Ingredientes tóxicos en los tintes para el pelo

Irritantes y cancerígenos

¿Te tiñes? 8 ingredientes que debes evitar a toda costa

Estudios recientes indican que existe una relación entre teñirse el pelo con productos convencionales y un mayor riesgo de sufrir cáncer. Te contamos qué alternativas vegetales tienes al alcance para evitarlo.

Manuel Núñez

Una de cada tres mujeres mayores de 18 años y 2 de cada tres mayores de 45 recurren a los tintes para el cabello para cubrir las canas o cambiar su color natural. Uno de cada 10 hombres también utiliza algún producto. Y todos lo hacen confiados, sin pensar en las consecuencias para su salud.

Los tintes para el pelo aumentan el riesgo de cáncer

Varios estudios recientes relacionan los tintes convencionales con el cáncer de mama.

Una investigación dirigida por Kefah Mokbel, profesor y cirujano jefe en el Princess Grace Hospital de Londres, concluye que teñirse más de seis veces al año se relaciona con un incremento del 14% en el riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

En las mujeres con la piel negra este riesgo supera el 50% y llega hasta el 74% en el caso de los cánceres con receptores positivos de estrógenos, según un estudio de la Universidad Rutgers. En este, los productos para alisar el cabello también mostraron una relación cancerígena.

Un tercer estudio, una revisión realizada por la investigadora Sanna Heikkinen, de la Universidad de Helsinki, estima que teñirse el cabello aumenta una media del 23% el riesgo de padecer la enfermedad.

Para la doctora Adana Llanos, epidemióloga de la Universidad Rutgers, la relación entre tintes y cáncer responde con toda probabilidad a la presencia de ingredientes con efectos estrogénicos, como los ftalatos, los parabenes, los perfumes y otras sustancias químicas con acción hormonal.

La composición ha mejorado, pero no lo suficiente

La composición de los tintes sintéticos ha mejorado desde los años 70, cuando se denunció la presencia en ellos de diferentes sustancias cancerígenas, pero todavía están lejos de ser completamente seguros.

Los fabricantes han ido sustituyendo los ingredientes que tenían más pruebas en su contra y, en 2006, la Unión Europea prohibió 22 compuestos químicos que se habían relacionado con cáncer de vejiga, leucemia y varios tipos de linfoma.

Sin embargo, un estudio publicado en 2014 en la revista Occupational & Environmental Medicine, ha descubierto que los empleados de peluquería continúan expuestos a la toluidina, una amina aromática que es un probable cancerígeno y que todavía se utiliza en la fabricación de pigmentos a pesar de estar prohibida.

Estas sustancias se encuentran en mayor cantidad en los tintes de color más oscuro.

Por tanto, los tintes actuales pueden contener compuestos con efecto hormonal, aminas aromáticas y algunos ingredientes más bajo sospecha.

Los ingredientes que debes evitar a toda costa en tu tinte

Muchas personas que desean reducir el riesgo buscan tintes "sin amoniaco" porque esta sustancia, que se utiliza para fijar el nuevo color, reseca el cabello, es irritante y maloliente.

Pero esto no es suficiente. En la composición de los tintes actuales, incluso en los "sin amoniaco", se utilizan más de 5.000 sustancias químicas diferentes.

Demasiadas de esas sustancias son agresivas con la piel, alergénicas y cancerígenas en animales. Veamos algunas de ellas:

1. Parafenilendiamina (PPD o para-phenylenediamine)

Se encuentra en más cantidad en los tintes de color más oscuro y existen estudios que la asocian con irritación, reacciones alérgicas y cáncer.

Los tintes que contienen PPD están obligados a declarar en el envase que "puede provocar una reacción alérgica”, "contiene diaminobencenos” y “no utilizar para teñir cejas y pestañas”. Las mismas advertencias deben aparecer si el tinte contiene sustancias similares como las metilfenilendiaminas y los diaminotoluenos.

El profesor Kefah Mokbel relaciona el PPD con los cánceres hormonodependientes. Y los expertos de la organización ecologista Environmental Working Group, que sostienen una base de datos sobre ingredientes cosméticos, valoran su riesgo para la salud entre moderado y alto.

Búscalo en la lista de ingredientes, porque no es difícil encontrarlo en productos que se presentan como "naturales". Puede aparecer con los siguientes nombres:

  • p-phenylenediamine
  • 1,4-benzenediamine
  • 1,4-phenylenediamine
  • CI 76060
  • oxidation base 10
  • p-aminoaniline
  • p-diaminobenzene
  • 1,4-diaminobenzene
  • 4-aminoaniline

2. Mercurio amoniacal (ammoniated mercury)

A menudo se encuentra en productos "sin PPD", pero no es totalmente seguro, pues se relaciona con reacciones alérgicas. Sirve para decolorar y realzar el color.

3. Amoniaco o hidróxido de amonio (ammonium hydroxide)

Es el responsable del mal olor de los tintes. Irrita las vías respiratorias y resulta muy agresivo con la piel.

En los tintes convencionales que se declaran como "sin amoniaco" es muy probable que se sustituya por un reactivo parecido como la etanolamina, que es inodora, pero no mucho más segura.

Es especialmente preocupante para los empleados de peluquería.

4. Agua oxigenada (hydrogen peroxide)

No es tóxica, pero puede irritar la piel y los pulmones. Se utiliza para eliminar el color natural y facilitar la fijación del pigmento.

5. Nonilfenol u octilfenol (nonylphenol o octylphenol)

Los estudios sugieren que son disruptores endocrinos que se acumulan en la grasa corporal.

Afectan especialmente a los hombres, porque reducen la producción y la calidad de los espermatozoides.

6. Parabenes y phathalatos (parfum)

También son disruptores endocrinos. Algunos parabenes se relacionan con el cáncer de pecho, aunque la asociación causal aún no está establecida.

7. Resorcinol

Es una sustancia muy agresiva con la piel y un disruptor endocrino que altera la tiroides y las glándulas adrenales. Puede afectar a los sistemas nervioso e inmunitario.

Su función es reaccionar con un blanqueador (generalmente agua oxigenada) para favorecer la fijación del color en el cabello.

Cuando está presente en la composición del tinte, la ley obliga a realizar las siguientes advertencias: "contiene resorcinol", "aclarar bien el pelo después de su aplicación", "no utilizar para teñir pestañas o cejas", "enjuagar inmediatamente los ojos cuando el producto entre en contacto con estos".

En la lista de ingredientes te lo puedes encontrar con distintos nombres:

  • 1,3-benzenediol
  • 3-hydroxyphenol
  • CI developer 4
  • m-dihydroxybenzene
  • 1,3-dihydroxybenzene
  • m-hydroquinone
  • m-phenylenediol
  • oxidation base 31
  • resorcin

8. Formaldehído

Es un compuesto conservante irritante, alergénico y, en ciertas circunstancias, cancerígeno, que no se encuentra como tal en la lista de ingredientes, pero también puede ser liberado por algunos de ellos, como quaternium-15, dimethyl-dimethyl (DMDM) hydantoin, imidazolidinyl urea, diazolidinyl urea, sodium hydroxymethylglycinate; y 2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol (bromopol).

Las alternativas naturales y seguras para teñirse el cabello

Por fortuna existen alternativas a los tintes sintéticos. Pero para descubrirlas hay que evitar las marcas que utilizan como reclamo las palabras "natural", "orgánico" o "sin amoniaco", que no impiden que en su composición se encuentren ingredientes nocivos.

Conviene ir con cuidado incluso con productos cuyo principal ingrediente es la henna, la planta que tradicionalmente se ha usado para teñir el cabello, pues pueden contener aditivos sintéticos y perjudiciales como el PPD o acetato de plomo, que está prohibido en la Unión Europea.

En el salón de belleza o en casa

Puedes teñirte con henna pura en casa, pero si quieres ir más allá de los tonos rojizos, en la actualidad existen salones de belleza donde se aplican profesionalmente tintes de una variedad de colores a base de plantas, arcillas y aceites vegetales que ofrecen máxima cubrición y duración (hasta 6 meses).

Los tintes naturales recurren a plantas que tiñen como la henna, la cassia, el grosellero de la India (amla), el índigo, el hibisco, la cúrcuma, el azafrán, la remolacha, las cáscaras de nuez, el espino amarillo o el café, entre otras muchas. Por supuesto, el pelo no se decolora, sino que se cubre con pigmentos que no alteran su estructura.

Como acondicionadores recurren al aceite de coco, las proteínas de trigo o la jojoba, por ejemplo. Todos estos ingredientes naturales no solo no son peligrosos, sino que nutren y protegen el cabello.

La única limitación es que no se puede conseguir un tono más claro que el natural del cabello. Las marcas Naturalmente o Secretos de agua ofrecen este tipo de productos para profesionales.

Con certificación natural o ecológica

También existen tintes naturales en polvo o en crema para aplicarlos en casa. Es necesario leer siempre la lista de ingredientes o, mejor aún, buscar en el envase el sello de alguna certificadora reconocida (Cosmos, BDIH, NaTrue, Ecocert, ICEA...).

Los fabricantes comprometidos con la salud y el medio ambiente proporcionan una información rigurosa y clara sobre los componentes que utilizan.

Nuestra selección de tintes naturales recomendados

A continuación te dejamos una selección de seis tintes seguros para tu cabello y tu salud que puedes conseguir fácilmente en tiendas de cosmética natural o supermercados ecológicos para aplicarte en casa:

1. Henna en polvo negro intenso (Logona)

Se utiliza para oscurecer el cabello y cubrir la cana. Se puede mezclar con otros colores para mejorar y personalizar el resultado.

Ingredientes: hoja en polvo de Indigofera tinctoria (índigo), extracto de la hoja de Lawsonia Inermis (henna), frutos en polvo de la Acacia concinna y de Emblica Officinalis Fruit Powder.

2. Crema colorante vino tinto (Logona)

El producto está listo para aplicarlo sobre el pelo.

Este color se recomienda para cabellos rubios y castaños medios y consigue una buena cubrición gracias a la arcilla verde. Con el tiempo de aplicación (de 30 a 120 minutos) se pueden conseguir diferentes grados de intensidad en el color.

Ingredientes: agua, alcohol, glicerina, bentonita, Chamomilla recutita, goma xantana, Rheum undulatum, glucósido de coco, alginato, Lawsonia inermis, ácido cítrico, maltodextrina, aceite esencial, linalool, limonene.

3. Tinte vegetal rubio claro 100% Herba (Khadi)

Para aplicar sobre las canas y darles un toque de rubio a cobrizo. Fortalece la raíz, aporte volumen y brillo al cabello.

La presentación es en polvo y, con agua caliente, se prepara en forma de pasta.

Ingredientes: polvos y extractos de 16 plantas.

4. Botanea (L'Oreal)

La multinacional L’Oreal ha lanzado esta primavera este producto 100% vegetal. Se distribuye en salones de belleza para su aplicación por profesionales que deben mezclar las tres plantas en diferentes proporciones para conseguir el tono deseado.

Ingredientes: polvos de henna, índigo y cassia.

5. Colorante vegetal (Santé)

Los tintes vegetales Santé están disponibles en 9 colores que se pueden mezclar entre sí, son fáciles de aplicar y su textura cremosa impide que goteen al aplicarlos.

Ingredientes: proteína de trigo hidrolizada, alginato, henna, cassia, cáscaras de nueces, índigo, raíz de ruibarbo, ratania, café, cúrcuma y remolacha.

6. Polvo puro de amla (Phitofilos)

El grosellero de la India (amla o Phyllanthus emblica) se utiliza desde hace miles de años en la medicina china e india (ayurveda) como protector del cabello y la piel.

Por sí sola no tiene efectos sobre el color pero, combinada con henna, índigo o cassia, alarga la duración de la pigmentación del cabello.

Ingredientes: polvo de Phyllanthus emblica

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?