Combate la astenia

¡Llénate de vitalidad con estos 6 alimentos!

En el cambio de estación, cuando es fácil que decaiga el ánimo y te sientas cansado, nútrete con los alimentos capaces de llenarte de vitalidad.

Naranja: vitamina C reforzada. 1. Naranja: vitamina C reforzada

1 / 6

1. Naranja: vitamina C reforzada

La temporada de naranjas se inicia cuando mejor viene su vitamina C para el sistema inmunitario. En febrero destacan las variedades Navel y Salustiana.

Una naranja de 150 g proporciona toda la vitamina C que precisas al día. Además aporta ácido fólico y vitamina B1.

Si la comes entera y no solo el zumo, aprovecharás la fibra, en la que, además, se concentran sus flavonoides, como la quercetina. Estos antioxidantes refuerzan la protección que ejerce la vitamina C. Los flavonoides de la naranja potencian su acción antioxidante.

Tomate en aceite: placer y salud. 2. Tomate en aceite: placer y salud

2 / 6

2. Tomate en aceite: placer y salud

Desecado y conservado en aceite de oliva virgen extra, no solo está delicioso sino que refuerza sus propiedades beneficiosas.

Puedes añadirlo a ensaladas y pizzas. Si lo cocinas un poco todavía mejorarás la asimilación del licopeno antioxidante.

La cantidad de licopeno en el tomate seco es 12 veces mayor que en el fresco y al tomarlo con aceite se potencia su absorción. Este pigmento antioxidante protege la próstata y el colon.

Lentejas: tTe dan su energía. 3. Lenteja pardina: te da su energía

3 / 6

3. Lenteja pardina: te da su energía

La lenteja pardina –marrón por fuera y amarilla por dentro– precisa poco tiempo de remojo y de cocción, y no se deshace ni pierde la piel.

El 25-30% del peso de las lentejas secas corresponde a las proteínas. Es, por tanto, un alimento que todo vegetariano debe tener en su despensa para su consumo habitual. Además aportan un 50% de hidratos de carbono y un 25% de fibra.

Las vitaminas del grupo B destacan en su composición: una ración de 200 g proporciona entre el 10 y el 20% de las necesidades diarias de estos nutrientes esenciales para el metabolismo energético y el funcionamiento del sistema nervioso.

Minerales como el magnesio, el calcio y el hierro se hallan en abundancia. Están muy indicadas para los niños, los adolescentes y las personas que realizan esfuerzos físicos.

Manzana Granny Smith: la más antioxidante. 4. Manzana Granny Smith: la más antioxidante

4 / 6

4. Manzana Granny Smith: la más antioxidante

La verde y luminosa Granny Smith, originaria de Australia, es la manzana más rica en polifenoles antioxidantes, especialmente cianidina y epicatequina, que se hallan más concentrados en la piel. Su sabor es ácido y la pulpa, firme y jugosa.

Es muy recomendable para la salud dental. Su fibra, principalmente pectina, alivia el estreñimiento y contribuye a regular el colesterol.

Acelga: te recarga de vitaminas. 5. Acelga: te recarga de vitaminas

5 / 6

5. Acelga: te recarga de vitaminas

Simplemente hervida, con garbanzos, patata, o como relleno de unas croquetas, la acelga te ofrece reconfortantes platos.

Abunda en hierro (2,7 mg/ 100 g) y vitamina C (39 mg), combinación que favorece la absorción del mineral. Toda la vitamina A que necesitas al día la encontrarás en unos 200 g de acelga, junto con el 50% de la vitamina B6 y una quinta parte de la vitamina B1 y vitamina B2.

Hasta 13 antioxidantes polifenólicos diferentes se encuentran en la acelga y se han relacionado con una mejor salud cardiovascular.

Anacardos: minerales y proteína. 6. Anacardos: minerales y proteína

6 / 6

6. Anacardos: minerales y proteína

Los anacardos, originarios del Brasil, son las semillas de un fruto cuya forma recuerda a un corazón que mira hacia abajo. De ahí que se los conozca como anacardos: ana ("al revés") y cardium ("corazón").

Son muy ricos en minerales. Una ración de 30 g aporta el 20% de las necesidades diarias de magnesio, el 11% de las de zinc y el 10% de las de hierro.

En cuanto a las vitaminas, abundan en vitamina B2 y vitamina B6, nutrientes importantes para el equilibrio nervioso.

En la dieta vegetal son además un complemento proteínico. De los 30 g de una ración, 5 son de proteína. No conviene consumir mucho más debido a la proporción de grasas (12,3 g).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?