Sin molestias

¡No más cándidas! 10 alimentos para combatir la candidiasis

Son molestas y persistentes, pero no hay que desesperar: evita los azúcares, refuerza las defensas y elige alimentos antifúngicos. Te ayudarán a combatirlas.

Martina Ferrer

ajos. Ajo, antibiótico natural

1 / 10

Ajo, antibiótico natural

Es un gran aliado contra la cándida, el antibiótico natural más conocido que existe.

Si tienes cándidas intestinales procura comer 2 ajos crudos machacados todos los días.

Orégano, el antibiótico más natural. Orégano fresco en perlas

2 / 10

Orégano fresco en perlas

Contiene un aceite esencial con potencial antifúngico.

En el tratamiento de la candidiasis se usa en perlas para tomarlo a diario o también fresco, incorporándolo a las comidas principales.

Oil pulling. Aceite de coco, uso interno y externo

3 / 10

Aceite de coco, uso interno y externo

Entre la infinidad de propiedades buenas que tiene para el organismo, actúa combatiendo el crecimiento de cándidas.

Se recomienda tanto para cocinar o aliñar (1 cucharada sopera al día) como para poner en la piel o enjuagarse la boca a primera hora de la mañana.

Beneficios del jengibre. Jengibre fresco, un gran apoyo

4 / 10

Jengibre fresco, un gran apoyo

Contiene sustancias antiinflamatorias y antihongos.

Aunque no es el más potente antifúngico del grupo, apoya la función hepática mientras el cuerpo está desintoxicándose del crecimiento excesivo de la cándida.

Consúmelo cada día rallado en ensalada, en infusiones o en zumos y batidos de frutas y verduras.

Aceite de lino. Aceite de lino, antiinflamatorio

5 / 10

Aceite de lino, antiinflamatorio

Es rico en ácidos grasos omega-3, imprescindibles para combatir el proceso inflamatorio que puede producir el exceso de cándida.

Toma 2 cucharadas al día en crudo, para aliñar.

Aguacate. Aguacate, grasa beneficiosa

6 / 10

Aguacate, grasa beneficiosa

Proporciona ácidos grasos saludables y varias sustancias antioxidantes (vitamina E y tocoferoles) con capacidad para combatir estas levaduras y sus consecuencias en el organismo.

Come medio aguacate al día en la ensalada, en un guacamole o como mayonesa.

Canela. Canela en polvo, la especia antifúngica

7 / 10

Canela en polvo, la especia antifúngica

Esta especia posee actividad antiinflamatoria y propiedades antifúngicas añadidas.

Además está demostrado que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre.

Usa 1 cucharadita de canela en polvo cada día para endulzar alguna receta.

Limón, tómalo en ayunas. Limón, alcalinizante y detox

8 / 10

Limón, alcalinizante y detox

Su zumo es útil principalmente porque es alcalinizante.

Además ayuda al hígado a desintoxicar mientras se está luchando contra la cándida.

El aceite esencial de la cáscara tiene propiedades antifúngicas suaves.

A diario bebe un litro de agua con sal marina, el zumo de un limón y trocitos de la cáscara.

pipas-de-calabaza. Pipas de calabaza, ayuda para el sistema inmunitario

9 / 10

Pipas de calabaza, ayuda para el sistema inmunitario

Es muy valiosa su riqueza en magnesio y zinc, minerales imprescindibles para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Cada día toma 1 cucharada sopera de semillas de calabaza.

Nabo. Nabo, antioxidantes contra las cándidas

10 / 10

Nabo, antioxidantes contra las cándidas

Junto con otras verduras de raíz es fuente de hidratos de carbono de absorción lenta y ricos en minerales, antioxidantes y vitaminas necesarios para combatir el exceso de cándidas.

Además aporta compuestos azufrados que ayudan al hígado en el proceso de desintoxicación.

Dieta contra la candidiasis

La Candida albicans es un hongo que todas la mujeres tenemos en la flora vaginal y forma parte de la microbiota intestinal.

Pero a veces, cuando en las mucosas se produce un desequilibrio entre bacterias buenas y malas, sea por estrés, una mala alimentación o el uso de antibióticos, la cándida lo aprovecha y se reproduce con más facilidad.

A la cándida le gusta el azúcar, por eso uno de los síntomas que da es apetencia por el dulce, incluso tras haber comido.

Además provoca cansancio, cambios de humor, desconcentración y lengua blanca, entre otros. Y si está en la vagina, picor.

Es esencial tonificar las defensas, ayudar a la eliminación de los residuos tóxicos que provoca el metabolismo de supervivencia de estos hongos, y favorecer el crecimiento de más bacterias sanas en el intestino.

Evita los azúcares y los refinados, las setas y los fermentados a la vez que potencias los alimentos antifúngicos y los ricos en antioxidantes, vitaminas y minerales, siempre sin procesar y mejor ecológicos.

Algunos suplementos ayudan. El lapacho o Pau d’Arco es una buena planta antifúngica, y el aceite esencial de semillas de pomelo es antibiótico. Los oligoelementos selenio y el cobre tonificarán tus defensas.

Artículos relacionados

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?