Muy saludable y poco conocida

Alga cochayuyo: 6 motivos y 4 ideas para añadirla a tu dieta

Dr. Pedro Ródenas

El cochayuyo chileno se consume desde hace siglos como alimento y remedio popular. Descubre sus beneficios para tu salud y recetas que puedes preparar con esta alga.

Aunque las algas no son un alimento muy frecuente en las mesas de nuestro país, desde hace unos años ha aumentado de forma importante su consumo entre las personas preocupadas por su salud.

Las algas más conocidas y consumidas proceden de Galicia y el Japón, y tienen una textura similar a las verduras. Me gustaría hablar hoy de un alga menos conocida, originaria del sur de Chile: su nombre científico es “Durvillaea Antarctica” y popularmente se conoce como “cochayuyo”.

El cochayuyo chileno se consume allí desde hace siglos como alimento y como remedio popular para ciertos problemas de salud. Esta alga tiene un volumen y una consistencia más carnosa que las otras y culinariamente se asemeja más a una seta que a una verdura. En España se comercializa actualmente como complemento alimenticio y se puede encontrar en tiendas de productos ecológicos, dietéticos y herboristerías.

Composición nutricional del cochayuyo

  • El cochayuyo chileno es una fuente de proteínas de buena calidad. Su aporte por 100 g de alga es de 11,26 g.
  • Contiene todos los aminoácidos esenciales. Destaca la gran cantidad (1,83 g por 100 g) de cistina, potente antioxidante y desintoxicante del organismo al transformarse en L-cisteína, y de ácido glutámico (1,38 g por 100mg) protector y reparador de la mucosa digestiva, con acción antiinflamatoria, estimulante de la síntesis de neurotransmisores y de proteínas del músculo, y precursor del glutatión, principal antioxidante de las células.
  • También es rico en ácido aspártico (1,15 g por 100g), aminoácido que estimula la interconexión neuronal, el crecimiento muscular, aumenta el consumo energético o metabolismo, y al estimular la producción de la hormona luteinizante favorece la ovulación.
  • Como todas las algas, el cochayuyo es un alimento muy rico en minerales y oligoelementos, especialmente en magnesio (1.010 mg por 100 g), calcio (1.160 mg por 100 g), hierro (30 mg por 100 g), azufre (1.040 mg por 100 g), y yodo (490 microgramos por 100 g). También contiene vitamina E (alfa-tocoferol).
  • Su contenido en grasa es muy bajo (0,27 g por 100 g). En cambio, contiene abundante fibra soluble (47,5 g por 100 g), que ayuda a alimentar la microbiota, a prevenir el estreñimiento, la diabetes del adulto y el colesterol elevado, y por su gran capacidad de retener líquidos aumenta la sensación de saciedad, tan útil en el control de la obesidad.
  • Gran parte de esta fibra, entre 30 y 40 g, es ácido algínico, uno de los más potentes desintoxicantes debido a su poder quelante, capaz de unirse a tóxicos como metales pesados y sustancias radiactivas y arrastrarlas fuera del organismo.

Propiedades medicinales del cochayuyo

  • El cochayuyo tiene potentes propiedades depurativas, antioxidantes y quelantes, como acabamos de ver en su composición, que justifican su indicación en dietas y curas de desintoxicación y limpieza orgánica, especialmente durante y después de tratamientos farmacológicos crónicos o intensos (antiinflamatorios, corticoides, inmunosupresores, quimioterapia…), o del consumo excesivo de alcohol u otras sustancias adictivas, o cuando queremos deshacernos del exceso de estrógenos.
  • También es de gran ayuda para favorecer la función hepática, para proteger y desinflamar la mucosa digestiva, corregir el estreñimiento y, por su riqueza en mucilagos reducir la acidez gástrica y favorecer la expectoración.
  • Su alto contenido en fibra regula la absorción de colesterol y glucosa, y al mismo tiempo su efecto saciante, junto al aporte de yodo, la hace muy recomendable para dietas para adelgazar.
  • Es un excelente reconstituyente en situaciones que se necesita un aporte extra de minerales y oligoelementos, como en la infancia, el embarazo o en ancianos, y en las anemias.
  • Por su abundante aporte en calcio, azufre, yodo, hierro y magnesio, y por su contenido en silicio, zinc y vitamina E, es una gran ayuda para fortalecer pelo, piel, y uñas, y en problemas dermatológicos en general (acné, eccemas, psoriasis…).
  • Por todas estas propiedades depurativas y reconstituyentes, también tiene una acción inmunoestimulante, aumentando nuestras defensas.

¿Qué se puede cocinar con cuchayuyo?

Esta gran alga, que llega a medir más de 15 metros, una vez troceada, se puede consumir de forma cruda como aperitivo y en ensaladas o cocinada en sopas o purés junto a hortalizas y cereales (añadirla a las legumbres facilita su digestión), pasta, o como ingrediente de empanadas, fritos, horneados, paellas…

Debido a su capacidad de retener líquidos, y a su alto contenido en ácido glutámico, el cuchayuyo se impregna de los ingredientes que le rodean potenciando su sabor.

También se puede utilizar cruda y molida para aliñar ensaladas, sopas y purés, o para añadir a zumos o caldos detox, por ejemplo hirviéndola durante una hora con seis cebollas medianas, dos ramas de apio, cuatro zanahorias y una manzana. Este caldo se consume frío antes de las comidas, con zumo de un limón recién exprimido, una cucharada sopera de levadura de cerveza o nutricional, y otra de alga cochayuyo triturada.

A continuación te proponemos algunas sabrosas recetas con cochayuyo.

Aperitivo de cochayuyo crudo con ajo y perejil

Ingredientes

  • Cochayuyo crudo
  • Ajo
  • Perejil
  • Limón
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación (5')

  1. Remoja el cochayuyo en agua el tiempo que consideres necesario según la textura deseada (si te gusta “al dente” unos 15-30 minutos, si lo prefieres más meloso de 2 a 4 horas).
  2. Escurre y prepara un aliño con zumo de limón, ajo y perejil bien picado, aceite de oliva y un poquito de sal. Deja macerar un buen rato para que coja mejor el sabor.

Variantes

Se puede tomar tal cual como aperitivo, agregar a la ensalada, ya sea de verduras u hortalizas crudas o de pasta o a un plato de cereales o legumbres.

También podemos hervirlo hasta que esté tierno y después aliñarlo.

Arroz con brócoli, espárragos verdes y cochayuyo

Ingredientes

  • 400 g arroz semi-integral
  • 40 g de cochayuyo
  • 1 brócoli
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • 1 cebolla grande troceada
  • Sal y aceite de oliva virgen
  • Hierbas aromáticas al gusto (orégano, tomillo…)

Preparación (15'+25' de cocción)

  1. Rehoga unos 10 minutos el cochayuyo lavado con la cebolla troceada, añade el brócoli en ramilletes pequeños y los espárragos tiernos troceados, da una vuelta y vierte el arroz (remojado previamente unas horas, lavado y escurrido)
  2. Remueve todo junto un par de minutos y añade agua hirviendo.
  3. Deja cocer hasta que el arroz esté en su punto.

Quinoa con alcachofas, puerro y cochayuyo

Ingredientes:

  • 400 g quinoa
  • 40 g de cochayuyo
  • 1 Kg de alcachofas
  • 3-4 puerros
  • Agua de mar
  • Sal y aceite de oliva virgen

Preparación (15'+35' de cocción)

  • Lava bien la quinoa.
  • Pon a hervir en una olla agua natural y agua de mar (1/3 parte de agua de mar). Cuando empiece a hervir tira la quinoa y déjala cocer unos 15 minutos bajando un poco el fuego.
  • Corta los puerros y rehógalos con el cochayuyo lavado.
  • Añade las alcachofas peladas y troceadas sin dejarlas cocer demasiado.
  • Cuando tengas lista la quinoa, mezcla todo removiendo unos minutos para que coja sabor y sirve.

Variantes

Se puede tostar ligeramente la quinoa, antes de hervirla, con una pizca de cúrcuma o algún otro condimento como comino, hinojo…

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?