guerrero

Variación

Asana del guerrero para enfrentarte a tus miedos

Escuchando el miedo y abrazándolo podemos aprender mucho de aquello que no deseamos. Además, ganaremos mucha paz.

Or Haleluiya

Todos somos guerreros a nuestra manera y lo demostramos desde en situaciones como la lucha inconsciente contra virus y bacterias hasta en los procesos de independencia de los padres o de los gobiernos opresores. Y es que el ser humano lucha para vivir, pero también por el derecho a opinar libremente y elegir el estilo de vida que desea.

Uno puede llegar a tener miedo de verbalizar sus necesidades o de los cambios que trae la vida. Pero el miedo, como cualquier otra emoción, nos informa sobre nuestras creencias y necesidades, sobre nuestros valores y deseos. El miedo es una emoción magnífica que nos avisa de lo que nos gustaría evitar. ¡Cómo no agradecérselo!

Si no se aprende a apreciar el miedo, se coge miedo del miedo. Y esto aterroriza, entristece y a menudo paraliza. Si se escucha y se dialoga con el miedo, como se haría con un buen amigo que nos quiere proteger, se puede aprender y disfrutar mucho. El diálogo sincero pone fin a la lucha y es primordial, ya que no se puede luchar por la paz. La única forma de conseguir la paz es ser pacífico.

Variación del guerrero I

Esta variación de Virabhadrasana I o Postura del Guerrero I es ideal para experimentar el espíritu de lucha con todas sus contradicciones.

1. Separa los pies

  • De pie, da un salto o un paso al lado para separar los pies un metro más o menos.
  • Gira el pie derecho 90 grados, y el izquierdo unos 60, a la derecha.

2. Prepara la postura

Al exhalar, flexiona la rodilla derecha a un ángulo de 90 grados de modo que el muslo quede paralelo al suelo y la rodilla, justo encima del talón.

3. Ponte guerrero

  • Inhala, extiende la columna y eleva los brazos.
  • Ancla los pies en el suelo y crece hacia arriba.
  • Cruza los antebrazos entre sí y junta las palmas de las manos.
  • Quédate unas 10 respiraciones y repite hacia el otro lado. Disfruta de cada respiración consciente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?