Proteína vegetal

Cómo hacer un buen tofu casero con limón

Santi Ávalos

El tofu es la fuente de proteína más utilizada en el mundo vegano. Se trata del resultado de mezclar soja, agua y un coagulante que determinara el sabor y la textura resultante.

Para preparar el tofu es necesario utilizar un agente coagulante, que aglutine las proteínas de la soja y las separe del suero. Los más habituales son el sulfato de calcio y el cloruro de magnesio, aunque también es muy práctico utilizar simplemente limón.

  • Sulfato de calcio. Es el primer coagulante mineral que se utilizó y el que se suele emplear para preparar el tofu de origen chino. Este coagulante no es otra cosa que yeso y lo emplea con frecuencia la industria alimentaria.
  • Cloruro de magnesio o nigari. Los japoneses, en cambio, prefieren hacer el tofu concloruro de magnesio, una sal extraída del mar que se conoce como nigari. Este producto, con el aspecto de pequeños cristales blancos, deja un sabor agrio una vez disuelto en agua.
  • Limón. Cada vez es mas sencillo conseguir nigari en tiendas de productos biológicos, pero si lo preferimos podemos utilizar limón, una fruta que solemos tener siempre a mano y que es mucho más fácil de encontrar en cualquier supermercado.

Artículo relacionado

Cómo cocinar el tofu - BLOG Gastronomía Consciente

¿Qué hago con el tofu?

Cualquiera de ellos nos puede valer para preparar tofu casero, pero brindarán consistencias distintas.

  • Con el sulfato de calcio se obtiene un tofu tierno, rico en calcio, pero quebradizo, ideal para dar ligazón a unas croquetas.
  • Si utilizamos el nigari, obtendremos un tofu dulce, algo más consistente y uniforme.
  • Si empleamos limón, obtendremos un tofu consistente y algo más ácido. Podemos compensar ese extra de acidez marinándolo con tamari, salsa de soja, salsa teriyaki u otras especias.

Artículo relacionado

La veganesa perfecta - Blog Gastronomía Consciente

La veganesa perfecta

La forma más sencilla de hacer tofu en casa

Si elaboras tu propio tofu con limón es preferible emplear un filtrado de soja lo más espeso posible.

Para prepararlo:

  1. Echa el jugo de un limón en un litro de leche de soja caliente (entre 50-60º C) y remueve la mezcla lentamente con una cuchara de madera.
  2. Después déjalo reposar durante media hora, aproximadamente.
  3. Finalmente introdúcelo en un cedazo, comprimiéndolo bien, para que pierda todo el suero y adquiera su consistencia.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?