Alimentos para la alergia

Disfrutar de la primavera

Adiós alergias: 10 alimentos para no estornudar

En primavera, se multiplican las sustancias que disparan las alergias. Es algo que no podemos evitar, pero sí podemos potenciar el sistema inmunitario e impedir o minimizar su efecto.

Martina Ferrer

La alergia es una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario desencadenada, entre otras sustancias, por la histamina, responsable de los principales síntomas (picor de ojos, rinorrea…). Se produce cuando un alérgeno supera las primeras barreras defensivas del organismo, la piel y las mucosas.

Para prevenirla, lo mejor que puedes hacer es mimar tu sistema digestivo, ya que en él reside el 70% del sistema inmunitario. También es importante ayudar al hígado en los meses previos a la aparición de las alergias.

Buenos alimentos contra la alergia en primavera

A través de la alimentación es esencial, pues, cuidar la pared intestinal, las mucosas digestivas y la microbiota, para que el intestino pueda ejercer correctamente sus funciones: absorber nutrientes, actuar como barrera frente a patógenos y generar sustancias beneficiosas. Además hemos de favorecer la función hepática.

Hay alimentos que te perjudican, en especial alimentos irritantes como el café, el gluten, los productos lácteos o el azúcar, pues dañan la integridad de la pared intestinal, saturan el hígado y facilitan la acumulación de toxinas.

Los alimentos que te proponemos a continuación, en cambio, resultan especialmente beneficiosos. Incorpóralos a tu alimentación para que tu organismo pueda afrontar la primavera mejor preparado:

1. Manzana rica en quercitina

Es rica en quercitina, un flavonoide que tonifica el sistema inmunitario y ayuda a minimizar la respuesta alérgica.

Toma al menos una al día, cruda o cocida.

2. Cúrcuma y jengibre, dos especias muy protectoras

La curcumina es antioxidante y antiinflamatoria.

El jengibre desinflama, mejora la digestión y tonifica las defensas.

Incluye 2 rodajas de cada uno al día en tus infusiones, salsas u otras recetas.

3. Ajo inmunoestimulante

Fortalece el sistema inmunitario. Cuando se toma crudo y machacado, aporta sustancias que inhiben la acción de ciertas enzimas inflamatorias que pueden provocar reacciones alérgicas.

Toma 2 dientes de ajo al día. Es mejor que el ajo esté crudo y machacado.

4. Fermentados

Los encurtidos (pepinillos), el kimchi (de col china) y el chucrut (col blanca) alimentan la microbiota intestinal.

Su sabor ácido beneficia a la actividad hepática.

Toma una pequeña ración al día, por ejemplo un pepinillo, para acompañar la comida.

5. Cebolla cruda antihistamínica

Este bulbo, como todos los de su familia, aporta aminoácidos azufrados necesarios para la función hepática.

Además, la cebolla también es rica en quercitina, el antioxidante con acción antihistamínica.

Toma 1 al día, cruda y macerada o bien cocinada.

6. Semillas de lino contra la inflamación

El aceite de semillas de lino (ecológico y de primera presión), las semillas de chía o las de cáñamo son imprescindibles para prevenir y mejorar las alergias por ser fuente de omega-3, un potente antiinflamatorio.

Añade 1 o 2 cucharadas al día, mejor trituradas, a yogures, mueslis, batidos, arroces...

7. Té verde, un buen antialérgico

Contiene galato de epigalocatequina (EGCG), que neutraliza un receptor implicado en la producción de la respuesta alérgica. Además, el té verde es rico en antioxidantes con acción antiinflamatoria.

Bebe 1 taza al día, fuera de las principales comidas.

Matcha, el té verde más zen

Medicinal y nutritivo

Matcha, el té verde más zen

8. Zanahoria rica en betacaroteno

Todos los alimentos ricos en betacarotenos y vitamina A tienen una función protectora del sistema inmunitario, que es mayor si se aliñan con una grasa saludable.

Tómala en días alternos, siempre ligeramente cocinada.

9. Col

Es rica en glutamina, un aminoácido que ayuda a cicatrizar la pared intestinal cuando hay hiperpermeabilidad y favorece así las funciones del sistema digestivo.

Cruda es rica en vitamina C, necesaria para la función hepática y para tonificar el sistema digestivo.

Puedes comerla 4 veces por semana, en zumo, al vapor, hervida...

10. Escarola

Su sabor amargo ayuda a la función hepática y a desintoxicar el organismo.

Si escogemos sus hojas más verdes, ricas en clorofila, mejoraremos los efectos aún más, ya que la clorofila ayuda a depurar la sangre.

Incluye un poco de escarola u otras hojas amargas cada día en tu ensalada.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?