Adrha Chandrasana

Asana para disfrutar de cada momento

La vida es un regalo. Ábrelo y disfruta de los pequeños momentos para convertirlos en grandes experiencias.

Or Haleluiya

El disfrute, tal como el dolor, son inevitables en la vida. Es inevitable sentir una sensación de expansión al ser acariciados por el sol en un día invernal, o al comer algo sabroso y sano.

El monje budista Thich Nhat Hanh dice que es un placer no tener dolor de muelas. Es decir, que la ausencia de dolor no es neutra, sino puro placer. Pero ¿cómo podemos sensibilizarnos y disfrutar lo que damos por sentado?

Para disfrutar incluso de los pequeños momentos que cumplen con las necesidades más básicas, como el primer sorbo de infusión de la mañana o respirar libremente, se requieren solo dos prácticas:

  • Parar, literalmente. Permite darse cuenta de toda la gracia que apoya la vida incondicionalmente, como el aire, el agua, el sol, los árboles…
  • Agradecer los detalles. Practicar la gratitud a la vida otorga fuerza personal y confianza en ella. ¡Una mente agradecida no puede estar insatisfecha a la vez! Momento a momento puedes elegir: gratitud incondicional o insatisfacción crónica. Vivir agradecido es vivir una vida dichosa.

Este es el secreto más grande del disfrute: no esperar a los grandes momentos, sino agradecer los pequeños que ya ofrece el presente.

Adrha Chandrasana, la postura de la media luna

El disfrute crece si se practica a diario. Te propongo hacerlo a través de Adrha Chandrasana.

1. Cómo colocarse

De pie, con las piernas algo separadas, gira la pierna derecha y dóblate a la derecha por la cadera. Apoya la mano en el suelo, a un palmo del pie, para que luego el hombro quede alineado con la muñeca.

2. Entra en la postura

Inhalando, sube la pierna izquierda y mantenla firme. Si no llegas bien con la mano al suelo, puedes poner un bloque de yoga o incluso una silla para apoyarte.

3. Siente tu fuerza

Si presionas ligeramente la mano contra el suelo te darás fuerza y podrás girar la pelvis y el tronco hacia el frente. Mantén la postura unas respiraciones y repite al otro lado, disfrutando de la acción consciente y vigorosa.

Etiquetas:  Or Haleluiya Asanas

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?