Variación

Asana del guerrero para enfrentarte a tus miedos

Or Haleluiya

Escuchando el miedo y abrazándolo podemos aprender mucho de aquello que no deseamos. Además, ganaremos mucha paz.

Todos somos guerreros a nuestra manera y lo demostramos desde en situaciones como la lucha inconsciente contra virus y bacterias hasta en los procesos de independencia de los padres o de los gobiernos opresores. Y es que el ser humano lucha para vivir, pero también por el derecho a opinar libremente y elegir el estilo de vida que desea.

Uno puede llegar a tener miedo de verbalizar sus necesidades o de los cambios que trae la vida. Pero el miedo, como cualquier otra emoción, nos informa sobre nuestras creencias y necesidades, sobre nuestros valores y deseos. El miedo es una emoción magnífica que nos avisa de lo que nos gustaría evitar. ¡Cómo no agradecérselo!

Artículo relacionado

Abhayamudra mudra valor

Mudra del valor para cambiar nuestra relación con el miedo

Si no se aprende a apreciar el miedo, se coge miedo del miedo. Y esto aterroriza, entristece y a menudo paraliza. Si se escucha y se dialoga con el miedo, como se haría con un buen amigo que nos quiere proteger, se puede aprender y disfrutar mucho. El diálogo sincero pone fin a la lucha y es primordial, ya que no se puede luchar por la paz. La única forma de conseguir la paz es ser pacífico.

Variación del guerrero I

Esta variación de Virabhadrasana I o Postura del Guerrero I es ideal para experimentar el espíritu de lucha con todas sus contradicciones.

1. Separa los pies

  • De pie, da un salto o un paso al lado para separar los pies un metro más o menos.
  • Gira el pie derecho 90 grados, y el izquierdo unos 60, a la derecha.

2. Prepara la postura

Al exhalar, flexiona la rodilla derecha a un ángulo de 90 grados de modo que el muslo quede paralelo al suelo y la rodilla, justo encima del talón.

Artículo relacionado

Asana del guerrero con loto

Guerrero con loto, la asana para ganar libertad

3. Ponte guerrero

  • Inhala, extiende la columna y eleva los brazos.
  • Ancla los pies en el suelo y crece hacia arriba.
  • Cruza los antebrazos entre sí y junta las palmas de las manos.
  • Quédate unas 10 respiraciones y repite hacia el otro lado. Disfruta de cada respiración consciente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?