Poliamor

Estás coartando mi libertad, beibi

Estas coartando mi libertad, beibi

Todo el mundo tiene sus límites. Pero como vivimos en la cultura olímpica del más alto, más lejos, más nosequé parece que un límite es una cosa a superar obligatoriamente, no sea que el capitalismo se nos vaya a hundir de golpe.

¿Por qué narices queremos romper la monogamia?

¿Por qué narices queremos romper la monogamia?

Nos han dicho que la monogamia es el demonio, que es moderno romperla. Pero, ¿por qué? Si nos preguntamos sobre las dinámicas, encontraremos muchísimas razones para romper con el sistema monógamo, muchas.

Tu amor es distinto al mío: negociemos o rompamos

Tu amor es distinto al mío: negociemos o rompamos

El patriarcado nos educa para que idolatremos el modelo del amor romántico, que es diferente para hombres y mujeres. ¿Qué pasa si cada cual tiene una forma diferente de entender el amor y la pareja?

La gran trampa del amor romántico

La gran trampa del amor romántico

El romanticismo nos hace creer a las mujeres que somos frágiles princesas y que el amor de un príncipe nos salvará. El amor sin romanticismo nos hace libres.

Si nos hieren a una, nos hieren a todas

Si nos hieren a una, nos hieren a todas

Tal vez, en lugar de luchar por un ligón de turno que sale con otra mujer y le miente, deberíamos dejar de enrollarnos con este tipo de hombres. Porque la confrontación femenina refuerza el patriarcado.

Resulta que el problema no eran los celos

Resulta que el problema no eran los celos

Los celos son como el piloto de avería del coche. A veces el motor está averiado, a veces es el piloto el que no funciona. La solución no es apagar la bombilla.

Poliamor, el nuevo milagro quitagrasas

Poliamor, el nuevo milagro quitagrasas

Si me dieran 1€ por cada vez que he oído que el poliamor no funciona (o "muy poliamorosa, pero luego tienes celos"), ahora sería la Bill Gates de la no monogamia.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?