Dulce y artificial

¿La sucralosa es un edulcorante natural y sano?

Claudina Navarro

El edulcorante E955 o sucralosa no está libre de sospechas. Puede alterar la microbiota y se descompone al calentarse.

Cada vez se encuentran más productos que incluyen entre sus ingredientes el edulcorante sucralosa y mucho lo hacen presentándose con una imagen natural y saludable.

La sucralosa fue descubierta por accidente en 1976, cuando a un estudiante de química en la Universidad de Londres se le ocurrió probar un compuesto obtenido al reemplazar tres grupos de hidrógeno-oxígeno en la molécula de sacarosa por tres átomos de cloro.

Se trataba de una sustancia 600 veces más dulce que la sacarosa (azúcar blanco) y que no se digiere, por lo que no aporta prácticamente ninguna caloría. Fue patentada como edulcorante y se aprobó su uso en Canadá en 1991 y en Estados Unidos en 1998. En Europa no se autorizó hasta 2004 y se identificó con el código E955 entre los aditivos alimentarios.

La sucralosa se descompone al calentarse

La autorización sanitaria hace suponer que se trata de un producto seguro, pero como ha ocurrido en muchas ocasiones con otros aditivos artificiales, los descubrimientos científicos pueden revelar que produce efectos negativos en la salud que se habían pasado por alto.

Estudios realizados en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y en la Universidad McGill sugieren que al calentarse por encima de los 120 ºC la sucralosa se descompone e interactúa con compuestos grasos y genera unos agentes nocivos denominados cloropropanoles, que aumentan el riesgo de cáncer.

Por tanto, una primera medida de precaución es evitar la sucralosa en todos los productos que deban pasar por el horno.

Artículo relacionado

edulcorantes

¡No te fíes de los edulcorantes artificiales!

Altera la microbiota intestinal beneficiosa

Otro efecto secundario se produce sobre las poblaciones de bacterias digestivas beneficiosas. Un estudio con animales de laboratorio en la Universidad de Duke y publicado en el Journal of Toxicology and Environmental Health halló una asociación entre el consumo de sucralosa y una reducción de las bifidobacterias y otros microorganismos con funciones positivas.

A la misma conclusión llegó una investigación dirigida por el doctor Eran Elinav, del Instituto Weizmann de Rehovot (Israel), publicado en Nature.

No obstante, hace falta comprobar si los efectos se producen también en personas.

Artículo relacionado

Riesgos edulcorantes

2 riesgos de los edulcorantes que no te esperabas

Tomar edulcorantes no sirve para perder peso

Por otra parte, los estudios indican que el consumo de productos con edulcorantes no se asocia con una pérdida de peso. Esta solo se produce con una dieta y unos hábitos adecuados; no depende de si se consumen edulcorantes o no.

Es más, existen investigaciones en el sentido contrario. Un estudio publicado en la revista Obesity observó una relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y un aumento del peso corporal.

Es una opinión común entre los expertos en nutrición y en dietas de adelgazamiento que la afición a los productos con edulcorantes no sirve para modificar la tendencia a consumir alimentos dulces, algo que sí se relaciona con un incremento del peso.

Algunos estudios señalan que cuando el sabor dulce no va acompañado de calorías el organismo reacciona incrementando el apetito.

Las opciones dulces naturales

En una dieta natural y equilibrada, el sabor dulce "permitido" se encuentra sobre todo en las frutas enteras y en las frutas desecadas, donde están acompañados de minerales, vitaminas, fibra y otros compuestos beneficiosos.

Artículo relacionado

azucarDeCoco

9 alternativas saludables al azúcar blanco

En cuanto a las sustancias puramente endulzantes, existen mejores opciones que los edulcorantes sintéticos.

Los preparados a base de hoja de estevia endulzan sufucientemente y tienen un efecto positivo sobre los niveles de glucosa en sangre.

El xilitol se obtiene de la fibra vegetal y no se conocen efectos perjudiciales, aparte de gases cuando se consume en cantidades excesivas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?