Prevención y tratamiento

Combinar las vitaminas D y A ayuda a prevenir y tratar el infarto cerebral

La vitamina D necesita vitamina A para conseguir los efectos más beneficiosos en relación con la prevención y el tratamiento de los accidentes cerebrovasculares.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Pablo Saz
Dr. Pablo Saz

Médico naturista. Investigador en la Universidad de Zaragoza

Muchos nutrientes son interdependientes. Sabemos, por ejemplo, que el magnesio refuerza el efecto de la vitamina D, que favorece la asimilación del calcio, que a su vez se distribuye adecuadamente por el cuerpo gracias a la vitamina K2.

El consumo de suplementos de vitamina D se está popularizando debido a lo común de la deficiencia. Para maximizar el aprovechamiento y reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, es conveniente tomar la vitamina D junto con vitamina A, ya sea contenida en alimentos o como suplemento, según un estudio realizado en la Universidad Sumatera Utara (Indonesia).

Los accidentes cerebrovasculares a menudo producen daños cerebrales irreversibles, discapacidades permanentes y largos tratamientos de rehabilitación.

¿Por qué tomar vitaminas para el accidente cerebrovascular?

La mayoría de los accidentes cerebrovasculares ocurren como resultado de la arteriosclerosis (depósitos en los vasos sanguíneos) o de la trombosis resultante.

Un suministro insuficiente de vitamina D y vitamina A aumenta el riesgo de arterioesclerosis y, por lo tanto, también de un accidente cerebrovascular.Y la relación es proporcional: cuanto menor es el nivel de vitamina A y vitamina D, mayor es el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

En cambio, si se está bien provisto de vitamina A y vitamina D, las dos vitaminas pueden prevenir y retrasar el desarrollo de la arteriosclerosis gracias a sus efectos antiinflamatorios y antioxidantes.

Artículo relacionado

Vitamina A en el accidente cerebrovascular

La vitamina A y sus metabolitos participan en la protección de la barrera hematoencefálica, lo que reduce la gravedad del daño que puede causar un accidente cerebrovascular.

Además, los receptores de vitamina A colaboran con los de la vitamina D para proteger las neuronas.

Vitamina D en el accidente cerebrovascular

Un estudio llevado a cabo con 818 pacientes mostró que aquellos con niveles más altos de vitamina D sobrevivieron a su accidente cerebrovascular mejor que los pacientes con niveles más bajos de vitamina D.

Otro estudio, en que los participantes ya mostraban signos de endurecimiento de las arterias, tomaron 4.000 UI de vitamina D al día. Después de 4 meses, el endurecimiento de las arterias había retrocedido.

Artículo relacionado

Cómo la vitamina A y la vitamina D se refuerzan

En el estudio de la Universidad Sumatera Utara participaron 120 pacientes con ictus. Todos habían sufrido un ictus isquémico agudo (por bloqueo de un vaso sanguíneo) y fueron diagnosticados a los 3 días. Fueron tratados con medicación estándar y recibieron fisioterapia.

Para averiguar si las vitaminas A y D eran eficaces en la recuperación del accidente cerebrovascular, los participantes se dividieron en cuatro grupos:

  • El grupo de vitamina A recibió 50.000 UI (15 mg) de vitamina A una vez a la semana (equivalente a 90 mg de betacaroteno)
  • El grupo de vitamina D recibió 50 000 UI (1250 µg) de vitamina D3 una vez a la semana
  • El grupo combinado recibió 50.000 UI de vitamina A y 50.000 UI vitamina D3 una vez a la semana
  • El grupo de placebo recibió una preparación de placebo una vez a la semana

Cada remedio se tomó durante 12 semanas. Al comienzo del estudio, es decir, en el momento del diagnóstico del accidente cerebrovascular y antes de que se tomaran las vitaminas, se encontró un nivel insuficiente de vitamina D en todos los pacientes (promedio de 20,75 ng/ml). El nivel medio de vitamina A, por el contrario, fue normal (422,9 μg/l).

Después de tres meses, se lograron los siguientes resultados:

  • En el grupo de vitamina A y en el grupo combinado, el nivel de vitamina A había aumentado.
  • En el grupo combinado, el nivel de vitamina A había aumentado significativamente más que en el grupo de solo vitamina A, lo que sugiere que la vitamina D promueve la absorción de vitamina A.
  • En el grupo de vitamina D y en el grupo combinado, el nivel de vitamina D aumentó significativamente. Los niveles de vitamina D aumentaron un 12% cuando se tomó vitamina D sola, mientras que aumentaron un 30% cuando ambas vitaminas se tomaron juntas.

Por lo tanto, las vitaminas D y A favorecen su absorción mutuamente.

La combinación de vitaminas reduce los niveles de inflamación

La arterioesclerosis va acompañada de procesos inflamatorios crónicos, con marcadores elevados de interleucina-1β (IL-1β) e interleucina-1 (IL-1), que aparece en el caso de accidente cerebrovascular.

La vitamina D regula a la baja la inflamación. En el estudio anterior, el nivel de IL-1β solo disminuyó en el grupo de vitamina D y en el grupo combinado. Por lo tanto, la vitamina A parece respaldar claramente el efecto antiinflamatorio de la vitamina D.

Artículo relacionado

Esta combinación mejora recuperación tras un accidente cerebrovascular

La escala de accidentes cerebrovasculares National Institute of Health Stroke Scale (NIHSS) se puede utilizar para evaluar la gravedad de un accidente cerebrovascular. Esta escala consta de 5 niveles:

  • 0: sin síntomas de accidente cerebrovascular
  • 1 - 4: síntomas menores
  • 5 - 15: síntomas moderados
  • 16 - 20: síntomas moderados a severos
  • 21 - 42: síntomas fuertes

En el estudio, la puntuación NIHSS cayó más en el grupo combinado, lo que demuestra que administrar ambas vitaminas tras un derrame cerebral es una buena elección. Los resultados detallados fueron los siguientes:

  • Vitamina A: el valor NIHSS cae de 12,1 a 10,3
  • Vitamina D: el valor NIHSS cae de 13,2 a 10,4
  • Vitamina A y D: el valor NIHSS cae de 13,25 a 6

Un efecto óptimo de la vitamina D parece ser posible solo en presencia de vitamina A. Como dicen los autores del estudio, administrar vitamina A junto con vitamina D puede maximizar los efectos antiinflamatorios y neuroprotectores esperados de las vitaminas.

Los autores añaden que "la administración simultánea de vitamina D y vitamina A de forma sinérgica (reforzándose mutuamente) reduce la arteriosclerosis y protege el paredes vasculares al inhibir el estrés oxidativo y la inflamación. Por lo tanto, la administración combinada de las dos vitaminas es un enfoque prometedor en la terapia y prevención de la arteriosclerosis".

¿Son suficientes las vitaminas para la prevención de accidentes cerebrovasculares?

Por supuesto, tomar vitaminas no garantiza absolutamente la prevención de un derrame cerebral o que este pueda superarse fácilmente.

Muchos otros factores influyen en el riesgo de arterioesclerosis y accidente cerebrovascular, así como en el curso de la rehabilitación después de un accidente cerebrovascular, por ejemplo la constitución general, la nutrición, el entrenamiento físico, etc.

Siempre hay que pensar de manera integral e incorporar tantas medidas de protección como sea posible.

¿Se puede obtener vitamina A de los alimentos vegetales?

Los alimentos de origen vegetal no contienen vitamina A, pero sí contienen el betacaroteno, que el cuerpo transforma en vitamina A.

Se requieren alrededor de 6 a 12 mg de betacaroteno para producir 1 mg de vitamina A. El betacaroteno se encuentra sobre todo en verduras de color verde oscuro y naranja (calabaza, col rizada, espinacas, canónigos, pimientos rojos, boniato y zanahorias).

100 g de zanahorias, que se encuentran entre las mejores fuentes de betacaroteno, contienen alrededor de 8 mg de betacaroteno.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?