No más acidez

La dieta más recomendable contra la Helicobacter pylori

Dr. Pedro Ródenas

Lo más importante es mejorar nuestros hábitos para evitar que aparezca esta bacteria asociada a las úlceras.

Desde el criterio naturista el Helicobacter pylori como todas las bacterias o microorganismos, crece y se multiplica en un lugar que le es favorable. Parece ser que la excesiva secreción de ácidos gástricos favorece el terreno para que el Helicobacter pylori se desarrolle, lo que explica su alta presencia (95%) en los pacientes ulcerosos y su ausencia en personas aclorhídricas, con una secreción gástrica prácticamente nula.

Sin embargo, el 90% de los portadores de esta bacteria no padecen úlcera gastroduodenal, lo que demuestra que por sí sola no causa la enfermedad.

La verdadera causa no es infecciosa, sino que tiene que ver principalmente con varios factores:

  • con los alimentos que requieren altas cantidades de ácido clorhídrico y pepsina para ser digeridos.
  • con la costumbre de beber habitualmente en las comidas, lo que diluye los jugos gástricos y estimula su producción.
  • con el tabaco, el alcohol o el café.
  • con algunos medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, y con el estrés y las preocupaciones.

Artículo relacionado

beber-agua

8 hábitos para calmar la acidez de estómago

Mejores tratamientos contra la Helicobacter pylori

Por lo tanto el tratamiento con antibióticos no es una solución definitiva, puesto que si persisten las causas de la hipersecreción la bacteria vuelve a aparecer. El tratamiento adecuado pasa por corregir las causas de la acidez.

Los lácteos, al desdoblarse en ácido láctico, incrementan la acidez estomacal y duodenal y facilitan el crecimiento de la bacteria. Las carnes, que precisan de abundantes ácidos para digerir sus fibras, los embutidos, los productos refinados y los ricos en azúcar, favorecen su aparición.

En cambio, el brécol y la coliflor han demostrado eficacia ante las úlceras duodenales. Desde hace años, en medicina naturista, se recomienda un vaso de jugo de col cruda, y también de patata cruda, antes de las comidas, con resultados satisfactorios.

Una dieta con abundantes frutas y verduras, especialmente purés (calabaza, cebolla, puerros, patatas…) y sin fritos es la más recomendable.

Entre las plantas con acción bactericida sobre este microorganismo destaca la jara rosa mediterránea (Cistus Incanus). También la arcilla disuelta en agua, tomada por vía oral, ayuda a combatir la infección. En el mercado hay productos que la contienen.

Pero lo más importante es no olvidar que más que combatir la infección con antibióticos, aunque sean naturales, hemos de adquirir hábitos que impidan que esta aparezca.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?