Huerto y jardín

8 métodos para evitar caracoles y babosas sin matarlos

Te explicamos como puedes hacer que estos molestos inquilinos del huerto y el jardín los abandonen sin dañarlos. Sin productos químicos ni otros métodos agresivos.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Los caracoles hambrientos no son bienvenidos en el jardín. Tan pronto como oscurece, los caracoles y las babosas salen de sus escondites y se abalanzan con entusiasmo sobre verduras delicadas del huerto como lechugas, otras verduras o plantas con flores.

La mayoría de trucos caseros para deshacerse de ellos no consigue gran cosa. Te explicamos cuáles son realmente eficaces.

No todos los caracoles causan daño

Algunos de los caracoles que encontramos en el jardín no representan una amenaza para los macizos de flores y las verduras. La mayoría de los caracoles de concha no causa prácticamente ningún daño, porque se alimenta principalmente de material vegetal muerta y no de vegetales jóvenes.

Las especies que causan problemas en los huertos son la babosa española, la babosa de jardín y la babosa de campo. Todas ellas son nudibranquios.

  • El caracol romano incluso ayuda a controlar la plaga de nudibranquios, pues se come sus huevos.
  • El caracol de labio blanco (estos son los pequeños y bonitos caracoles caseros) no causan ningún daño digno de mención en el jardín.
  • La babosa tigre es el enemigo natural de la babosa española. El nudibranquio de diez a 20 centímetros de largo come partes de plantas y animales muertos, así como los huevos de la babosa española.

Artículo relacionado

Empieza tu huerto urbano

Es el momento: comienza ya con tu huerto urbano

Lucha contra los caracoles y las babosas

Lo mejor es combinar varias medidas contra los caracoles y las babosas:

  1. Riega las plantas por la mañana, lo más selectivamente posible. Cuanto más seco esté el subsuelo alrededor de las plantas, más difícil será para las plagas llegar a su destino.
  2. Un jardín que acoja la mayor diversidad de vida también es una protección contra los caracoles. Dondequiera que los erizos, ratones, pájaros, gusanos y escarabajos se sientan como en casa, los caracoles (y sus nidadas de huevos) tienen menos posibilidades de sobrevivir.
  3. Enmarca tus lechos de verduras y plantas ornamentales con un borde hecho de césped, mantillo de corteza, serrín, arena, harina de roca o cal.
  4. Usa una valla anticaracoles que tenga un borde curvado hacia afuera, de esta manera caen antes de atravesarla.
  5. El café ayuda a repeler a los caracoles y las babosas. Las concentraciones bajas evitan que los animales coman o los aleja, las concentraciones más altas son incluso fatales. Esto se debe a la cafeína, que probablemente actúa como una neurotoxina. Espolvorea mucho café molido alrededor de las plantas que vale la pena proteger. También puedes rociar café muy cargado en las hojas.
  6. Coloca hojas de ruibarbo o mitades de cáscaras de naranja o pomelo en el suelo, debajo de las cuales los caracoles y las babosas pueden encontrar refugio. Puedes irlos recolectando por la mañana para llevarlos a otro lugar (lejos de tus plantas).
  7. Un huerto urbano elevado o una mesa de cultivo elevada dificultan el acceso a las queridas verduras.
  8. Coloca tablas húmedas en el jardín por la noche y recoge los caracoles y las babosas que se hayan depositado encima a la mañana siguiente.

Artículo relacionado

Cultivar huerto

¡Pon un huerto en tu vida! Todo son ventajas

Las trampas de cerveza no deben colocarse

Desaconsejamos el uso las trampas de cerveza. Se trata de vasos hundidos en el suelo que se llenan de cerveza. Esta bebida atrae con éxito a los caracoles y a las babosas, pero los caracoles caen dentro del recipiente y se ahogan allí. No es necesario acabar con la vida de estos animales.

Por otra parte, la cerveza también huele tentadora para los caracoles y las babosas del jardín de los vecinos. De esta manera, se atraen más caracoles que sin la trampa de cerveza.

Plantas que conviene evitar si luchas contra los caracoles y babosas

A los caracoles les encantan las hojas verdes tiernas. Si quieres prevenir los caracoles, es mejor evitar la lechugas y espinacas, o plantarlas en una cama elevada o en una jardinera. A los caracoles también les gusta comer las flores de muchas plantas ornamentales.

Las plantas que contienen sustancias amargas o ingredientes venenosos, tienen hojas duras o peludas o espinas no son populares entre los caracoles, como las siguientes:

  • Aster
  • Ajedrea
  • Helecho
  • Sedum
  • Geranio
  • Capuchina
  • Amapola
  • Perejil
  • Peonía
  • Rábano
  • Rosa
  • Romero
  • Remolacha
  • Salvia
  • Cebollino
  • Apio
  • Tomillo
  • Tomate
  • Cebolla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?