Plantas repelentes

Verano sin picaduras

Jordi Cebrián

Soluciones naturales más seguras y más respetuosas con el medio ambiente

La propia naturaleza, a través de un amplio abanico de especies vegetales, brinda soluciones acaso menos contundentes, pero más respetuosas con el medio ambiente y más seguras, al estar libres de sus efectos tóxicos.

Además de colgar ramilletes, se pueden colocar macetas con plantas repelentes en los alféizares y el balcón, distribuir quemadores y ambientadores por la casa, o fabricar saquitos rellenos de plantas impregnadas de aceites esenciales y guardarlos en los armarios.

A estas medidas se pueden sumar otras preventivas, como evitar la ropa estridente u oscura, o la manga corta y el escote cuando se está en espacios muy proclives a los insectos, procurar no usar perfumes ni desodorantes perfumados y no optar por comidas muy dulces si se vaya a salir al campo.

Son, en suma, soluciones tradicionales que funcionan mejor o peor, como la maceración de ajenjo, que pulverizada es eficaz contra los ácaros, pulgones y hormigas, o la infusión de romero que repele a las garrapatas, o el tiesto de albahaca que ahuyenta a las moscas, o las friegas con hojas de saúco, útiles contra moscas y mosquitos.

Muchas plantas atraen a los insectos a fin de polinizarse, pero algunas también los ahuyentan a través de sus propios mecanismos de defensa. Descubre las más adecuadas y cómo utilizarlas.

Plantas repelentes

Citronela

Esta gramínea (Cymbopogon nardus), originaria de la India y Sri Lanka, ahuyenta sobre todo a mosquitos y abejas. De uno de sus componentes volátiles, el citronelol, se ha derivado uno sintético que se emplea en repelentes comerciales. Para utilizarlo, basta con aplicarse dos o tres gotas del aceite esencial diluido en una cucharilla de aceite vegetal sobre la piel expuesta, cuando cae el atardecer o antes de acostarse; otra solución es diluir unas gotas en un recipiente lleno de agua, empapar un trapo y pasarlo por ciertas partes y rincones de la casa.

Aceite de neem

El neem (Azadirachta indica), un árbol originario de la India y Myanmar, tiene muchos usos en medicina ayurvérdica y en cosmética. De sus semillas y hojas se obtiene un aceite que contiene azadiractina, que interfiere en el ciclo vital de algunos insectos, a los que no destruye pero sí repele y evita su reproducción.

Se recomienda para ahuyentar a tábanos y mosquitos dentro y fuera de casa, contra plagas de piojos y, como alternativa a los plaguicidas químicos, contra las plagas que ocasionan algunos insectos chupadores y escarabajos en las plantas de la terraza.

Se aplica frotando la piel o en pulverizaciones de la infusión, mezclado si se quiere con otros insecticidas naturales. Se encuentra en forma de aceite o las hojas secas para infusión y en productos cosméticos.

Limón

Resulta más o menos eficaz contra la invasión de hormigas, para lo cual se riegan con el zumo los trayectos y accesos que estas usan. Hay quien lo combina con trementina y vinagre. Se puede emplear el zumo de limón sobre la piel como repelente de corta duración, o la esencia en ambientadores y pulverizadores.

Artículo relacionado

Aguas florales Blog Belleza desde la raíz

¡Refréscate de la forma más natural!

Lavanda

Las diferentes lavandas (Lavandula angustifolia, L. latifolia, L. dentata) se han empleado contra los insectos desde la antigüedad. Era costumbre colgar ramilletes en el umbral de la casa o las habitaciones, para evitar su entrada. La lavanda, fresca o seca, es idónea para protegerse de la irrupción de moscas, avispas, abejas y abejorros en el interior y exterior de la casa.

Triturada y con romero, se usa asimismo para ahuyentar a garrapatas y pulgones. Además, por su poder antiséptico y cicatrizante, ofrece buenos remedios para aliviar la picazón cuando no se ha podido evitar la picadura.

Como ahuyentador, se utiliza colgando ramilletes frescos o secos, o quemando una porción en un dispensador de incienso.

La infusión fuerte, con salvia, ruda o tomillo, aplicada en masaje o spray sirve también como repelente para dentro o fuera de casa. Aplicar la infusión en aceite de oliva o bien unas gotas del aceite esencial puro sobre las picaduras, mezclado con aceite de citronela y de jojoba, con la ayuda de un bastoncito de algodón, alivia el dolor y las ronchas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?