja de probióticos incrementa la eficacia del tratamiento y favorece una repoblación saludable de la microbiota vaginal.

Los probióticos también se pueden tomar de manera preventiva. En un estudio con 64 mujeres quedó probado que tomarlos diariamente durante dos meses reduce el riesgo de que las levaduras y bacterias patógenas digestivas causen problemas en la vagina.

Según los investigadores, no es que los probióticos administrados colonicen las microbiotas intestinal o vaginal, sino que se adhieren a las células de la vagina, la vejiga y el intestino y evitan que lo hagan y se multipliquen las bacterias patógenas causantes de las infecciones.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?