Superalimentos

¿Cómo se hace la cura tibetana del ajo?

Los beneficios para la salud del ajo son bien conocidos. Te explicamos todo acerca de la llamada cura tibetana del ajo, sus beneficios y para quien es adecuada.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

La cura tibetana del ajo fue desarrollada por monjes en el Tíbet entre dos mil y tres mil años antes de Cristo y descubierta en 1971 en unas viejas tablillas de arcilla en un monasterio en ruinas. Poco después, la receta se difundió por todo el mundo y se tradujo gradualmente a prácticamente todos los idiomas.

A diferencia de otras curas de ajo, en las que este a menudo se hierve durante horas y, por lo tanto, pierde parte de sus propiedades, en la cura de ajo tibetana se utiliza en crudo.

Propiedades del ajo

La cura del ajo se ha utilizado para tratar numerosas enfermedades, entre ellas la obesidad. También es una medida preventiva. La medicina natural y la ciencia occidental atribuyen al ajo las siguientes propiedades:

  • Posee acción antivírica.
  • Es antioxidante, por lo que ayuda a combatir el estrés oxidativo y los radicales libres.
  • Reduce el colesterol LDL y aumenta el colesterol HDL
  • Disminuye los niveles de grasas en sangre (triglicéridos)
  • Favorece la circulación de la sangre.
  • Ayuda a reducir la presión arterial.
  • Mejora las funciones del hígado y los riñones.

Receta de la cura del ajo

Para la cura del ajo tibetano, primero debes hacer una tintura.

Ingredientes para al tintura de ajo:

  • Un frasco de 500 ml con cierre hermético
  • Dos frascos de cristal de 200 ml con pipeta en el que luego pondrás la tintura terminada
  • Una gasa fina para colar la tintura
  • 350 g de ajo ecológico
  • 200 ml de licor con aproximadamente 40% de alcohol (vodka, orujo..)

Elaboración:

  1. Pela los ajos y machácalos en un mortero. Si no tienes mortero, pica el ajo en los trozos lo más pequeños posibles y ponlos junto con el alcohol en el tarro hermético.
  2. Sella el frasco y colócalo en un lugar fresco durante 10 días (en el refrigerador si es verano).
  3. Después de 10 días, cuela el líquido ligeramente verdoso a través de la gasa y exprime bien la mezcla de ajo.
  4. Ahora llena los frascos con pipeta con la tintura.
  5. Deja la tintura de ajo en la nevera tres días más y luego comienza la cura

Puede pasar que el ajo o la tintura preparada se vuelva verde, azulada o verde hierba.

No te preocupes, la decoloración resultante es completamente inofensiva para la salud y ocurre ocasionalmente al picar el ajo porque al picarlo se produce una reacción entre las sustancias sulfurosas propias del ajo, diversas enzimas y ciertos aminoácidos. Esto puede crear dos pigmentos, uno amarillo y otro azul. Cuando los dos se mezclan, se crea el verde.

Las tinturas generalmente tienen una vida útil de 1 año. Sin embargo, es recomendable que la tintura de ajo se consuma en un plazo de 3 meses.

Cómo se realiza la cura

Agrega la cantidad de gotas especificadas a continuación a un poco de agua y toma la mezcla 20 minutos antes de cada una de las tres comidas principales.

A partir del día 11 después de la preparación (los anteriores 10 días ha estado reposando), toma 25 gotas antes de cada comida y sigue así hasta que se agote la tintura.

Durante la cura se debe seguir una dieta lo más saludable posible.

Quién no debería hacer la cura

Incluso las personas que no toleran muy bien el ajo pueden en muchos casos tomar la cura sin ningún problema. Sin embargo, no se recomienda a los siguientes grupos de personas:

  • Personas que toman anticoagulantes (el ajo puede aumentar el efecto anticoagulante, ya que también se considera anticoagulante en sí mismo).
  • Personas alérgicas al ajo.
  • Personas con problemas gastrointestinales graves.
  • Personas con problemas con el alcohol (debido al contenido de alcohol de la tintura de ajo utilizada).
  • Las personas que están enfermas, tienen debilidad hepática o están tomando medicamentos deben hablarlo con su médico.

Referencias científicas sobre las propiedades del ajo:

  • Kik et al. Garlic and health. NMCD.
  • Butt MS et al. Garlic: nature's protection against physiological threats. Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?