Sorprende

9 formas originales de preparar la quinoa y que te quede perfecta

Aunque ya podamos encontrar quinoa en cualquier supermercado, este pequeño pseudocereal aún guarda muchos secretos. ¿Quieres descubrirlos?

Ahora que tenemos quinoa disponible casi en cualquier supermercado, herbolario, etc., su popularidad ha crecido como la espuma, pero también las dudas sobre cómo cocinarla.

La quinoa, aunque no sea un cereal (es un pseudocereal) se cocina como el arroz, el mijo o el cuscús. Son semillas pequeñas que necesitan de un proceso para hacerlas comestibles.

Artículo relacionado

Quinoa

7 cereales sin gluten para celiacos (y no tan celiacos)

9 formas inesperadas de cocinar la quinoa

Lo primero que tenemos que hacer si partimos de las semillas crudas es tomar una porción, la que vayamos a cocinar, y lavarla.

No es que venga sucia, es que las semillas están recubiertas de unas sustancias llamadas saponinas que la propia planta produce para su protección, pero que dan un sabor amargo desagradable. Durante la recolección y procesado de la quinoa se eliminan parte de las saponinas, pero en casa es preferible darles un lavado antes de cocinar.

Basta con poner la quinoa (por ejemplo 1 taza) en un colador fino y lavar las semillitas bajo el grifo. Después escúrrelas muy bien.

La quinoa se cuece muy rápido, no es necesario dejarla en remojo. Pero sí podemos remojarla para obtener otras formas de quinoa comestible.

1 / 7
Berenjena-con-quinoa. Berenjenas con quinoa y piñones

1 / 7

Berenjenas con quinoa y piñones

Ingredientes:

  • 2 berenjenas
  • 
4 cucharadas de aceite de oliva
pizca de sal
  • 
2 tazas de quinoa cocida

  • 5-6 hojas de menta
un ramito de perejil

  • 25 g de piñones (puedes usar en su lugar almendras, anacardos o pistachos)

Preparación:

  • Precalienta el horno a 200ºC.
  • Corta las berenjenas por la mitad a lo largo y corta la carne en diagonal a ambos lados, llegando hasta abajo pero sin romper la piel. Espolvorea con la sal y ponle un poquito de aceite de oliva por encima.
Hornéalas en una bandeja de horno, con la parte cortada hacia arriba, unos 40 minutos (hasta que estén tiernas).
  • Mientras se hacen las berenjenas calienta en una sartén un par de cucharadas de aceite de oliva.
  • Saltea la quinoa 3-4 minutos. Pica la menta y el perejil y añádelo. Agrega también los frutos secos y un poquito de sal al gusto. Saltéalo todo junto 5 minutos, hasta que esté bien fragante.
  • Sirve las berenjenas con el salteado de quinoa por encima.
Fotografía: Gtres/Stockfood
pastizio-vegano-con-quinoa. Pastitsio vegano (lasaña griega)

2 / 7

Pastitsio vegano (lasaña griega)

Ingredientes:

Para la capa de pasta:


  • 3 tazas de macarrones o rigatoni integrales cocidos y escurridos

Para el ragú de quinoa:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 
1 cebolla

  • 2 dientes de ajo

  • 250g de champiñones

  • 2 tazas de quinoa cocida
  • 
3 cucharadas de salsa de soja
  • 
100 ml de vino tinto
  • 
400g de tomates pelados (de lata)
  • 
¼ de cucharadita de sal

  • ½ cucharadita de orégano
  • 
¼ de cucharadita de tomillo

  • 2 hojas de laurel

Para la bechamel:

  • 120 ml de aceite de oliva

  • 100 g de harina de trigo integra
  • l
650 ml de bebida de soja, avena o almendras (sin azucarar y sin sabores)

  • Una pizca de nuez moscada

  • ¼ de cucharadita de sal

  • 2 cucharadas de levadura de cerveza desamargada

Preparación:

  • Pica fina la cebolla y el ajo.
 Lava los champiñones y pícalos también.
 En una sartén grande calienta el aceite a fuego medio y pon la cebolla. Cuando esté traslúcida, añade el ajo y mézclalo. Cuando el ajo empiece a dorarse, añade los champiñones y dóralo todo junto unos minutos, hasta que se evapore el agua que sueltan los champiñones.
  • Agrega la quinoa y la salsa de soja y mézclalo muy bien.
 Añade el vino tinto y remuévelo bien. Deja que se evapore.
Echa los tomates a la sartén y rómpelos con la cuchara o una paleta de remover. Espolvorea con la sal.
 Agrega el orégano, tomillo y laurel y baja un poquito el fuego.
  • Deja que se fría todo junto, removiendo de vez en cuando, hasta que quede más bien cremoso. Resérvalo.
  • En un cazo o cacerola calienta el aceite a fuego medio.
 Añade la harina removiendo constantemente hasta que se forme una pastita. 
Baja un poco el fuego y añade poco a poco la bebida vegetal, sin dejar de remover con unas varillas, para incorporarla y que se vaya formando una crema suave. 
Añade la nuez moscada y la sal. 
Retíralo del fuego.
  • Precalienta el horno a 200ºC con calor solo arriba.
  • En una bandeja para horno grande pon el ragú en una capa, alisándola con una cuchara.
 Encima, la pasta.
Y sobre la pasta, la bechamel.
 Espolvorea con levadura de cerveza desamargada.
  • Hornéalo a 200ºC hasta que se dore la superficie (unos 15 minutos). Si lo prefieres, gratínalo unos minutos.
Fotografía: Gtres/Stockfood
galletas-veganas-con-quinoa. Galletas de quinoa

3 / 7

Galletas de quinoa

Ingredientes:

  • 50g de margarina 100% vegetal

  • 65g de azúcar de coco

  • 50 ml de bebida de soja, arroz, almendras o avena

  • 65g de harina de quinoa

  • 35g de harina de trigo sarraceno

  • 20g de harina de maíz
  • 
½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 
¼ de cucharadita de levadura de repostería 
aproximadamente
  • 5 cucharadas de quinoa cocida (ya fría)

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
Pon papel de hornear en una bandeja para horno.
  • En un bol bate a mano la margarina hasta que esté a punto de pomada.
Añade el azúcar de coco y bátelo junto.
Agrega poco a poco la bebida vegetal, incorporándolo bien.
 Añade la harina de quinoa con la levadura y mézclalo. Ve agregando el resto de harinas y el extracto de vainilla. Cuando se forme una masa pegajosa puedes dejar de batir.
  • Pon una cucharada de esta masa en la bandeja de horno y aplástala un poco con una cuchara mojada en agua. Pon por encima un poco de quinoa cocida.
 Cuando tu bandeja esté llena (deja espacio entre galletas) hornéalo 15-17 minutos, hasta que las galletas se doren ligeramente.
Sácalas y deja que se enfríen sobre una rejilla.
Guárdalas en botes herméticos.
Fotografía: Gtres/Stockfood
ensalada-de-quinoa-con-fresas. Ensalada de quinoa con fresas y aliño de aguacate

4 / 7

Ensalada de quinoa con fresas y aliño de aguacate

Ingredientes:

  • ½ taza de quinoa cocida y escurrida, fría

  • 12 fresones maduros

  • 75 g de brotes de espinacas frescas o espinacas frescas cortadas

  • 6-8 hojas de albahaca fresca
un puñado de nueces
  • 1 aguacate maduro
  • 
1 cucharada de tahini

  • 50 ml de bebida de soja
  • Avena o almendras (sin azucarar y sin sabores)
  • 
1 cucharadita de zumo de limón
  • Una 
pizca de sal

Preparación:

  • En un bol o ensaladera mezcla la quinoa con las espinacas.
 Lava los fresones, quita las hojas y córtalos por la mitad.
Añádelos al bol.
  • Pica la albahaca y ponla por encima. Echa también las nueces.
  • Para el aliño bate con la batidora todos los ingredientes. Pruébalo y ajusta de sal y limón a tu gusto.
  • Sirve la ensalada con el aliño aparte para añadir al gusto.
Fotografía: Gtres/Stockfood
risotto-de-quinoa. Falso risotto de quinoa

5 / 7

Falso risotto de quinoa

Ingredientes:

3 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla
1 zanahoria
150g de champiñones portobello (o blancos)
¼ de cucharadita de sal
¼ de cucharadita de albahaca seca
¼ de cucharadita de cebollino seco
pizca de pimienta negra molida
1 taza de quinoa
2 tazas de agua
1 cucharada de almidón de maíz o de tapioca
½ taza de bebida de soja o de avena (sin azucarar y sin sabores)
un chorrito de nata vegetal de soja, avena o arroz

Pica fina la cebolla y la zanahoria.

Calienta el aceite en una cacerola u olla antiadherente a fuego medio y pon tanto la cebolla como la zanahoria. Deja que se doren ligeramente removiendo alguna que otra vez.
Mientras se hace, pica los champiñones.
Agrega los champiñones, sal, albahaca, cebollino y pimienta y mézclalo bien. Deja que se dore todo junto un par de minutos.

Lava la quinoa y añádela a la cacerola. Mézclalo bien.
Echa el agua y sube el fuego. Remuévelo. Cuando empiece a hervir ponlo a fuego lento y deja que se cueza unos 10 minutos, hasta que no quede apenas agua.

Mezcla el almidón con la bebida de soja y añádelo a la cacerola. Remueve rápidamente y apártalo del fuego.
Añade un chorrito de nata vegetal si quieres y sírvelo caliente.

Fotografía: Gtres/Stockfood
rejuvelac

6 / 7

Rejuvelac

El rejuvelac es un líquido producto de la fermentación de cereales o semillas enteras, muy rico en probióticos, que nos sirve principalmente para fermentar quesos veganos caseros (de anacardos, almendras, etc) aunque también se puede tomar como bebida. Su sabor es ácido, más o menos como el agua del chucrut.

Preparación

  • Una vez lavadas las semillas ponlas en un bote grande y añade agua hasta cubrirlas por completo. En lugar de tapa ponle una tela fina (muselina o un trapito fino) con una goma. Deja que repose 4-8 horas en un lugar cálido (pero donde no le dé el sol).
  • Abre el bote, tira el agua, lava con cuidado las semillas y añade agua de nuevo, lo suficiente para hidratarlas (no remojarlas). Vuelve a tapar con la tela y déjalo de 12 horas a 3 días en un lugar cálido (que no le dé el sol), hasta que las semillas germinen y salgan pequeños brotecitos. Recuerda lavarlo un par de veces al día y volver a ponerle solo un poquito de agua, lo justo para mojar las semillas, hasta que broten.
  • Una vez germinadas puedes separarlas en varios botes. Por cada taza de quinoa que hemos usado hay que añadir 1,5 litros de agua, así que puedes poner la mitad en 2 botellas de litro y medio y añadir 750 ml de agua en cada una.
  • Tápalo de nuevo con tela y una cuerda o goma y déjalo 1-3 días más en un lugar cálido lejos del sol, esta vez sin cambiar el agua, hasta que ésta tenga un color blanquecino.
  • Cuela el líquido y guárdalo en botellas bien cerradas en la nevera. Te durará 1 semana.
Fotografía: Gtres/Stockfood
masa-para-pan-de-quinoa

7 / 7

Base para hacer pan

Para el rejuvelac nos quedamos con el líquido, pero ¿qué hacemos con las semillas?

  • Podemos usarlas de muchas formas, igual que haríamos con otros cereales fermentados. Por ejemplo puedes batirlas con la batidora y usarlas como base para hacer panes, junto con la masa madre. La mezcla queda estupenda y le da a los panes, sean planos o gruesos, un sabor y aroma más pronunciados a frutos secos y a semillas.
  • En la cocina hindú utilizan grano fermentado para hacer por ejemplo dosas, un tipo de pan plano.
Fotografía: Gtres/Stockfood

8. Germinados de quinoa

Los brotes de quinoa son muy pequeños, pero hacen a la semilla muy sabrosa y permiten que la usemos en ensaladas, ensaladillas y platos fríos en los que queramos añadir un extra crujiente y fresco.

Para germinar la quinoa solo tienes que seguir los primeros pasos de la receta anterior. Cuando salgan brotes puedes probar unas semillitas y si las quieres más tiernas dejarlas al menos 8 horas más. Los brotecitos también irán creciendo.

Una vez alcancen el tamaño y sabor que te guste, guárdalos escurridos en la nevera. Te durarán 3-4 días.

La quinoa germinada se puede usar como el arroz, el trigo, el mijo, etc. Puedes utilizarla para hacer masas de albóndigas y hamburguesas veganas, como relleno de empanadas y empanadillas, a modo de cuscús (mézclalo con cuscús integral cocido), etc.

9. Prepara la quinoa inflada

En muchas tiendas venden quinoa inflada o hinchada, es la misma quinoa pero ligera y crujiente. No hace falta cocerla ni calentarla, se puede usar directamente por ejemplo sobre un yogur (o un desayuno entero), para hacer chocolate crujiente, panes, etc.

Hacer quinoa hinchada en casa es fácil, pero tiene su técnica, así que es conveniente practicar.

Artículo relacionado

Recetas desayunos salados

7 desayunos salados que vas a querer preparar todos los días

Preparación

  1. Primero hay que lavar la quinoa, escurrirla muy bien y secarla. Para ello la colocamos en una bandeja de horno, estirándola todo lo que podamos, que no queden grumos, y la metemos al horno a la temperatura más baja que tengamos. Lo suyo es 50ºC o menos. Si no, deja la puerta del horno entreabierta.
  2. Vigílalo cada pocos minutos y remuévelo hasta que la quinoa esté seca. No tiene que dorarse ni tostarse, solo secarse.
  3. Una vez seca se hace como las palomitas caseras (más o menos). Pon una olla grande a fuego medio-alto. Para comprobar si está caliente puedes dejar caer unas bolitas de quinoa.
  4. Pon la quinoa en la olla ya caliente y tapada y muévela entera de vez en cuando. Las semillas se tostarán, inflarán y algunas saltarán.
  5. Cuando hayan crecido todas, sácalas y deja que se enfríen.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?