Huerto urbano

Plantar arándanos en parterres y macetas

Los arándanos son pequeñas y sabrosas bombas de nutrientes. Como son difíciles de encontrar en los mercados (sobre todo, a un precio razonable) es buena idea cultivarlos una misma. Te explicamos cómo hacerlo.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Los arándanos requieren poco cuidado, incluso pueden crecer en macetas y proporcionan mucha fruta saludable. Son de hecho, uno de los alimentos con mayor concentración de antioxidantes que existen. Lo mejor es plantar los arbustos en primavera y asegurarse de que estén en un lugar luminoso y en el suelo adecuado.

Dado que los arándanos pertenecen a la familia del brezo, necesitan un suelo de jardín ácido y rico en humus. Con los siguientes consejos, se garantiza que la siembra tendrá éxito.

Los arándanos se encuentran entre las bayas más populares. Contienen muchas vitaminas y minerales saludables. Sin embargo, recolectar arándanos en el bosque genera frustración rápidamente, porque las variedades silvestres son muy pequeñas y difíciles de encontrar.

En lugar de buscar, puedes plantar variedades adaptadas al cultivo en tu jardín o terraza y esperar unas cosechas muy abundantes y sabrosas.

¿Qué variedades de arándanos hay para el jardín?

Cualquier variedad de arándano cultivada es ideal para el jardín. Estos incluyen, entre muchas otras variedades:

  • Bluecrop
  • Blue Dessert
  • Earlyblue
  • Duke
  • Ama
  • Patriot

La última variedad, Patriot, es especialmente adecuada si quieres plantar arándanos en maceta, ya que es más pequeña que las otras. Es una buena idea elegir dos o más variedades para plantarlas juntas. Esto no solo aumenta el rendimiento sino que además puede extender el tiempo de cosecha con la elección correcta de la variedad.

Al igual que el arándano silvestre (Vaccinium myrtillus), el arándano cultivado (Vaccinium corymbosum) también pertenece a la familia de los brezos (Ericaceae). Sin embargo, las bayas se diferencian mucho unas de otras.

El arándano cultivado es más grande y tiene una pulpa de color más claro, mientras que el arándano del bosque es de color azul oscuro y mucho más pequeño. El sabor del arándano cultivado también es superior al de la variedad silvestre.

Artículo relacionado

Cuándo y dónde plantar arándanos

Los arándanos se pueden plantar tanto en primavera como en otoño, pero en primavera es mayor la oferta de plantas en viveros y centros de jardinería.

Los arándanos en el jardín o en el balcón son fáciles de cuidar, requieren poco fertilizante y aman el suelo ligeramente ácido. Puedes ponerlos en un lecho o en una maceta grande. Lo único importante es la ubicación correcta y las condiciones adecuadas del suelo.

La ubicación correcta

Ya sea en un lecho o en una maceta, a los arándanos les gusta el sol. Lo mejor es elegir un lugar que reciba una buena exposición al sol pero que no esté expuesto a la luz solar directa del mediodía.

La planta también tolera bien la sombra parcial, al menos la mayoría de las variedades y sus parientes silvestres que crecen en bosques dispersos. Sin embargo, a la sombra la fruta se vuelve menos dulce.

Los pequeños arbustos crecen bien cerca de árboles frutales o junto a una valla de jardín de madera. Pero el arándano también se ve muy bien entre un lecho de flores, porque prácticamente todos los arándanos cultivados impresionan con sus hermosos colores otoñales.

¿Qué suelo necesitan los arándanos?

Que tus arándanos prosperen, depende del suelo adecuado. Un suelo ácido es importante. La forma más fácil es usar tierra de rododendro, ya que las necesidades de las dos plantas son muy similares. La tierra de rododendro se vende en muchos centros de jardinería.

Alternativamente, puedes añadir a la planta un poco de compost de corteza de pino o abeto en el suelo. Si el suelo de tu jardín es arcilloso, debes hacer un hoyo y rellenarlo con la tierra con mezcla de compost de corteza (u hojas) y arena.

Artículo relacionado

Plantar arándanos: instrucciones paso a paso

1. Cava el hoyo de plantación

Si plantas arándanos, el hoyo de plantación no debe ser demasiado profundo. Una profundidad de aproximadamente 40 cm es suficiente. Los arándanos tienen raíces poco profundas, por lo que debes cavar a lo ancho en lugar de a lo profundo. Haz el agujero aproximadamente el doble de ancho que profundo.

Una vez hecho el hoyo, puedes llenarlo con aproximadamente un palmo de tierra ácida de rododendro o con abono de corteza como se describió anteriormente.

2. Inserta el arándano

Saca los arándanos de la maceta y plántalos de manera que sobresalgan unos 5 cm de la raíz. Ahora extiende generosamente mantillo de corteza sobre el suelo y cubre completamente la cama con él.

La capa de mantillo de corteza alrededor de los arándanos puede tener entre 10 y 15 centímetros de alto. Así es como proteges a la planta del crecimiento descontrolado.

3. Riega los arándanos

Finalmente, debes regar los arándanos recién plantados, preferiblemente con agua sin cal de lluvia. Asegúrate de mantener la cama húmeda en todo momento.

4. Mantén la distancia con la siguiente planta

Al plantar el próximo arbusto, presta atención a la distancia correcta. Debes plantar los arbustos de arándanos individuales a unos 70 cm de distancia.

El mismo procedimiento se aplica al plantar en una maceta grande.

Artículo relacionado

Cuidado de los arándanos

Los arándanos no exigen grandes cuidados. Si plantaste el arbusto en primavera, es recomendable quitar las flores en el primer año, así que tendrás que prescindir de las bayas ese año, pero la planta crece mejor y no pone toda su energía en la fruta.

Fertiliza y riega los arándanos

Puedes abonar los arándanos en primavera cuando brotan y a principios de verano cuando se están formando los frutos. Esto no es absolutamente necesario, pero los arándanos cultivados son significativamente más productivos con una adición de nutrientes.

Para fertilizarlo, dale a las plantas harina de cuerno o harina de roca en primavera y un fertilizante líquido para bayas o rododendros en verano.

Los arándanos no toleran mucha cal, por lo que debes evitar regarlos con agua del grifo muy dura y calcárea. Es mejor regarlos regularmente con agua de lluvia. Aunque no les gusta la tierra muy húmeda, aprecian algo de humedad.

Podar arándanos

En los primeros cinco años, no es necesario podar los arándanos. Después de eso, tiene sentido podarlos una vez cada dos o tres años para aumentar el rendimiento de la planta y mantenerla en forma.

La mejor época para recortar los arándanos es en otoño entre octubre y noviembre o en primavera (antes de marzo). Cuando se trata de cortar, menos es más. No cortes radicalmente el arándano. Debes eliminar regularmente las ramas enfermas o nudosas con tijeras de podar.

Es óptimo cuando el arándano tiene de seis a ocho ramas principales y algunos brotes más jóvenes. Al cortar, elimina los brotes viejos (de tres años o más), que generalmente puedes reconocer por su corteza de color marrón grisáceo y ligeramente agrietada. Eso dejará espacio para nuevos brotes, que a su vez darán más frutos y más jugosos.

Para garantizar que penetre suficiente luz en el arbusto, también debe cortar los brotes que crecen hacia adentro o compiten por el espacio con otras ramas cercanas a la base.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?