Vigorizante natural

Por su poder energético, las bayas de espino amarillo (Hippophae rhamnoides) se han convertido en un inestimable recurso herbario, poco explorado en nuestro país.

Este arbusto, de hasta 3 metros de altura, muy ramificado y espinoso, de hojas linear-lanceoladas, flores recubiertas de pilosidad escamosa y bayas esféricas, de color amarillo o naranja, crece en las dunas costeras y en los márgenes de lechos de ríos en áreas de montaña del interior.

Es frecuente en el oeste y centro de Europa, así como en Asia central y septentrional, pero muy escaso en la península Ibérica. Aun así, se conocen poblaciones autóctonas en el Pirineo aragonés. 

Propiedades medicinales

  • Las bayas del espino amarillo destacan por su alto contenido en vitamina C, comparable al de los frutos del rosal silvestre y la acerola, y superior al de los cítricos. Ello da fe de su importancia como alimento energético y tonificante. Es igualmente reseñable su importancia en betacarotenos, vitamina E, ácidos grasos insaturados como el ácido oleico, flavonoides, fitosteroles, mucílagos y taninos.
  •  
  • Su principal indicación es como tónico general, para fortalecer el organismo contra las infecciones y para acelerar la recuperación tras una larga convalecencia. Es ideal en caso de astenia, debilidad física y anemia, y para prevenir resfriados y procesos gripales.
  •  
  • Se ha probado también la importancia del espino amarillo como estimulante de la digestión, útil en caso de desórdenes gástricos como la gastritis y la gastroenteritis. Además, es astringente y antidiarreico.
  •  
  • Al espino amarillo se le atribuye cierta capacidad como estimulador de la circulación sanguínea y como reductor de los niveles de grasa y colesterol en la sangre. Está señalado como un apoyo herbario en desórdenes cardiacos y como un preventivo válido de la arteriosclerosis.
  •  

Otros usos

  • El aceite de espino amarillo se emplea como loción para hidratar la piel y retrasar su envejecimiento. Algunos productos de cosmética lo llevan incorporado porque nutre y restaura la piel, por una parte, impidiendo o frenando su oxidación y envejecimiento celular, y por otra la protege de las condiciones exteriores extremas. Aplicado sobre la piel, el aceite de espino amarillo alivia todo tipo de irritaciones cutáneas y elimina eccemas, durezas, granos y forúnculos.
  •  

Fórmula de herbolario

  • Tisana para la astenia o debilidad: Un remedio herbario muy recomendable en caso de astenia o debilidad es la tisana que se prepara macerando entre 6 y 8 frutos durante toda una noche. Luego se cuela al día siguiente y se dulcifica, si se quiere, con una pizca de miel. Se ha de beber a lo largo del día, en pequeñas dosis. No obstante, debido a su alto poder astringente, no se debe consumir más allá de unos 5 o 6 días seguidos.
  •  
  • Por otro lado, tiene un ligero efecto vermífugo, aplicable en caso de parásitos intestinales. Más agradable e igualmente válido resulta tomar las bayas en forma de zumo natural o en mermelada casera.

  •  

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

 

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?