Técnicas de pranayama

Cómo practicar la respiración alterna para disfrutar del silencio y del momento

La vida está llena de pequeños milagros: pensar, imaginar, sentir... Prestarles la atención que merecen nos realinea física y psíquicamente.

or-haleluiya
Or Haleluiya

Profesora de yoga

E1 buen tiempo ofrece la oportunidad de relajarse en entornos naturales como la playa, la orilla de un río o la montaña, mucho más favorables para calmar la mente que las ciudades, donde la contaminación acústica y el estrés generalizado pueden dificultar la concentración.

Mirando al mar, bajo un árbol, al alba o a la puesta de sol, la relajación y meditación resultan cualitativamente diferentes.

Un modo simple de encontrar la quietud interior y generar energía es practicar las técnicas de respiración del yoga o pranayama. El prana es el principio universal de energía o fuerza vital que reside en cada ser vivo. Equivaldría al chi de la medicina china.

En el ser humano, su primera manifestación es la respiración. Por eso, la práctica del pranayama tiene como objetivo aumentar y controlar esa fuerza vital. Al dominar el prana también se domina la mente, considerada su manifestación interior

Qué es la respiración alterna y cómo se practica

El anuloma viloma o respiración alterna es una poderosa técnica de pranayama utilizada para calmar la mente y equilibrar la energía, especialmente útil para relajarse antes de meditar o dormir.

Esta respiración alterna o anuloma viloma enseña a disfrutar del silencio y de la propia respiración, a darse cuenta del placer de poder respirar libremente y agradecer que la vida respira a través de nuestro cuerpo.

Artículo relacionado

1. Cómo colocar los dedos

Siéntate sobre el suelo o una silla con la columna erguida; en una posición cómoda, con la espalda recta y la barbilla algo levantada.

Con el pulgar derecho tapa la fosa nasal derecha; con el meñique y el anular, la izquierda. Índice y corazón se pliegan hacia dentro.

La mano izquierda reposa en la rodilla izquierda.

Los ojos deben permanecer cerrados y la mente debe enfocar el punto situado entre las cejas.

2. El flujo del aire y los tiempos

Empieza tapando la fosa nasal derecha y expulsa todo el aire por la izquierda.

Inhala por la izquierda tres segundos, abre la fosa derecha, tapa la izquierda y exhala por la derecha seis segundos.

Inhala por la derecha tres segundos, abre la fosa izquierda, tapa la derecha y exhala por la izquierda seis segundos.

Haz durar la exhalación el doble que la inhalación: relaja y ayuda a centrarse.

Repite hasta completar tres rondas.

Se puede aumentar progresivamente hasta las diez diarias.

También se pueden aumentar los tiempos, respetando la proporción: 4-16-8, por ejemplo.

Artículo relacionado

Por qué la respiración alterna sirve para maravillarse

Maravillarse da placer y produce una expansión interna, una emoción profunda de gratitud, respeto y apreciación. Por eso suele acompañarse de una postura física más alineada.

Cuando nos sale naturalmente un "¡Oh!", la columna se alarga e inhalamos profundamente como si quisiéramos absorber el momento. Incluso nos llevamos las manos al corazón.

A menudo creemos que para maravillarnos necesitamos estar ante un paisaje espléndido, abrazar a un bebé u otra experiencia extraordinaria que nos deje sin palabra y humedezca los ojos. Olvidamos que una mera respiración ya es un milagro.

Artículo relacionado

Mover, pensar, imaginar, sentir, cantar y actividades que se podrían considerar ordinarias son una maravilla, porque nos otorgan libertad: de expresión, de movimiento, de crecimiento.

Para apreciar las bellezas y las bendiciones que permiten que la vida florezca no hace falta nada especial, simplemente hacer una respiración consciente y acordarse de ellas.

Apreciar y maravillarse son claves para nuestra salud. Nos permiten ver con nitidez la magia en la vida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?