Asana del guerrero con loto

Estar presente

Guerrero con loto, la asana para ganar libertad

Una mente serena y consciente, que no persiga ansiosa el placer, es la base del crecimiento personal. El yoga te ayuda a desarrollarla y ganar libertad.

Or Haleluiya

Crecer es inevitable. Todos lo hacemos: aprendemos de nuestras acciones, revalorizamos nuestras decisiones y sacamos conclusiones.

Pero crecer personalmente tiene un ingrediente añadido, y es la intención, el deseo de liberarse de una mente condicionada por el pasado, los hábitos y el ruido mental. Se requiere una mente abierta, ligera y flexible para valorar cada instante y sus opciones.

Crecer es desarrollar una mente que no persiga ansiosa el placer ni huya del dolor, y en cambio esté presente y serena ante lo que sucede. Uno se entrena acomodándose al dolor sin rechazarlo, negarlo u oponerse a él; dando la bienvenida a cada expresión de la realidad, aunque sea poco deseada.

Vivir el presente es básico para el crecimiento personal, porque el presente es precisamente donde vivimos. Si uno no es del todo consciente y no está atento al presente, ¿cómo va a poder crecer?

A veces puede doler, como a los niños les duele cuando les crecen los dientes, pero la madurez es un proceso enriquecedor. En él reside la auténtica libertad.

Guerrero con loto, asana para serenar la mente

El objetivo de esta asana es generar una energía en la base del cuerpo, en las piernas, para sentir cómo podemos sostenernos en cualquier situación de la vida, mientras observamos el loto crecer entre las manos.

1. Entra en la postura

De pie, lleva la pierna derecha atrás, bien extendida, mientras doblas la pierna izquierda.

2. Siente la tierra

Pon atención en las plantas de los pies, apóyalas bien en el suelo y agradece la tierra que te sostiene.

Con las piernas firmes, haz crecer la columna hacia atrás.

3. Haz crecer la flor

Eleva los brazos hacia el cielo juntando pulgares y meñiques, y revela los demás dedos al sol para crear la flor de loto con tus manos.

Haz a la flor crecer mientras mantienes las raíces bien firmes en el suelo: así se crece.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?