saludo-sol

Gana vitalidad

Saluda al sol cada mañana y conecta con tu energía interior

La postura de yoga Urdhva hastasana ayuda a brillar con luz propia, como lo hace el sol. Te enseñamos a practicarla.

Or Haleluiya

Imagínate despertando por la mañana abierto a todo lo que está por venir. Una sensación en la que cabe el mundo y todos sus escenarios posibles. Como si saludaras al sol, a su energía que permite que la vida fluya. Como si saludaras a una cálida fuente de energía de tu interior, que tiene para ti el brillo y la fuerza del sol. ¿Cómo sería tu vida si reconocieras esta energía interna y la tratases como a una aliada?

Despertar el corazón

En la práctica de yoga las mañanas se comienzan saludando al sol, tanto al exterior como al interior. Saludándole recordamos nuestra vitalidad y ese poder interior para afrontar retos con una perspectiva lúcida.

El sol inspira por su generosidad; brilla para todos. La práctica de la luminosidad y la generosidad despierta el corazón y aviva la salud. Puedes elegir despertar como el sol, preparándote para brillar y ofrecer tu luz a los demás. Al disfrutar de una conexión profunda con tu luz interior, la generosidad no se siente como un sacrificio; no hay sentimiento de pérdida porque la energía interna, al ser reflejo de la externa, se vuelve inagotable.

Para aliviar tensiones

1. De pie con los pies juntos o a la anchura de las caderas, estira bien las rodillas.

2. Inspira y levanta los brazos por los lados, estirándolos por encima de la cabeza. Mantén las palmas de las manos mirándose entre sí. Estira la espalda y esconde el abdomen. Exhala pausadamente.

3. A la vez que estiras el abdomen, la musculatura intercostal y los pectorales, respira profundamente abriendo la caja torácica. Así también se destapará la mente.

4. Activa la fuerza muscular de piernas y pelvis para sentir la longitud de la columna mientras respiras profundamente.

Etiquetas:  Or Haleluiya Salud

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?