Lo más natural para tus ojos

Cómo tratar 5 problemas oculares de forma natural

Jaume Pauné

optometrista

Los ojos son una ventana a la belleza del mundo y unos buenos hábitos ayudan a mantenerlos sanos. Descubre cómo cuidarlos y resolver sus problemas más comunes.

Los ojos son los órganos de la visión, protegidos por párpados y cejas.

Popularmente se los ha considerado "espejos del alma", y nada es tan cierto como que los pensamientos agradables imparten un brillo especial a la mirada.

Los usamos para observar, leer, seducir, preguntar, expresar alegría o tristeza, reprender... Tantas cosas que a veces se olvida que son también una parte muy delicada del cuerpo, la única, por cierto, en la que el sistema nervioso toma contacto directo con el exterior.

Unos hábitos adecuados ayudan a protegerlos. Los ojos deben cuidarse tanto desde el interior, con la alimentación y la relajación, como desde el exterior, mediante la higiene y lavados oculares.

Artículo relacionado

ojeras, bolsas ojos cansados remedios

Remedios caseros para los ojos cansados, las ojeras y las bolsas

Veamos a continuación cómo prevenir y tratar los trastornos oculares más comunes.

1. Cómo calmar la conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación de la superficie ocular: la membrana conjuntiva.

El comportamiento es similar al de la mayoría de tejidos cuando se inflaman: los vasos se dilatan y llega más sangre, por lo que se concentran más células para defender o reparar la zona. La mucosa ocular modifica a su vez la lágrima aumentando las proteínas defensivas, que son muy grandes, y esto hace que se formen residuos viscosos o "legañas".

Los síntomas incluyen ojos enrojecidos, legañas, sensación de roce, picor, escozor y pesadez, dependiendo de la causa e intensidad.

Las causas abarcan desde sequedad ocular y procesos irritativos transitorios hasta procesos más intensos o duraderos. El tratamiento depende de la causa, intensidad y evolución de los síntomas.

Las conjuntivitis infecciosas, producidas por bacterias o virus, suelen ser agudas y se pasan en días o pocas semanas; aunque la intensidad varía, el contagio es muy fácil. Nunca se deben compartir toallas con personas afectadas, que deberían secarse con toallas de papel desechable.

En las conjuntivitis alérgicas se hace preciso eliminar los alérgenos.

Para prevenir la conjuntivitis es básica una buena higiene personal, en especial de las manos.

En caso de ojos muy rojos y fuerte dolor o empeoramiento, tras dos días debe acudirse al oftalmólogo.

Los lavados oculares dos o tres veces al día pueden calmar la irritación o una conjuntivitis leve. Se prepara una infusión con una mezcla de aciano y eufrasia –una cucharadita por vaso de agua mineral–, y se agrega una pizca de sal.

Artículo relacionado

Ojos secos: tratamiento natural

Ojos secos: remedios naturales para calmar la irritación

2. Prevenir las cataratas de forma natural

Las cataratas se producen por la pérdida de transparencia del cristalino, una lente situada detrás de la pupila que sirve para enfocar nítidamente.

Por efecto de la luz ultravioleta, enfermedades como la diabetes o más frecuentemente el paso de los años, el cristalino se va volviendo opaco y se va perdiendo visión. En su aparición influyen otros factores como fumar, miopía alta, infecciones o la tendencia familiar.

Una dieta inadecuada, unas condiciones ambientales agresivas y la propia oxidación del organismo también generan radicales libres, que son causa de envejecimiento ocular.

Los síntomas incluyen una lenta y progresiva disminución de la visión. Esta aparece nublada, desenfocada o como si se viera a través de un velo, y no mejora al cambiar de gafas.

Puede acusarse, además, una menor capacidad para captar la tonalidad de los colores y deslumbramiento con luces intensas.

El tratamiento de las cataratas es fundamentalmente quirúrgico: se extrae el cristalino y se sustituye por una lente artificial.

Como prevención se aconseja usar gafas de sol, sobre todo en la montaña y la playa, evitar el estrés y compensarlo con técnicas de relajación, seguir una alimentación rica en vitaminas (A, B y C) y minerales (cinc, calcio, magnesio y selenio) y evitar tóxicos como el alcohol o el tabaco.

3. ¿Cómo se produce y se trata el glaucoma?

El glaucoma se debe a una acumulación de humor acuoso. Este líquido nutre el ojo, pero cuando se produce demasiado o disminuye su salida se acumula dentro del ojo y aumenta la presión ocular. Esto destruye las células nerviosas y conduce a una pérdida de visión.

Lamentablemente no produce síntomas hasta que la pérdida de visión es elevada. Solo un examen oftalmológico lo puede detectar. Generalmente se recomienda realizar un examen completo de los ojos a partir de los 40 años de edad.

El propósito del tratamiento es disminuir la presión en el ojo mediante gotas o cirugía. La fitoterapia intenta rebajar la presión intraocular y aportar los nutrientes necesarios para una buena salud ocular.

Se puede utilizar infusión de muérdago (una cucharada de planta seca por taza de agua, dos tomas diarias) y arándano, que por su riqueza en flavonoides antocianósidos y antioxidantes resulta ideal como neuroprotector.

Se recomienda comer alimentos ricos en vitamina B1 (los enfermos de glaucoma presentan bajos niveles de tiamina), vitaminas A y C, y rutina, que se encuentran mayoritariamente en los cítricos.

Artículo relacionado

Carpaccio de cítricos con aliño de coco y tamari

Carpaccio de cítricos con aliño de coco y tamari

Los enfermos de glaucoma no deberían abusar de las proteínas, dado que estas empeoran los síntomas; tampoco de estimulantes como el café o el chocolate.

4. Degeneración macular: prevención y cuidados

Esta enfermedad degenerativa afecta principalmente al centro de la retina.

La retina se encarga de convertir la luz en estímulos nerviosos que se trasmiten al cerebro. La porción central se llama "mácula" y es la parte responsable de la función visual del detalle.

La degeneración macular suele presentarse en personas mayores de 60 años y es la segunda causa de ceguera más frecuente en la vejez, por detrás de la diabetes.

Existen dos tipos de degeneración macular asociada a la edad: la "seca", de evolución lenta, y la "húmeda", que requiere una rápida intervención del oftalmólogo especialista en retina.

Como causa se ha planteado su relación con los radicales libres, sobre todo debidos a la exposición a la luz ultravioleta, factores nutricionales y el estilo de vida.

Los síntomas más característicos son la pérdida de agudeza visual y la visión distorsionada. Si se dan hay que consultar rápidamente a un oftalmólogo.

El tratamiento se basa en cambiar hábitos que potencien el ejercicio, la eliminación de tóxicos como el tabaco y el alcohol, y una alimentación rica en carotenoides como luteína y zeaxantina.

Para prevenirla se aconseja tomar extracto de semilla de uva o arándano y ginkgo, así como incluir en la dieta diaria selenio, betacaroteno y vitaminas C y E.

Artículo relacionado

Ginkgo

Ginkgo, la gran esperanza para trastornos del envejecimiento

5. ¿Cómo proteger los ojos delante del ordenador?

Notar los ojos cansados e irritados es muy habitual cuando se han pasado varias horas frente a la pantalla de un ordenador. Estos siete consejos, muy fáciles de seguir, ayudan a proteger la vista y a reducir esa sensación.

  1. Haz pausas. Cada hora da un paseo para ir al baño, descansar o beber algo. Si no puedes levantarte, cierra los ojos y parpadea exageradamente. Cada 15 minutos mira por la ventana a un punto lejano.
  2. Regula la iluminación. Evita la luz directa del sol o artificial y usa lámparas que den una iluminación indirecta y envolvente. La iluminación en el trabajo ha de ser homogénea, sin zonas muy luminosas junto a otras oscuras, ya que eso obliga a los ojos a adaptarse continuamente. Pero no todas las bombillas son iguales: usa lámparas y bombillas de calidad. El parpadeo y los tubos fluorescentes dañan la vista al leer. La oscuridad, por otra parte, convierte al monitor en un punto de luz muy molesto para los ojos.
  3. Ajusta el monitor. Elige un monitor LCD de calidad, con una tasa de refresco alta. Colócalo a una distancia mínima de tu brazo estirado y a la altura de los ojos, o en el caso de portátiles, a 45 grados. Usa un brillo similar a la iluminación. Los portátiles incorporan su propia pantalla; evita los de gama muy baja: suelen "sacrificar" la calidad de pantalla y tarjeta gráfica.
  4. Usa letras grandes. Puedes aumentar la letra por defecto en el navegador y los editores de texto, aumentar las imágenes para editarlas, etc. Cuanto menos fuerces la vista, mejor.
  5. Evita leer texto blanco sobre fondo negro. Si es mucho texto, prueba a "seleccionar todo" para invertir los colores.
  6. Elimina distancias. Para copiar texto o pasar datos reduce la distancia entre el papel y la pantalla para evitar enfocar y desenfocar continuamente.
  7. Usa humidificador. En las oficinas la sequedad del ambiente debido al aire acondicionado afecta mucho a ojos, oídos y nariz; en los ojos puedes compensarlo echándote agua al ir al baño o poniéndote colirio de manzanilla o eufrasia cada dos horas. En casa, un humidificador evita la sequedad ocular y reduce mucho el cansancio visual.

Artículo relacionado

recetas-boniatos

5 recetas para convertir el boniato en el ingrediente estrella

Cómo y cuándo hacer un lavado ocular

El problema más frecuente de los ojos es la sequedad. Mientras que el resto del globo ocular queda relativamente protegido, la superficie del ojo se expone al polvo, el humo, el agua de la piscina, cuerpos extraños...

Los lavados brindan una forma sana de cuidar los ojos a diario. Para realizarlos:

  • Conviene adquirir una bañera ocular en la farmacia.
  • Se abren los ojos unos segundos dentro del agua y se parpadea un poco. Se termina secando los ojos y aprovechando para limpiar los párpados y la base de las pestañas.
  • Este baño limpia la superficie ocular, baja la inflamación y alivia el cansancio. Se recomienda hacerlo por la mañana y a lo largo del día cuando se sientan los ojos irritados.
  • Para las bolsas que se forman bajo los ojos, se aplican sobre los párpados durante 10 o 15 minutos dos gasas con patata rallada fría de la nevera. Los ojos descansan y las bolsas u ojeras desaparecen. El resto lo hará un sueño reparador.

¿Comer sano ayuda a ver mejor?

Comer habitualmente fruta y verdura es una forma de prevenir problemas oculares.

  • Tanto las vitaminas C y E como el cinc aminoran, gracias a su efecto antioxidante, los daños causados por los rayos ultravioleta del sol.
  • Además, los alimentos ricos en estos nutrientes o en betacarotenos, luteína, zeaxantina o ácidos grasos omega-3 previenen enfermedades como la degeneración macular senil, y retrasan la aparición de cataratas.
  • Los betacarotenos abundan en zanahorias, calabazas, boniatos, patatas, col rizada, melón, albaricoques y cerezas, mientras que la vitamina C destaca en pimientos, naranjas, fresas, kiwis y otros vegetales.
  • La vitamina E pueden aportarla los cereales integrales, almendras, semillas de girasol o de lino, aguacates y cacahuetes. Por su parte, el cinc se encuentra en semillas de calabaza, legumbres como los garbanzos, cereales integrales o coles.
  • La luteína y zeaxantina se encuentran en espinacas, acelgas, maíz, berros y caquis. En ácidos grasos omega-3 son ricos alimentos como el aceite de lino o de cártamo y las nueces.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?