estiramiento tonificante tracción empuje

Traccionar y empujar

Estiramiento tonificante para ganar libertad de elección

El instinto nos lleva a buscar el placer y a evitar el dolor. Ser consciente de este reflejo te dará libertad a la hora de elegir qué quieres realmente hacer.

Or Haleluiya

A lo largo del día traccionamos y empujamos continuamente diferentes aspectos de nosotros y de los demás.

Traccionamos y atraemos hacia nosotros lo que nos gusta, y empujamos y alejamos lo que no nos convence: nos agarramos al placer y huimos del dolor.

Esta acción tan básica es un reflejo automático que hacen hasta los recién nacidos. Es elemental en la evolución y supervivencia de la especie. Basta ver un animal disfrutado de una comida o caricias y la manera como lo pide para ver que no es solamente un reflejo humano. Cada ser viviente aprecia y valora su vida y sus momentos de placer y busca la manera de evitar el dolor.

Sin embargo, aun con sus beneficios, tiene dos grandes limitaciones. Al obedecer continua y ciegamente a nuestros gustos y placeres, es fácil volverse esclavo de los sentidos, lo que nos condena a la insatisfacción crónica. Y, a veces, lo que conviene a la salud, el planeta y otros seres vivos es incómodo o caro, pero es lo correcto según valores de sostenibilidad y equilibrio.

Practica una observación despierta cuando atraigas o alejes situaciones o personas en tu vida, porque hasta que no reconozcas que lo haces, no podrás elegir. Al reconocer el reflejo y su mecanismo, se puede ejercer el libre albedrío y elegir según los valores más elevados.

Estirar y tonificar mediante la tracción y el empuje

Este estiramiento te tonifica, pero también te permite experimentar la tracción y el empuje en tu cuerpo para aprender a reconocerlos.

1. Cómo colocarte

Con las piernas firmes, dobla el tronco y agarra el palo con ambas manos.

Nota el estiramiento en la cara posterior de las piernas, a lo largo de la columna y en los costados.

2. Utiliza tu fuerza

Con la derecha tira el palo hacia ti y nota cómo se tonifica el brazo.

Con la izquierda empuja y aleja el palo, notando cómo se estiran el brazo y el costado.

3. Juega a observar

Esta acción crea un juego de fuerzas que tonifica y estira la parte superior del cuerpo y permite experimentar la energía que se gasta al agarrase y al empujar algo existente.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?