En paz

Mudra del valor para cambiar nuestra relación con el miedo

Or Haleluiya

Perder el miedo al miedo, escuchar nuestros miedos y observar cómo nos influyen abre el camino hacia el autoconocimiento y el despertar.

¿Para qué sirve el miedo? ¿De qué nos protege? Solemos tenerlo cuando nos sentimos amenazados por algo real o ficticio, cuando creemos que algo es nuestro y podemos perderlo o queremos evitar algo que creemos que nos podría dañar.

El miedo es una alarma natural y efectiva que nos ayuda a proteger tanto el cuerpo como la identidad creada por nosotros. Pero solemos temerlo, porque el miedo nos paraliza y genera un malestar psicocorporal. Y los seres vivos huimos del dolor.

Artículo relacionado

El valor de tomar uno mismo las riendas

El valor de tomar uno mismo las riendas

¿Y si viviéramos el miedo con curiosidad, con entusiasmo? ¿Y si exploráramos su efecto sobre la respiración, la tensión muscular, incluso sobre nuestra mirada respecto al otro y nosotros mismos? ¿Cómo cambiaría esta actitud nuestra relación con el miedo?

Cuando perdemos el miedo al miedo, este se convierte en un fenómeno interesante que podemos explorar y conocer. El conocido puede convertirse en amigo. El autoconocimiento nos despierta a la realidad de que nada es nuestro y de que cualquier identidad que elijamos no es más que eso: una identidad escogida, una verdad parcial pero nunca la verdad absoluta.

Artículo relacionado

Balasana postura del niño

Asana para acoger lo que te trae la vida

Abhayamudra, el mudra del valor

Este mudra te conecta con tu fuerza innata en esta meditación sobre el miedo.

1. Cómo sentarte

En el suelo, dobla la rodilla izquierda y apoya la pelvis sobre el talón.

Flexionando la rodilla derecha abre la pierna hacia el lateral.

Artículo relacionado

relaja tus trapecios con los puntos gatillo

Un ejercicio para mirar de frente al dolor

2. El mudra del valor

Descansa la mano izquierda sobre la rodilla izquierda uniendo índice y pulgar. Abre la palma derecha hacia delante.

Abhayamudra simboliza "el no miedo", concede valentía frente a la ignorancia, razón última del sufrimiento.

Artículo relacionado

Paz interior

Tener una vida tranquila hoy no es fácil. ¿Cómo encontrar la paz?

3. Explora tus miedos

Mantén la columna erguida y respira profundamente con la cara relajada. Nota cómo se expresa tu miedo –en forma de celos, soledad o quizás rabia– y cómo afecta a tu cuerpo y respiración.

Después de meditar un rato en esta postura, observa qué efecto ha tenido la postura sobre ti.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?