Cobre

El cobre es indispensable para el organismo en la absorción de nutrientes y para fortalecer el sistema inmunitario. Descubre sus propiedades y cómo garantizarte la dosis de cobre necesaria para sentirte activo y fuerte.

El cobre es un oligoelemento esencial para el organismo humano. Está presente en las células de todos los tejidos.

Para qué sirve el cobre

Las funciones son variadas y todas ellas igualmente importantes, pero destacan:

  • Participa en la producción de energía a partir de otros minerales y vitaminas, la formación de hemoglobina, glóbulos rojos y diversas enzimas o la eliminación de radicales libres.
  • Interviene en la comunicación entre neuronas, en el funcionamiento cardiaco y colabora en la integridad del sistema nervioso central.
  • Participa en la degradación de hidratos de carbono, lípidos y proteínas para generar energía en las células.
  • Participa en la producción de células inmunitarias y en la síntesis de un tejido conjuntivo flexible en todo el cuerpo.

Propiedades del cobre

  • Protege la salud cardiovascular. Contribuye a prevenir la arterioesclerosis y la hipertensión porque mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos. Su acción sobre el colágeno y la elastina contribuye a mejorar el tono del músculo cardiaco. Además, regula el colesterol.
  • Mejora el sistema inmunitario. Juega un importante papel en el desarrollo y el mantenimiento de la respuesta inmunitaria frente a bacterias y virus. Además, su deficiencia puede relacionarse con una disminución de los glóbulos blancos, lo que favorece las infecciones frecuentes.
  • Previene enfermedades óseas. El cobre ayuda a evitar la aparición de la artritis reumatoide, no solo por su capacidad de generar elastina y colágeno, sino también por su acción antioxidante que reduce la inflamación. Además, previene la pérdida de densidad ósea.
  • Podría proteger frente a las enfermedades neurodegenerativas. Se está investigando un desequilibrio disfuncional del cobre en el inicio de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson. Se caracterizan por distonía y deterioro cognitivo y podría estar involucrado en la formación de placas seniles.

Causas de la deficiencia de cobre

Solo una de cada 100.000 personas sufre deficiencia de cobre, que puede obedecer a una alimentación muy inadecuada, al consumo de suplementos de otros nutrientes o a una mala absorción por causas genéticas.

A veces se descubre esta deficiencia en pacientes con anemia que no responden a la suplementación con hierro.

La principal causa es un trastorno genético y se suele diagnosticar a bebés prematuros o personas con malabsorción.

Qué pasa si el cobre está bajo

Las consecuencias de una deficiencia de cobre son varias:

  • Deficiencia de células sanguíneas.
  • Anormalidades en el tejido óseo y conjuntivo.
  • Desórdenes neurológicos.
  • Alteraciones de la función inmunitaria
  • Mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Despigmentación de la piel
  • Cabello canoso prematuro.

Cuánto cobre se necesita

La OMS no recomienda tomar más de 5 mg al día, porque a partir de 10 mg puede generar toxicidad y trastornos hepáticos severos. Estas son las ingestas diarias recomendadas en cada caso:

  • Los hombres necesitan 1,3 mg de cobre al día
  • Las mujeres necesitan 1 mg (1,2 mg en caso de embarazo y lactancia) de cobre al día.
  • Los bebés empiezan con 0,2 mg y sus necesidades aumentan con el tiempo.
  • Al llegar a la adolescencia, ya son similares a la adulta.
  • En casos de afecciones de hígado o riñón no se deben superar los 3 mg.

Dieta equilibrada en cobre

Para evitar posibles deficiencias conviene consumir alimentos que lo contienen y no tomar cantidades muy elevadas de otros nutrientes.

  • El exceso de zinc dificulta la absorción del cobre. Los suplementos de zinc se aconsejan para combatir los virus, pero no hay que excederse con la dosis. Las cantidades altas de vitamina C también podrían interferir con su función.
  • El cobre no se suele suplementar de forma aislada, sino que se incluye en multivitamínicos, que satisfacen necesidades generales. La toxicidad es poco común, aunque grave, y puede deberse a una suplementación inadecuada o a factores genéticos.

Alimentos vegetales con cobre

Las principales fuentes alimentarias de este oligoelemento son:

  • Los frutos secos y las semillas (anacardos, pipas de girasol, avellanas, almendras, cacahuetes y lino)
  • Los cereales integrales o en copos (salvado de trigo y el alforfón o trigo sarraceno)
  • Las ciruelas.
  • Las uvas pasas.
  • Las lentejas.
  • Los champiñones.

Interacción del cobre con otros minerales

  • Favorece la asimilación del hierro, pero un exceso de este mineral debilita la absorción de cobre.
  • También un exceso de zinc, suplementado en periodos prolongados con 50 mg diarios, puede causar su déficit.

 

 

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?